EL BLOG

Las X de Eliza (esos momentos gratos y todos los demás)

21/10/2016 10:12 AM CDT | Actualizado 21/10/2016 11:39 AM CDT
Especial
"Fish in the sea, you know how I feel
River runnin' free, you know how I feel
Blossom on the tree, you know how I feel
It's a new dawn, it's a new day, it's a new life for me,
And I'm feelin' good..."

Hoy estaba terminando mi clase de la mañana, con esta canción de Nina Simone, y de repente tuve un extrañísimo ataque de bienestar.

Eso a MÍ casi nunca me sucede, yo generalmente tengo algún tipo de ansiedad, preocupación, prisa, o algo me aprieta por dentro o por fuera.
No me relajo, no sé estar.
Suena a problema, pero a estas alturas ya es simplemente una descripción.

Así que cuando llegan esos pequeños momentos (de bienestar), los aprecio enormemente.

Hoy me siento bien (como Nina dice). Y sé que me va a durar poco.

Este se dio cuando Eliza mi teacher nos dijo "hagan una X con todo su cuerpo y respiren",
después de una muy intensa clase sin descansos.
Le hice caso.
(Yo siempre le hago caso a Eliza, es de mis favoritas).
Y cuando cerré los ojos y respiré, me llegaron al alma las palabras de la canción.

Hoy me siento bien (como Nina dice).
Y sé que me va a durar poco, es más, si no me apuro a terminar este blog, no voy a lograr mi experimento de escribir cuando aún estoy bajo el efecto de las endorfinas.

Algo va a pasar, un whatsapp de trabajo, o un recordatorio —una invasión a mi momento grato— seguro me va a disturbar.

Quiero quedarme feelin' good un rato más.

Pero una vez que me pongo los tacones y salgo a trabajar, todo empieza a cambiar.
Es un cambio con su lado positivo, porque ya estoy en estado de alerta y acción.
Pero ciertamente no es la X de Eliza, y sin duda, se acaba la música de fondo.

via GIPHY

Al acabarse, arranca la mujer que siempre carga más de una bolsa, que siempre tiene extra baggage. Literalmente.
Cruzo el parque para llegar a mi oficina, con muchísimo peso y siempre me digo, "Qué carajos traigo en estas bolsas"

Dia-rio.
(Cra-zy).

Arranca la mujer que siempre tiene folders por temas, donde tira todos los papeles referentes al tema en cuestión, hasta convertirlos en archiveros.
Los pongo siempre del lado izquierdo (en mi escritorio), junto con los vouchers que tengo que sumar.
Y así los veo y ellos me ven a mí.
Por días nos vemos, y el día que los ataco y los dejo en archivero matriz (ya ordenados), respiro mejor. ¿Por qué no lo hago antes?
Beats me.
Un caso de estudio, donde se combina la desidia y la tensión

Cabe mencionar que esto que acabo de contar de los monster-folders le pareció un dato muy importante a mi psiquiatra, quien no ha podido controlar mi déficit de atención —pero lo sigue intentando— y tenemos unas maravillosas pláticas, que valen cada peso (del muy elevado costo de visitarlo).

Es increíble cómo llegamos a ser quienes somos, sin darnos cuenta. De pronto un día amaneces, te ves en el espejo y dices, "esto es lo que es".

También arranca la mujer que se la vive haciendo listas, en post-its, en manteles de restaurantes, listas en el teléfono, listas en mi block amarillo.
Y luego para consolidarlas, y no perder ningún ítem, las engrapo todas.
(y cuando alguien me roba mi engrapadora, ¡grito!).

En dichas listas, las prioridades no van en orden, aparece en la #1 recoger tintorería y en la #16, hacerme mastografía.

Y cuando tacho un pendiente, el que sea, suspiro porque ya nomás me faltan 26.
Tengo pesadillas con listas amarillas —de verdad— y con puertas y escaleras.
No paro de subir escaleras, me cae que amanezco agotada.

Y así.

Es increíble cómo llegamos a ser quienes somos, sin darnos cuenta.
De pronto un día amaneces, te ves en el espejo y dices, "esto es lo que es".
Algunos nos quieren como somos, otros no.
Pero quererse y aceptarse a uno mismo, es vital.
Yo estoy un poco encabronada con mi ansiedad, y tampoco me encanta el tema de los folders, pero todo lo demás me tiene contenta.

Ayer se lo dije a Eris: "Si sumas los momentos gratos, puedes ver lo afortunada que eres".
Si además sumas la gente con la que generalmente pasas "dichos momentos gratos", pues ya estás del otro lado.

Yo tengo mis momentos y tengo a mi gente...
Y hoy,
tuve una X con Eliza.

Así que, pase lo que pase, una vez que salga en mis tacones,
Fuck it... I'm feeling good.

También te puede interesar:

- Lo que pasa en Valle... no se queda en Valle.

- La nostalgia: a veces tan mala, a veces tan buena.

- Y, ¿cómo nos dividimos los amigos?.