INTERNACIONAL
15/11/2017 9:11 AM CST | Actualizado 15/11/2017 9:29 AM CST

EU pide investigar, pero no sanciona violaciones a los derechos humanos en Myanmar

La Organización de las Naciones Unidas ha acusado a Myanmar de llevar a cabo una "limpieza étnica" contra la minoría rohingya.

Cathal McNaughton/Reuters

Los más de 600,000 rohingyas que han huido de Myanmar a Bangladesh, tras abusos, violaciones o asesinatos por parte de los soldados, no han sido razón suficiente para que el gobierno estadounidense imponga sanciones al gobierno birmano.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, dijo el miércoles que se oponía a imponerle sanciones a Myanmar, aunque pidió una investigación "creíble" de las acusaciones de limpieza étnica de musulmanes rohingyas por parte del ejército birmano.

"Las sanciones económicas globales no son algo que recomendaría de momento", dijo el secretario de Estado norteamericano tras haber mantenido sendos encuentros con la líder de facto Aung San Suu Kyi y con el jefe del ejército birmano.

Aung Htet/Getty Images
El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, habla con la líder de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi, durante una conferencia en Naypyidaw.

La premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, negó "haber guardado silencio" sobre esta tragedia, pese a críticas de la comunidad internacional por no haber defendido a esta minoría musulmana perseguida en su país.

La comunidad rohingya huye al vecino Bangladesh, tras la campaña de represión que encabezó parte del ejército de Myanmar, después de los ataques de los rebeldes Arakan Rohingya Salvation Army (ARSA) en este país. La Organización de las Naciones Unidas ha catalogado la violencia del ejército birmano y las milicias budistas contra los civiles rohingyas como una "limpieza étnica".

Los rohingyas constituyen la mayor población apátrida del mundo desde que se les retirara la nacionalidad birmana en 1982, bajo el régimen militar. No tienen documentos de identidad y no pueden viajar ni casarse sin autorización, tampoco acceder al mercado de trabajo ni a servicios públicos como las escuelas o los hospitales.

Mientras esto sucede y los rohingyas se ven obligados a huir, los países occidentales sólo se han limitado a reforzar algunas medidas punitivas contra el ejército birmano.

Este miércoles, Tillerson se dijo "preocupado por las informaciones creíbles de las atrocidades cometidas a gran escala por el ejército y las milicias" y pidió que se ponga en marcha una comisión de investigación independiente.

Con información de AFP.