EL BLOG

Un traidor entre nosotros

14/07/2017 6:00 AM CDT

Brian Snyder / Reuters
Donald Trump hijo en la convención nacional del partido republicano, el 19 de julion de 2016.

Donald Trump hijo es un traidor.

El hijo de Trump admitió haberse encontrado con una persona que creía que trabajaba para el gobierno ruso. Él iba a verse con un espía ruso con la esperanza de obtener información que pudiera beneficiar a su padre. Esto cambia todo en cuanto al presidente Donald Trump y la investigación sobre su posible colusión con Rusia.

Por meses la administración de Trump ha dicho que, aunque tuvieron esas reuniones no declaradas con oficiales rusos, estaban con rusos de categoría diplomática y no han admitido que esos encuentros eran con el propósito de influir en la elección.

Trump hijo realmente creía que la abogada rusa con la que se juntó tenía documentos e información que serían devastadores para la campaña de Hillary Clinton.

El problema no es político; yo pediría la renuncia del presidente Trump independientemente de su afiliación política si es que hizo esto.

No hay delito si un candidato disfruta del apoyo verbal de otro país. Desde su creación, los Estados Unidos han apoyado a candidatos políticos en elecciones alrededor del mundo. Sin embargo, el hecho de que el hijo de un candidato —con el que ese candidato admite tener una excepcional y cercana relación con él— intente activamente obtener información de un país extranjero para posiblemente influir en el resultado de la elección, es sin duda traición y espionaje.

Aunque no soy fan de Vladimir Putin, él es en esencia un espía, uno excepcional.

Pero les hablo como una ex espía, y sé que Putin es simplemente muy bueno para ser atrapado. Tras décadas de servicio en la KGB (Comité para la Seguridad del Estado soviético) y su sucesor, el FSB (Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa), Putin ha creado un estado neo-KGB. La reunión que Trump hijo tuvo es una clásica habilidad de espionaje rusa, ya que las manos de Putin permanecen "limpias".

Natalia Veselnitskaya, la atractiva abogada rusa, declaró que ella no trabaja para el gobierno ruso, una declaración que es totalmente falsa. Ella lo niega porque Putin tiene la habilidad inigualable de hacer "desaparecer" a la gente que se rehúsa a hacer lo que él quiera (¿recuerdan a Alexander Litvinenko?)

La reunión que Trump hijo tuvo es una clásica habilidad de espionaje rusa, ya que las manos de Putin permanecen "limpias".

Durante mi entrenamiento en la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos), no era secreto que la manera de operar de los rusos era utilizar mujeres atractivas para que trabajasen cerca de hombres estadounidenses.

Adicionalmente, en una junta de ese nivel, Putin no es tan ingenuo como para simplemente colocar una persona sin credenciales en frente de Trump hijo.

YURY MARTYANOV/AFP/Getty Images)
Natalia Veselnitskaya el 8 de noviembre de 2016.

En Veselnitskaya, Putin encontró a la espía perfecta:

1. Ella no es parte del gobierno ruso, sino una poderosa abogada rusa. Esto hace muy sencillo a Putin negar cualquier implicación.

2. Su conocida profesión hace muy fácil que pueda negar la razón de la junta, ya que recientemente dijo que ella se encontró con Trump hijo para discutir la Ley Magnitsky. Si la junta en serio fue sobre la ley, ¿por qué no lo reportó inicialmente? Es verdad, Veselnitskaya ha criticado mucho esa medida, ha estado muy bien documentada su participación con entrevistas en la cuales los tópicos eran proporcionados por el mismísimo Kremlin. Por ende estableciendo un enlace entre ella y el Kremlin.

3. Ha aparecido en la mayoría de los medios estadounidenses negando que tuviera información comprometedora para dar a Trump en esta junta. Con base en mi experiencia, Putin le pidió hacer esa declaración.

4. Una famosa estrella pop, que era muy bien conocida por la familia Trump, actuó como intermediario para hacer realidad esa reunión. Si Veselnitskaya es en verdad cabildera, ¿por qué usar a esta persona para establecer la reunión?

Putin mandó a Veselnitskaya para medir las aguas con la familia Trump. Ellos mordieron el anzuelo. Nunca los cacharemos in fraganti, es decir, nunca atraparemos a Putin proporcionando información a la administración de Trump o miembros de la familia Trump. Pero hemos condenado a estadounidenses con mucho menos evidencia. Para mí, el problema no es político; yo pediría la renuncia del presidente independientemente de su afiliación política si es que hizo esto.

El presidente Trump fue sin duda consciente de la reunión que su hijo tuvo. No ha mantenido en secreto la cercana relación que tiene con su familia y, aunque no estuvo presente en la reunión, el presidente envía regularmente a sus hijos como emisarios en su lugar.

Hoy muchos expertos liberales en medios de comunicación sorpresivamente no han profundizado en si esto es traición y/o espionaje, sino que han declarado que es una violación a la Ley de Reforma de Financiamiento de Campañas. Creo que están diciendo eso porque realmente no entienden cómo funciona el espionaje y el despliegue de recursos humanos.

Hoy hemos aprendido sin lugar a duda, que la administración de Donald Trump se ha coludido con Rusia.

Este artículo fue publicado originalmente en HuffPost y luego fue traducido.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Trump dice que es hora de trabajar "constructivamente" con Rusia

- Congresista de EU da primer paso formal para 'impeachment' de Trump

- Diario neoyorquino lo deja claro: el hijo de Trump es un idiota