EL BLOG

Bienvenidos al Huffington Post Sudáfrica

No podemos esperar a empezar a contar tus historias.

22/11/2016 5:05 PM CST | Actualizado 22/11/2016 5:05 PM CST
Madeleine Cronje

Es difícil ser un editor en Sudáfrica. No hay manera de "bajar el switch" a las noticias en un país como este.

Cenas. Elevadores. Colas para comprar. Asientos de avión. Inclusive el vapor en mi gimnasio. Los sudafricanos tienen un profundo apego y amor por todo lo que tiene que ver con los asuntos actuales y serían el azote de cualquier conductor de tv con sus análisis políticos o comentarios sobre el más reciente rompimiento de las parejas de la farándula. Acá hablamos apasionadamente, con furia y empatía, de las noticias todo el tiempo.

Eso hace que sea difícil separarse del trabajo, pero ayuda a tener un emocionante lugar para crear noticias. Y vaya que hay una diversidad de estas, tanto duras como más frívolas, en entretenimiento y política, estilo de vida e investigaciones. Así que... ¿qué tiene que hacer el Huffington Post Sudáfrica en este, de por sí, mercado vibrante?

Para los sudafricanos, la forma en que vivimos nuestra vida es tan relevante como las noticias políticas que seguido nos asombran y provocan nuestra rabia y nos llevan a actuar.

Se trata de una experiencia inclusiva. Lo que me atrajo al Huffington Post fue la oportunidad de hablar con nuestra audiencia en sus propios términos. Los años que pasé en las noticias me enseñaron que no podemos segmentar la experiencia humana de forma precisa en las mismas secciones que los periódicos y los sitios de internet. Para los sudafricanos, la forma en que vivimos nuestra vida es tan relevante como las noticias políticas que seguido nos asombran y provocan nuestra rabia y nos llevan a actuar.

A nivel global, el Huffington Post se ha establecido como el referente en grandes noticias de política y ha ganado un Premio Pulitzer por sus investigaciones, además de que toma los temas de salud y bienestar y de estilo de vida con seriedad. Es una mezcla perfecta para un país como Sudáfrica, en donde las políticas sobre el pelo o los retos que enfrentan las madres solteras pueden ser mucho más profundas que las más recientes investigaciones sobre corrupción estatal o las multas a los manifestantes.

Y eso es lo que el HuffPost Sudáfrica hará: nos lo tomaremos con la debida seriedad, como debe ser. Y, además, haremos algo que la audiencia ha pedido acá por mucho tiempo: les diremos todo como lo entendemos y les diremos por qué les importa. Al Huffington Post se le conoce por su forma de abordar las noticias, por describirlas como las ve, y por tomar una postura en consecuencia. Creemos que los sudafricanos, que son excelsos al exigir altos estándares a los medios, apreciarán esta honestidad y transparencia.

Los sudafricanos también han demostrado en cada sondeo y encuesta de lectores que quieren más que lo bueno y lo malo y los resúmenes de todo lo que es erróneo en este país. Así que esta nueva aventura global del Huffington Post tendrá una buena acogida aquí, con su guiño al periodismo de soluciones. Y no se trata de crear una sección especial o empujar un nuevo tipo de historias, sino de un tejido que discurra por todas nuestras noticias: desde cómo tratar con los padres viejitos a la cobertura de la sequía en el país, a la batalla que se libra entre el Tesoro y los agentes de la escuadra anticrimen actualmente.

Somos parte de un país vibrante, conversador, enloquecedor y consciente de sí mismo. Un país en donde a veces es duro, pero siempre un gran privilegio, ser un editor.

Conseguimos crear un equipo de profesionales jóvenes, inteligentes y apasionados que han pasado el mejor de los tiempos juntos en redacciones tradicionales. Nos hemos pasado las tres semanas de preparación de este lanzamiento aprendiendo lo que significa ser aventado y divertido, como señala nuestro lema. Los temas de conversaciones casuales se han convertido en videos y las discusiones honestas han detonado docenas de artículos, notas explicativas, exclusivas políticas y trabajos auténticos de investigación.

Nos tomamos en serio la ética y reflexionaremos cuando cometamos algún error, el cual admitiremos y trataremos de evitarlo en el futuro.

Y finalmente, nos emociona mucho anunciar que marcaremos un hito en este país: abrimos nuestros blogs en cualquiera de los idiomas de Sudáfrica. Por mucho tiempo los idiomas sudafricanos han sido soslayados por los medios tradicionales.

HuffPost SA es un equipo pequeño: apenas ocho personas por ahora, que crecerán a 11. Queremos hacer todo lo posible para que Sudáfrica sea representada en toda su complejidad.

Así que nos vamos a sumergir en un ataque de pánico un día sobre el estado del gobierno y salir al día siguiente con un hermoso video viral.

Somos parte de un país vibrante, conversador, enloquecedor y consciente de sí mismo. Un país en donde a veces es duro, pero siempre un gran privilegio, ser un editor. Bienvenidos al Huffington Post Sudáfrica. No podemos esperar a empezar a contar tus historias.

Este texto publicado originalmente en The Huffington Post Sudáfrica.

También te puede interesar:

- Este es #HuffPost México.

- ¡Hola desde la Ciudad de México! Les presento el HuffPost México.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.