EL BLOG

8 errores graves que provocan que los buenos empleados se vayan

Crear un ambiente estable que promueva los logros, la unidad y la personalidad es esencial para los lugares de trabajo exitosos.

14/08/2017 9:03 AM CDT | Actualizado 14/08/2017 12:22 PM CDT
Getty Images/iStockphoto

Es complicado retener a un buen empleado, pero no debería serlo. La mayoría de los errores que cometen las empresas son muy fáciles de evitar. Pero cuando llegas a equivocarte, tus mejores empleados son los primeros en irse porque son los que tienen el mayor número de opciones.

Si no puedes mantener a tus mejores empleados comprometidos, se irán. Aunque esto parezca algo de sentido común, pues no es tan común. Una encuesta de CEB encontró que un tercio de los mejores trabajadores se sienten desconectados de su empresa y buscan activamente un nuevo empleo.

Cuando pierdes a un buen trabajador no se desconecta de golpe. El interés que muestra por su trabajo poco a poco se va disipando. Michael Kibler, quien ha pasado la mayor parte de su carrera estudiando este fenómeno, lo llama "apagón". Como las estrellas que van muriendo, los trabajadores estrella pierden la motivación por su chamba.

"Un apagón es diferente al agotamiento o desgaste porque los trabajadores que lo sufren no parecen estar en crisis", expuso Kibler. "Aparentan un buen desempeño: dedican muchas horas al trabajo, producen un montón al tiempo que colaboran en funciones de equipo. Sin embargo, lo hacen en un silencioso estado de agobio, por ende la consecuencia predecible es la falta de compromiso".

Para poder prevenir este "apagón" y lograr retener a las personas con el mejor talento, las empresas y sus gerentes necesitan entender que es lo que hacen que contribuye a esta disminución de ganas y compromiso.

Las siguientes prácticas son las peores que puedes llevar a cabo, y que necesitas cambiar si tu meta es retener a un buen empleado:

1. Reglas estúpidas. Las empresas requieren reglas —no hay duda— pero no necesitan ser intentos miopes y flojos de crear orden. Ya sea una insistente política de asistencia o de vigilar con lupa cuánto viajan, un par de regulaciones innecesarias pueden enloquecer a mucha gente.

2. Tratar a todos de la misma manera. Aunque esta táctica funcione en la escuela, en la oficina no. Hacerlo manda el mensaje a tus mejores empleados que no importa lo duro que se esfuercen (y, típicamente, ellos son los caballitos de batalla) serán tratados igual que el estúpido que a lo único que va es a "marcar tarjeta".

via GIPHY

3. Tolerar bajo rendimiento. Se dice que en los grupos de jazz, la banda solo es tan buena como su peor integrante; sin importar que tan grandiosos sean algunos miembros del grupo, todos escuchan al peor. Es lo mismo en una empresa. Cuando permites que los eslabones débiles rindan pésimo y sin consecuencias, jalan a todos los demás a su hoyo, especialmente a los mejores trabajadores.

4. No reconocer logros. Es muy fácil subestimar el poder de un buen cumplido, especialmente con los trabajadores estrella que están más motivados intrínsecamente. A todos les gustan los elogios, y más que nadie a aquellos que trabajan duro y lo dan todo. Recompensar logros individuales evidencia que en serio pones atención. Los jefes necesitan hablar regularmente con sus empleados para saber qué los hace sentir bien (para algunos, un aumento de sueldo; para otros, reconocimiento público) y luego saber agradecerles un buen trabajo. Con los mejores trabajadores esto pasará muco si estás haciendo las cosas bien.

5. No se preocupan por sus empleados. Más de la mitad de la gente deja su trabajo por la mala relación que tienen con su jefe. Las empresas más inteligentes se aseguran que sus directores sepan cómo balancear el ser profesional con el ser humano. Este tipo de jefes celebran los logros de sus empleados, empatizan con aquellos que están pasando por malos momentos y los desafían a ser mejores cada día. Los que fallan en preocuparse por sus empleados siempre tendrán altas tasas de renuncias.

Es imposible trabajar para alguien por ocho o más horas al día cuando no se involucran personalmente y no se preocupan por nada más que por tu desempeño.

via GIPHY

6. No mostrarles el panorama completo. Puede parecer eficiente simplemente dejarles asignaciones a tus empleados y ya, pero no decirles todo lo que hay de fondo es un factor decisivo para los trabajadores estrella. Ellos llevan una carga más pesada porque les interesa genuinamente su trabajo,de ahí la importancia de que su trabajo tenga un propósito. Cuando no saben cuál es, se sienten alienados y sin motivación. Cuando no encuentran significado, lo buscan en otro lado.

7. No dejar que las personas desarrollen sus pasiones. Google asegura que sus empleados pasan mínimo el 20% de su tiempo en hacer "lo que ellos crean beneficiará más a Google". Mientras que estos proyectos de pasión se reflejan en la creación de los productos líder de la compañía, como Gmail o AdSense, el mayor impacto está en crear empleados altamente comprometidos. Los trabajadores comprometidos son apasionados. Darles oportunidades para que desarrollen sus pasiones mejora su productividad y satisfacción en el trabajo, pero muchos jefes quieren que la gente trabajen en un esquema muy limitado.

Algunos jefes temen que la productividad disminuirá si dejan que sus trabajadores expandan su enfoque y busquen desarrollar su pasión. Este temor no tiene fundamento. Hay estudios que evidencian que las personas que trabajan en lo que les apasiona disfrutan de un estado de euforia que les hace ser cinco veces más productivos en comparación con los que no.

8. No dejar que se diviertan. Si en el trabajo los empleados no se la pasan bien... algo estás haciendo mal. Las personas no se entregan si no se divierten, este es un gran antídoto contra los "apagones". Los mejores negocios del mundo saben de la importancia de que el empleado se pueda relajar. Por ejemplo, Google hace todo lo que puede para lograr que el trabajo sea divertido: comidas gratis, jueves de boliche, clases de acondicionamiento físico, por nombrar algunas. La idea es simple: si te diviertes en el trabajo, no solo te desempeñarás mejor, sino que estarás tan a gusto que te quedarás allí por más tiempo.

Para finalizar

Varios jefes tienden a culpar sus problemas de renuncia a todo lo que se pueda mientras ignora lo más importante: la gente no deja su trabajo; dejan jefes.

¿Quieres hacer que tu organización sea un lugar agradable para trabajar? Considera tomar mi certificación de inteligencia emocional, con lo que aprenderás a crear un lugar de trabajo sano y divertido.

¿Quieres saber más de mi? Lee mi libro, Emotional Intelligence 2.0

Este artículo fue publicado originalmente en HuffPost y luego fue traducido.

También te puede interesar:

- Los 9 errores que nunca debes cometer en el trabajo

- 11 hábitos de las personas fuertes

- 8 formas de saber que te están mintiendo