EL BLOG

La ciencia lo dice: una relación fracasa si haces estas cosas

21/06/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 21/06/2017 11:06 AM CDT

MirageC via Getty Images
"Participar en las discusiones y trabajar juntos para resolver el conflicto son las únicas maneras de evitar que tus relaciones se desmoronen".

Una nueva relación, ya sea personal o profesional, es muy parecida a la compra de un automóvil nuevo. Conducirlo fuera de la agencia es pura felicidad. Y como un coche, cuando una relación se rompe, es abrumadora. Un ojo entrenado sabe cuando un coche está en problemas. Lo mismo aplica para las relaciones, y tú puedes ser tu propio mecánico.

El doctor John Gottman y sus colegas de la Universidad de Washington descubrieron cuatro indicadores claros del fracaso de la relación, nombrados "los cuatro jinetes de la apocalipsis". Estos son tan profundos que su presencia predice la desaparición de una relación con una precisión del 93 por ciento.

Los investigadores en Washington hicieron sus predicciones con parejas casadas, pero estos comportamientos también causan estragos en las oficinas. TalentSmart ha hecho pruebas a más de un millón de personas y comparado la calidad de sus relaciones laborales con su desempeño laboral. Hemos encontrado que el 90% de los mejores participantes son hábiles en la gestión de las relaciones, y evitan a los cuatro jinetes como si fueran una plaga. También descubrimos que los cuatro jinetes son demasiado comunes en los lugares de trabajo. Y cuando levantan sus feas cabezas, las relaciones, el trabajo en equipo y el rendimiento se complican.

Es la manera en que se maneja el conflicto la que determina el éxito de una relación.

Los cuatro jinetes de la Apocalipsis

Los cuatro jinetes representan los actos contraproducentes de los que fácilmente podemos ser víctimas cuando afloran nuestras emociones. Al leer cada uno de los jinetes y considerar su relevancia en sus relaciones, recuerda que el conflicto en sí no es un problema. El conflicto es en realidad una parte normal y productiva —también ideal— de dos personas con diferentes necesidades e intereses trabajando juntos.

La cantidad de conflictos entre dos personas no tiene nada que ver con el éxito de la relación. Es la manera en que se maneja el conflicto la que determina el éxito de una relación, y la presencia de los cuatro jinetes significa que el conflicto no está siendo tratado de manera constructiva o productiva. Sigue estas estrategias para que superes a cada uno de los cuatro jinetes, y tus relaciones relaciones tengan éxito.

El primer jinete: la crítica

La crítica no debe ser confundida con la retroalimentación u otra manera buscar la mejora o el cambio en otra persona. La crítica se convierte en, digamos, "crítica", cuando no es constructiva ("Este informe es terrible"). La crítica, en su forma más preocupante, se centra en la personalidad, el carácter o los intereses del individuo en lugar de la acción o comportamiento específico que le gustaría ver cambiado ("Escribes fatal, eres tan desorganizado y parcial"). Una cosa es criticar sin ser constructivo, otra es acosar a alguien por algo que son incapaces de cambiar.

via GIPHY

Superar la crítica

Si frecuentemente te das cuenta que te la pasas criticando, cuando habías pensado en ser constructivo, lo mejor es que no digas tu retroalimentación y comentarios hasta que lo hayas planeado con anticipación. Tendrás que pensar en lo que vas a decir y aferrarte a tu guión para seguir siendo constructivo y evitar las críticas. También es mejor si centras tu opinión en un solo comportamiento específico, ya que tus reacciones a comportamientos múltiples a la vez pueden ser fácilmente percibidas como críticas. Si te das cuentas que no puedes dar retroalimentación sin generalizar, es mejor no decir nada.

Segundo jinete: desprecio

El desprecio es cualquier signo abierto de falta de respeto hacia otro. Este implica comentarios que buscan demeritar a la otra persona, así como insultos directos. El desprecio también se ve en formas indirectas y veladas, como voltear los ojos y e insultar con "humor".

via GIPHY

Superar el desprecio

El desprecio se deriva de la falta de interés en la otra persona. Cuando encuentras que no disfrutas ni admiras a alguien —tal vez hay cosas que él o ella solían ser interesantes o encantadoras y ahora que han perdido su brillo— el desprecio puede aparecer de pronto.

Si tu desinterés es inevitable y la relación no va a ninguna parte, como la que tienes con un familiar o un compañero de trabajo, entonces necesitas centrarte para dar pequeños pasos. Las personas que manejan las relaciones bien son capaces de ver el beneficio de conectarse con muchas personas diferentes, incluso de aquellos que no les encantan. Los puntos en común, por pequeños que resulten, son materia primas que hay que buscar y apreciar. En las inmortales palabras de Abraham Lincoln: "No me gusta ese hombre, debo conocerlo mejor".

El tercer jinete: estar a la defensiva

Negar la responsabilidad, excusarse, enfrentar una queja con otra y otras formas de actitud defensiva son problemáticas porque impiden que un conflicto se solucione de alguna manera. Estar a la defensiva solo sirve para acelerar la ansiedad y la tensión experimentada por ambas partes, y esto provoca que sea difícil concentrarse en las cuestiones más importantes y cercanas que necesitan ser resueltas.

via GIPHY

Superar el hecho de estar a la defensiva

Para superar estos tienes que estar dispuest@ a escuchar atentamente las quejas de la otra parte, incluso si no ves las cosas de la misma manera. Esto no significa que tengas que estar de acuerdo con ellos. Enfócate en comprender plenamente la perspectiva de la otra persona para que puedan trabajar juntos en la resolución del conflicto. Es fundamental que trabajes para mantener la calma. Una vez que entiendas por qué la otra persona está molesta, es mucho más fácil encontrar un terreno común en vez de desestimar sus opiniones defensivamente.

El cuarto jinete: ignorar 'olímpicamente'

Ignorar 'olímpicamente' es lo que sucede cuando una persona cierra la discusión por negarse a responder. Ejemplos de esto son una conducta de silencio, ser emocionalmente distante o carente de emoción, o no hacerle caso de ninguna forma a la otra persona. Esto es problemático porque exaspera a la persona ignorada y evita que los dos trabajen juntos en la resolución del conflicto.

via GIPHY

Superar esta forma de ignorar

La clave para superar esto es participar en la discusión. Si estás ignorando de esta forma es porque las circunstancias provocas que te sientas abrumad@: deja que la otra persona sepa cómo te sientes y pide tiempo para pensar antes de continuar la discusión. Mantén el contacto visual, una postura hacia adelante y asiente con la cabeza, para que así la otra persona sepa que estás involucrad@ en la discusión y escuchando, incluso cuando no tengas algo que decir.

Si tienes esta práctica habitualmente, debes darte cuenta que participar en las discusiones y trabajar juntos para resolver el conflicto son las únicas maneras de evitar que tus relaciones se desmoronen. El entrenamiento en inteligencia emocional es una gran manera de superar a todos los jinetes, incluyendo a este.

Este artículo fue publicado originalmente en HuffPost. Luego fue traducido y editado para su mejor comprensión.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- La pesadilla de los grupos de WhatsApp

- Los pros y contras del sexo casual

- Lo que sé de empatía lo aprendí de los muertos