ESTILO DE VIDA
11/11/2016 5:11 PM CST | Actualizado 11/11/2016 6:22 PM CST

Nasty Gal, la empresa "mala" se declara en quiebra

Ni la #girlboss pudo salvarla.

Mario Anzuoni / Reuters

Tal vez conoces Nasty Gal, tal vez has comprado vestidos ahí e incluso Sophia Amoruso (su fundadora) es tu modelo a seguir. Sin embargo, es momento de decirte que la empresa dedicada a la venta de ropa para mujer en línea y con dos tiendas físicas en California, se ha declarado en bancarrota.

Aunque Sophia Amoruso volvió a aparecer en 2016 dentro de la lista de "Las mujeres más ricas que crearon su propia fortuna", con un estimado de 280 millones de dólares en su cuenta de banco según Forbes, no pudo evitar que Nasty Gal firmara esta semana una petición de bancarrota bajo el amparo del capítulo 11 de la Ley de Quiebra de Estados Unidos.

Nasty Gal comenzó en 2006 como una empresa de retail a través de Internet, especializada en la venta de ropa vintage en MySpace e Ebay, sin embargo, rápidamente cobró notoriedad y Sophia se convirtió en un ejemplo para las mujeres empresarias y millennials.

Adidas creó la manera en la que con sólo con ponerte tenis salvarás a los océanos

Desde entonces, la empresa pasó por importantes cambios en 2015, cuando Sophia decidió dejar el puesto de CEO y cedérselo a Sheree Waterson. Ahora, y después de firmar su bancarrota, se dice que Sophia también dejará de ser parte del consejo ejecutivo y que Danny Rimer uno de sus mayores inversionistas también saldrá de este.

Pero, ¿es el fin de Nasty Gal? En un comunicado difundido por Sheree Waterson se lee: "Nuestra decisión para iniciar una reestructura vigilada por la Corte nos ayudará a poner atención en nuestros problemas de liquidez, reestructurar nuestros balances y corregir nuestros problemas de estructura".

Ser una empresa de rápido crecimiento tampoco le ha hecho mucho bien a Nasty Gal, pues su historia ha estado llena de demandas por plagio de diseños así como acusaciones de ex trabajadores por maltrato, discriminación y abuso laboral. Forbes estima ganancias anuales de 300 millones de dólares.

La "#GIRLBOSS"

La imagen de Sophia, por su parte, es muy diferente. En 2014 escribió el libro #GIRLBOSS, el cual se convirtió en bestseller y que pronto estrenará una serie en Netflix inspirada en él, y en la que ella es productora ejecutiva. Además, este año lanzó su segundo libro "Nasty Galaxy". Su estilo es admirado por muchos e incluso forma parte del Council of Fashion Designers of America.

Sophia cuenta una historia inspiradora, pues de ser una mujer que no terminó ni la prepa, trabajar en un subway e incluso robar y buscar comida en los basureros, comenzó a los 22 años un imperio con el que se ha hecho más rica que Taylor Swift y Beyoncé.

Sin embargo, según se lee en el comunicado firmado por la actual CEO de Nasty Gal, el siguiente paso de la empresa que ya se ha deshecho del 10 por ciento de sus trabajadores este año será "explorar alianzas estratégicas con otras marcas fuertes y seguir explorando más opciones durante su reestructura".

En septiembre WWD reportó que Nasty Gal se encontraba "buscando agresivamente capital".

También te puede interesar:

- Esta portada de Kendall y Gigi tiene MUCHO Photoshop

- La difícil tarea de convertirse en una marca de lujo

- Links, menciones y 'boomerangs': Instagram Stories evoluciona