EL BLOG

No es lo mismo corrupción que impunidad

22/11/2016 7:53 AM CST | Actualizado 22/11/2016 7:55 AM CST
Getty Images

"Lo que más temo es el poder con impunidad. Le temo al abuso de poder y al poder de abusar".

Isabel Allende

He estado recientemente asesorando a clientes en su cumplimiento con las leyes que implementan el nuevo Sistema nacional anticorrupción, el cual entrará en vigor plenamente el 19 de julio de 2017.

La nueva legislación es bastante amplia y reconoce, creo yo correctamente, que el problema de la corrupción involucra tanto al sector privado como al sector público. No es concebible que haya corrupción sin la participación activa del sector privado en ella.

Existen y seguirán existiendo, con o sin Sistema Nacional Anticorrupción muchas empresas y personas que operan y viven en México sin cometer ni tolerar actos de corrupción por parte de sus empleados, proveedores, contratistas, prestadores de servicios e intermediarios y que cuentan con los más altos estándares, políticas y medidas para prevenir y castigar actos de corrupción.

La enfermedad que nos está matando es la impunidad, la corrupción es tan solo uno de sus síntomas.

Si bien puede darse algún caso de alguien que los cometa dentro de sus organizaciones, en caso de ser descubierto es inmediatamente sancionado, despedido y en su caso, denunciado ante las autoridades. Asimismo, se procede inmediatamente a revisar los procesos internos para detectar cualquier falla o mejora que pueda implementarse en los mismos para evitar que se vuelvan a cometer actos de corrupción y en caso de que estos se den, se detecten y sancionen oportunamente.

Hay casos en los que simplemente no existe dicha preocupación o las empresas se hacen de la vista gorda o "se adaptan" a la forma de hacer negocios. Una de las razones por las que lo consideran justificado es la ventaja que tienen aquellos que operan sin apegarse a la legislación aplicable, ya que tienen una ventaja competitiva que aquellos que cumplen con la ley no tienen.

Empresas internacionales que operan en México por lo general se esfuerzan para garantizar que sus operaciones en nuestro país cumplan con sus estándares de operación que, como regla general, incluyen robustas políticas y procesos para evitar actos de corrupción.

El nuevo marco legal implementado por el Sistema Nacional Anticorrupción sigue la línea de otras legislaciones y obligará en gran medida a que las empresas que no llevan a cabo lo suficiente para evitar prácticas corruptas, lo hagan o sean sancionadas si no lo hacen.

Las empresas multinacionales están sujetas, en su caso, a la supervisión y cuantiosas sanciones de las autoridades extranjeras respecto a incumplimientos derivados de sus operaciones internacionales, incluyendo aquellas que sucedan en México.

Ahora bien, ahí radica la diferencia entre la eficacia de cualquier sistema anticorrupción, ya sea como política pública o política privada: ¿cuáles serán las consecuencias en caso de incumplimiento a las mismas?

Podría decirse, como lo afirmó el Presidente Peña Nieto en la entrevista "Conversando a Fondo" de agosto de 2014, que el problema es efectivamente, un problema cultural. Pero para que ello fuese correcto, habría que precisar que el problema deriva de una cultura de impunidad, más no de corrupción, que no es lo mismo, lo cual el propio presidente Peña Nieto se resiste a aceptar cuando León Krauze se lo cuestiona.

Ciertamente los mexicanos no somos culturalmente corruptos y si alguien así lo piensa es porque está corrompido. Sin embargo, considero que los mexicanos, como en general, los seres humanos, al darse cuenta que el incumplimiento a las reglas no tiene consecuencias y, por lo mismo, el cumplimiento y apego a las mismas conlleva desventajas competitivas, justifican su incumplimiento a dichas reglas por dichas razones y se vuelve solo una cuestión moral el cumplir o no con las mismas.

En el caso de las empresas multinacionales existe no solo el interés y motivación de apegarse a su cultura corporativa, pero también una certeza y conciencia de que (i) el incumplimiento de cualquier ley aplicable o política interna tendrá las consecuencias previstas y conocidas, y (ii) están sujetas, en su caso, a la supervisión y cuantiosas sanciones de las autoridades extranjeras respecto a incumplimientos derivados de sus operaciones internacionales, incluyendo aquellas que sucedan en México y (iii) que las autoridades extranjeras que las regulan son implacables cuando descubren actos de corrupción.

Los esfuerzos para erradicar la corrupción o cualquier conducta indeseable en nuestra sociedad deben de concentrarse en que las leyes se cumplan y erradicar la impunidad. Al no existir esta entonces podemos aspirar a tener un marco legal moderno, eficaz y eficiente y lo más importante, a que este se aplique. Al tener certeza y confianza en que las conductas ilegales son y serán sancionadas, tal y como lo contemplan las leyes, entonces la norma legal surte plenos efectos. De otra forma, las normas son imperfectas, si bien no por su naturaleza, por la ineficacia e incapacidad de aplicarlas e impartir justicia.

Una consecuencia del desarrollo que estamos viviendo en México con el nuevo marco legal del Sistema Nacional Anticorrupción, es que debido a los costos derivados de la implementación de procesos internos para evitar actos de corrupción, la aversión de funcionarios a correr cualquier tipo de riesgo y la implementación de medidas anticorrupción para reducir o incluso eliminar los riesgos reputacionales, operativos, legales y económicos y responsabilidades por actos de corrupción, podrían aumentar los precios de ciertos servicios o productos, inhibirse la actividades comerciales y de servicios, e incluso, algunas empresas podrían decidir eliminar cualquier riesgo dejando de ofrecer ciertos productos o servicios o cerrando algunas de sus operaciones.

La enfermedad que nos está matando es la impunidad, la corrupción es tan solo uno de sus síntomas. Si no terminamos con la impunidad, la corrupción se seguirá manifestando en cualquiera de sus formas.

También te puede interesar:

- El nuevo TLC, ¿de cuatro países?

- El estado de derecho vs la Brexit.

- Lo que reina en los estados mexicanos es la impunidad.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.