EL BLOG

El prolongado debate sobre la reelección en Paraguay complica el futuro político del país

27/03/2017 10:00 PM CST | Actualizado 28/03/2017 2:31 PM CST

¿Quién llegará al Palacio de los López? Crédito: FF MM/Wikimedia, CC BY-SA

Por Ignacio González Bozzolasco, profesor de Política Comparada, Universidad Católica de Asunción

El caldeado debate por la reelección presidencial en Paraguay continúa sin resolverse. De esta forma, los potenciales candidatos presidenciales con mayor preferencia en los sondeos (el presidente Horacio Cartes y los ex presidentes Fernando Lugo y Nicanor Duarte Frutos) no se encuentran aún habilitados para competir en las próximas elecciones de 2018.

Pero sí hay avances: todas las declaraciones realizadas por los exponentes políticos indican que la vía seleccionada para incorporar este cambio al sistema político paraguayo será enmendar la constitución paraguaya para habilitar la reelección presidencial en este pequeño país sudamericano. Quedaría descartado el camino anteriormente mencionado de recurrir a la Corte Suprema de Justicia para el logro de este objetivo.

¿Una gran alianza?

El proyecto de enmienda constitucional debe contar con la aprobación de ambas cámaras del Congreso. Dada la situación actual, en la cual ninguna de las tres grandes fuerzas políticas posee mayoría propia, el único camino es una alianza.

Es así que la facción oficialista del conservador Partido Colorado, liderada por el candidato y actual presidente, Horacio Cartes, alcanzó un acuerdo con el progresista Frente Guasu —bajo el liderazgo del expresidente y candidato Fernando Lugo— y una facción del centro-derechista Partido Liberal, encabezada por el senador Blas Llano (que no es candidato y apoya la postulación de Lugo).

Pero no todos aprueban esta decisión, por lo que este acuerdo suscitó una polarización en los diferentes grupos partidistas involucrados. Así, mientras Cartes, Lugo y Llano impulsan el proyecto de enmienda constitucional y articulan sus fuerzas en el Congreso para lograrla, sectores opositores dentro de sus propios partidos se alían con grupos tanto de derecha como de izquierda.

El presidente paraguayo Horacio Cartes, al centro, con el vicepresidente paraguayo, Juan Afara (a su izquierda) y el presidente del Senado, Blas Llano.Jorge Adorno/Reuters

Este frente opositor cuenta con el senador Colorado Mario Abdo Benítez, el actual presidente del Partido Liberal, Efraín Alegre, y el intendente de la capital, Asunción, Mario Ferreiro, todos ellos también potenciales candidatos a la presidencia para las elecciones de 2018.

Desde finales del año pasado, cuando la alianza multipartidista por la reelección empezó a gestarse, no cesan los rumores que vaticinan una votación sorpresa en el Congreso. No obstante, aunque los votos ya estarían articulados desde hace tiempo, al parecer las trabas para la presentación girarían en torno a puntos específicos del proyecto.

El encono del debate

Uno de los principales obstáculos para la presentación del proyecto de enmienda fue el debate sobre la renuncia previa del presidente que aspire a la reelección. Mientras que los partidarios del presidente Cartes pretendían que él mismo compitiera en las elecciones sin renunciar a su cargo (tal como sucede en muchos países del mundo), los partidarios de Lugo exigían su renuncia a la presidencia para poder postularse a un nuevo periodo.

La discusión llegó a un impasse con los representantes del Frente Guasu, quienes insistieron que la contienda electoral estaría completamente desbalanceada si Cartes usara los recursos estatales para contribuir a apoyar su candidatura a la reelección.

En este punto, los partidos finalmente llegaron a un acuerdo en pocos días, con la aceptación de la renuncia previa por parte de los representantes del oficialismo Colorado. Con este acuerdo, queda claro que para poder ser reeligido, Cartes tendrá que renunciar a su cargo de presidente seis meses antes de las elecciones (que tendrán lugar el 22 de abril de 2018).

Otras incertidumbres se centran en el real compromiso de los parlamentarios que comprometieron sus votos a favor de la enmienda. Aunque los impulsores de la reelección afirman que el proyecto ya está acordado en el Congreso para su aprobación parlamentaria, el paso definitivo para su resolución no se concreta.

En las últimas semanas, el rumor de que algunos parlamentarios habían realizado nuevas exigencias para dar su apoyo fue ganando fuerza. Incluso llegando a declaraciones públicas de duda por parte de altos exponentes del Partido Colorado.

Los sondeos y las preferencias

Para complicar aún más las intrigas políticas, los últimos sondeos publicados dan cuentan de un importante rechazo ciudadano a la posibilidad de la reelección presidencial. Un 77% de los paraguayos está en contra, alegando que la misma implicaría una flagrante violación de la constitución.

Sin embargo, exponiendo cierta contradicción de los electores, los sondeos siguen mostrando a Fernando Lugo como el candidato con mayor preferencia, con más de 50% de intención de votos. Supera así, con un gran margen, al actual presidente Horacio Cartes que solo cuenta con un 12%. Esto podría reflejar (o no) algo sobre el papel que Cartes tuvo, aunque tras bambalinas, como uno de los principales actores políticos que articularon la destitución de Lugo en junio de 2012.

La larga polémica en Paraguay a propósito de la reelección se ha extendido ya por demasiado tiempo. Esto parecería jugar en contra de que se logre, pues los plazos institucionales van agotándose. Aunque las últimas declaraciones de exponentes colorados señalan que estos son holgados y que puede esperarse incluso hasta principios de junio para tratar el proyecto en el Congreso, Lugo ya da por muerto el camino de la enmienda. Es posible que si el paso definitivo no se concreta en los próximos días, toda la estrategia reeleccionista por la vía de la enmienda podría caer. The Conversation

Los próximos días serán definitorios en Paraguay. No solo estará en juego la reelección presidencial. Con ella, además, se marcará el futuro inmediato de la política del país.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y luego traducido y editado. Lee el artículo original aquí.

The Conversation

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- A los presidentes latinoamericanos les encanta Twitter (y esta no es una buena señal)

- Las preocupantes actividades financieras de un candidato presidencial ecuatoriano

- En Colombia, la coca triunfará sobre el café (o la miel) por una simple razón comercial