EL BLOG

Mi vida, nos estamos haciendo grandes

10/03/2017 12:25 PM CST | Actualizado 10/03/2017 2:39 PM CST
Sofía Aguilar

Parte de la culpa la tiene el puto FB.

Eso de "tus memorias hace 9 años..."

¿Neta?

¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?

Es evidente que nos emociona ver el pasado,

Sí, con la edad nos volvemos amigos íntimos de la nostalgia.

Pero lo que sigue de esa emoción,

es un día de tortura.

Viendo las que-no-eran-arrugas de antes y las que sí lo son ahora,

Es fuerte.

El fin de semana pasado iba yo caminando muy contenta -de la mano de Juano- en Venice Beach.

California inundada de gente guapa, asoleada, relajada y con mucha onda.

O sea, cagante.

En ese paseo estábamos rodeados de bellezas de ambos géneros,

Y sobre todo, muy juveniles.

Yo observaba-pensaba mucho mientras caminaba, sin compartir mi pensamiento de:

Puta madre, ¿a dónde se ha ido el tiempo?

En cada espejo con el que me iba topando -en cada tienda o restaurante- evadía la imagen en frente de mí.

Creo, con vergüenza, que me está costando trabajo esto de hacerme grande.

Y lo traigo en la cabeza.

Pero no lo comparto,

o poco.

Casi muy poco.

(Evidentemente eso está a punto cambiar).

De repente nos paramos en un escalón, Juano me toma la cara y me observa.

Veo esos ojos,

y su sonrisa,

de amor.

Pero también

de observación.

Y me digo en silencio,

Algo vio este cabrón.

Y como sé que somos tan iguales,

Atino...

Sabía lo que estaba viendo.

Se lo pregunto y él lo niega un par de veces -mientras se ríe- a la tercera me tira un discurso poético de la edad.

La neta (el discurso) no estaba nada mal,

iba mas o menos así:

"Estamos creciendo, juntos, y todo cambia y todo va a cambiar; y vamos a vivirlo todo tú y yo, a disfrutarlo plenamente, sin temor a envejecer"

WHAT?

Yo sólo escuché una cosa.
TÚ estás poniéndote vieja.
Lo demás era ruido.

Me brinqué por completo la parte donde lo dijo todo en plural: ESTAMOS.

La parte de vivirlo juntos, de disfrutarlo juntos, de entenderlo juntos; JUNTOS.

Me salté todo menos UNA parte:
la parte que ÉL NO dijo nunca.

Le dije a Juano,

A ver, quitando la poesía, que está chingona y agradezco...

¿Qué viste exactamente?

¿Cuál arruga?

¿Una nueva?

Pinche Sofía.

O sea, yo...

Qué vergüenza.

Lo primero que quiero compartir de mi reflexión es que es una chinga tener ese sexto sentido.

Yo tiendo a "adivinar" lo que viene, pero está claro que lo dibujo de gris-oscuro-casi-negro, soy bastante negativa y me imagino que siempre va a pasar lo peor.

Y la segunda parte de mi reflexión es la siguiente.

Ya nunca voy a ser esa chava paseando por ahí,

un sábado en yoga pants, a las 12 del día,

tomando champagne,

(también en yoga pants).

via GIPHY

Yo soy la de jeans con el saco,

Soy una mujer, ya nadie me dice chava,

La ropa de ejercicio, en mi caso, se limita a eso solamente:

ejercitar.

Esas chavas y sus amigas que se ríen a carcajadas,

no tienen una sola arruga que taparse,

viajan ligeras,

haciéndose cargo solo y exclusivamente de ellas.

Se les mueve el pelo con el viento.

El sol les ilumina la cara.

A mí ese mismo sol me hace pensar en el bloqueador
y en ponerme los pinches lentes de sol.

Yo,

ya nunca voy a ser esa.

Ya nunca voy a tener 30.

Ya nunca tendré esa oportunidad.

Y he aquí el descubrimiento genial.

Sofía:

TÚ, ya fuiste esa.

Yo ya fui,

la que fui.

Y eso no estuvo nada mal,

y eso es lo que me toca recordar.

Yo ya salí,

y ya regresé.

Me fui a vivir a otro país .

#nyc #home I've missed you hard.

A post shared by Sofia Aguilar (@slapnyc) on

El trabajo que quise lo conseguí.

Y luego otro,

y otro más.

Ahora tengo dos hijos,

Y muy pronto mi niña, andará a las 12, en sus yoga pants.

Los años están pasando,

y no van a dejar de pasar.

Tengo que aprender a estarme tranquila en este lugar,

en este momento,

que además es genial

ver a mis hijos crecer.

Sofía Aguilar

Y por lo visto,

yo seguir creciendo,

(Contigo).

Hay que vernos, escucharnos, entendernos, querernos, aceptarnos.

Más.

Así como estamos,

como somos.

Esto es lo que hay.

Y la neta

no está nada mal.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Cuando se muere un amigo

- Gente bien y gente mal

- El cerebro, el cuerpo y el jardín: cosas que tienes que cuidar en la vida

Patrocinado por Corona