MÉXICO
15/11/2017 10:15 AM CST | Actualizado 15/11/2017 11:54 AM CST

A regañadientes, Monreal evidencia que seguirá en Morena y ya hace cálculos para la campaña de 2018

En entrevista con el HuffPost, el zacatecano platica los pormenores de su encuentro con Andrés Manuel López Obrador y deja entrever que se sumará al proyecto del tabasqueño, aún cuando su decisión final se dará a conocer "rumbo al 20 de noviembre".

Roberto Ortega

Fue una conversación de dos horas, en un domicilio particular. Una conversación "amable entre ambos, con mucho sentido político e histórico, muy ecuánime por parte de ambos". Todavía no hay una definición, pero las palabras de Ricardo Monreal indican que la reconciliación a regañadientes con Andrés Manuel López Obrador, está prácticamente sellada. Sólo falta dejar en claro los términos en que habría de darse la reconciliación.

Y aunque no lo diga tal cual, las palabras de Monreal dejan entrever que ya realiza cálculos políticos de cara a las elecciones de 2018, asumiéndose como parte de la campaña de López Obrador, donde buscará asumir un rol de negociador con otras fuerzas políticas con las que el testarudo tabasqueño difícilmente tendrá algún acercamiento.

Esto fue lo que reveló Monreal en entrevista con el HuffPost, luego de su encuentro con López Obrador.

"Hablé con él e hice un señalamiento de la encuesta, de lo incorrecto de la misma. Él me confesó que no había estado interviniendo y que sin meter a la mano al fuego por los encuestadores, había estado ausente de esta decisión. Yo ya no quise profundizar, porque no soy ingenuo políticamente. Ya con su expresión me daba a entender que no habría modificación del método ni la reposición de la encuesta. Y ya no quise polarizar. Fue una plática marginal, tangencial, y ya nos fuimos al fondo: el régimen político y las condiciones del país", dijo.

En este sentido, Monreal asegura que no ve "triunfalismo ni exceso de confianza" en López Obrador. Y aunque deja entrever su molestia por la manera en que se definió la candidatura de Morena, el zacatecano afirma que entiende la postura del tabasqueño, a quien califica como el hombre de mayor peso moral del país.

"No soy un hombre de odios, entiendo las circunstancias políticas, y aunque haya diferencias con el estilo político de cada actor, lo fundamental nos une y nos suma en el propósito del cambio de régimen. No creo que en este momento sea necesario ahondar las diferencias, sino que nos identifique la coincidencia. Con Andrés no tengo ningún reclamo", afirma Monreal.

"Él sabe que viene una embestida mediática dura contra él y contra el equipo y obviamente está preparándose para resistirla, porque va a estar de puntero y van a generarse muchos adversarios. La campaña todavía no inicia, la precampaña apenas iniciará en diciembre, en un mes exactamente", dice.

Monreal también afirma que no se trata de un asunto de puestos ni de cargos, aunque las negociaciones entre ambos sugieran todo lo contrario. Y más, cuando en la plática que sostuvieron se pusieron sobre la mesa la coordinación de la campaña presidencial de Morena, la secretaria de Gobernación, un escaño en el Senado y hasta la presidencia de Morena, como posibles acomodos del actual jefe delegacional de la Cuauhtémoc.

"No es un asunto ni de puestos ni de cargos, es un asunto de ponerle un nivel superior a la etapa política que se vive y ubicarte históricamente donde te quieres ubicar, de qué lado te quieres ubicar en esta contienda del 2018", dice.

"No quiere decir que ya haya aceptado un ofrecimiento de Morena o de él, estoy en ese momento de definición. No puede esperarse mucho porque los tiempos electorales están encima", agrega el zacatecano, quien prevé hacer pública su decisión en cuestión de días, "hacia el 20 de noviembre", fecha en que López Obrador anunciará a quienes formarían parte de su gabinete presidencial.

¿Y no será difícil regresar a convivir con la nomenklatura de Morena? cuestionó el HuffPost.

"Yo no me he ido de Morena, el sismo me evitó tomar la decisión", responde Monreal. "Yo tenía pensado renunciar a finales de septiembre. El terremoto me cimbró y nunca renuncié a Morena, sigo siendo militante. Lo que tengo que definir en los próximos días es si me quedo o me voy de Morena, si acepto alguna posición al interior de la campaña o alguna circunstancia que ayudara a la campaña", apunta.

Y es entonces que Monreal aprovecha para resaltar la necesidad de que López Obrador tenga dentro de su equipo gente con capacidad de diálogo y negociación. Un atributo que se ha señalado a Monreal, luego de que algunos sectores de Morena lo vieran con desconfianza ante su capacidad para tender puentes con políticos del PAN, PRD, MC y hasta el mismo PRI.

Los partidos requieren lo mejor que tienen, pero también requieren capacidad de diálogo, personas que puedan conversar, personalidades políticas con tolerancia, con inclusión. Porque la contienda va a ser muy polarizada y cerrada, no va a haber márgenes amplios. Andrés está muy arriba pero todavía no inicia la contienda". Ricardo Monreal

Ante lo cerrado que se prevé la contienda electoral, López Obrador necesitará hacerse de aliados, aún cuando pareciera haber menospreciado a algunos de sus antiguos aliados, como ocurre con el caso de Dante Delgado, dirigente del MC.

"A Dante Delgado se le debió haber acercado desde hace varios meses. Dante es una gente correcta, un hombre de palabra y creo que ya lo perdimos en el sentido que en Morena no va a estar. Dante está en el frente y ha convertido al Frente Ciudadano en un instrumento político muy atractivo. Sin embargo creo que el Frente está detenido, no tiene definición, se está tardando y puede convertirse en un instrumento no tan atractivo", afirma Monreal, al evidenciar la manera en que se concibe a sí mismo dentro del proyecto político de Morena para el próximo año.

Sin embargo, reconoce que la pelea no será fácil, pues el PRI sigue vivo aunque las encuestas no le favorezcan.

No veo al PRI muerto, no le canto las golondrinas ni prendo cirios de la defunción. Muchas veces hemos acudido a su sepelio y revive y se resiste. No se nos olvide que gobiernan al país. Tiene la presidencia y todo lo que esto conlleva. Yo no me confiaría. Al contrario, haría con profundidad mis cálculos y entrarle a una competencia más igualitaria".Ricardo Monreal

"El presidente de la República tiene su opinión y va a apoyar a su partido. Es un hombre poderoso en México. Con influencias pero también con las riendas del poder público: secretarios de Estado, gobernadores, diputados, senadores, incluso poderes autónomos aparentemente que dependen del presidente. No se diga el órgano electoral, el INE, el Tribunal Electoral y la Corte. En ellas tiene el presidente un gran peso, nadie puede negar eso y quien lo diga está mintiendo. El presidente de la República tiene una enorme influencia en los poderes fácticos y los órganos autónomos", afirma.

"Por eso yo no minimizaría el papel del presidente y el poder público", sentencia Monreal, quien ve perfilados a José Antonio Meade por parte del PRI y a Ricardo Anaya por el frente PAN-PRD-MC, como los rivales a vencer, aún cuando Margarita Zavala y el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, logren sumarse a la contienda.

::.