UN MUNDO MEJOR
15/05/2017 11:03 AM CDT | Actualizado 15/05/2017 12:09 PM CDT

10 maestros que cambiaron la vida de sus alumnos para siempre

Y quizá la tuya un poco.

AlexBrylov via Getty Images
Diverse Group of Students in Conference Room raising Arms up actively participating in Seminar Teachers Body on background

Maestros los hay de todo tipo: estrictos, más comprensivos, chistosos, desentendidos, responsables, ausentes, temerarios; pero todos tienen en común el impacto (positivo o negativo) que éstos dejan en tu vida.

El diccionario de la lengua española dice que un docente es aquél que enseña, pero todos los que hemos sido tocados por la entrega de alguno de ellos, sabemos que hacen mucho más que eso.

Para empezar, el origen de la palabra docente tiene una connotación religiosa. En latín, vocare significa "llamar", como si fuera un llamado por alguien. Aunque la educación no debe estar supertida ni determinada por ningún credo religioso, ésta sí responde (o debería hacerlo) a una vocación muy específica.

Los mejores maestros demuestran que la enseñanza más valiosa no tiene que ver con una semiautomática transmisión de conocimientos, sino con la creación de "consciencia" en generaciones enteras; en el mejor de los casos, nos han dotado de los medios necesarios para acercarnos en la búsqueda de un fin que nos trascienda como individuos.

El profesorado cree en el poder de la educación y del servicio, y hace de éstos su trinchera para abonar al desarrollo de su comunidad.

Y por eso siempre será grato recordar a nuestros profesores favoritos... en el cine.

John Keating:

El profesor que nos hizo ver con claridad que el lenguaje importa, además de los beneficios que la poesía trae a nuestra vida.

(Película: La sociedad de los poetas muertos)

Severus Snape

Acompañó a Harry Potter desde la llegada de éste a Hogwarts, incluso cuando el joven mago dudó de su lealtad, y fue una pieza clave para combatir al 'Señor tenebroso'.

LouAnne Johnson

Profesora que pudo ayudar a sus alumnos marginados a superarse a pesar de vivir en una ciudad empobrecida, segregada racialmente y privada culturalmente.

(Película: La escuela del vicio)

Terence Fletcher

El terror de muchos y admiración de otros. Este profesor supo llevar a sus alumnos a su máximo potencial -con métodos poco ortodoxos- para que ellos dieran lo mejor de sí.

#whiplash #milesteller #andrewneiman #jksimmons #terencefletcher #melissabenoist #nicole

Una publicación compartida de Tommaso Barba (@mc_barbus) el

Triunfo a la vida. Mr. Holland's Opus.

Un músico que no vio en sus planes la docencia hasta que la vida lo orilló a ello. Encontró en la música, la mejor forma de motivar a sus alumnos, y en éstos, un motivo más valorar a su familia y vida entera.

Katherina Watson

Pareciera que estamos lejos de los años 50, donde la educación de las mujeres era concebido como un lujo frívolo e innecesario, pues el destino de ellas aguardaba en sus hogares. Sin embargo, figuras como las de Julia Roberts en este filme son más que necesarias ahora, pues si bien mujeres han alcanzado objetivos que beneficiaron a miles de sus congéneres, la tarea no ha terminado.

Erin Gruwell

Otra mujer que apostó al poder de la palabra para canalizar el potencial de una generación que estaba condenada a reproducir males de una patología social que los vio crecer, y que gracias a ellas, tuvo la posibilidad de elegir un futuro distinto.

Henry Bathes

No todos los profesores desean construir vínculos con sus alumnos; sin embargo, la influencia que tienen sobre ellos puede ser más fuerte de lo que creían.

#detachment

Una publicación compartida de 차보리 (@mia4street) el

Señorita Miel

Un niño a menudo encuentra en sus profesores el apoyo que carece en casa. El papel de los profesores en estos casos es aún más relevante, pues de ellos depende el desarrollo emocional -no sólo cognitivo- de estos alumnos.

AOL

Dwewy Finn

No importa de qué tamaño sean tus frustraciones siempre y cuando encuentres a alguien con suficiente talento. Orientarlos para que ellos alcancen lo que tú sólo soñaste es una gran recompensa de la docencia; pues no se trata únicamente de la realización de tus alumnos, sino de la satisfacción de ser un punto de inflexión positivo en la vida de alguien más.