EL BLOG

Gente bien y gente mal

15/02/2017 3:15 PM CST | Actualizado 16/02/2017 4:53 PM CST
Luis Ortiz/Clasos/LatinContent/Getty Images
Manifestantes en la marcha Vibra México, del pasado domingo 12 de febrero.

Quería platicar de la marcha, pero ya se me hizo demasiado tarde con el tema -ya lo magullaron demasiado en el radio- y en todos los medios.

Además,

no fue tan importante, ni fue tan relevante.

Lamentablemente.

Cuando fueron las marchas por los desaparecidos de Atyozinapa, todos estaban muy enojados por la misma causa.

Juntos marchando y con la furia que ameritaba lo sucedido.

Esta marcha del fin de semana pasado, más bien estuvo buena para sacar #selfies y dominguear.

Yo saliendo de la marcha, dije:

-Voy a escribir de esto y se va a llamar "la marcha de la gente bien..."

Muy abusado y muy agudo me dice Lu, el hijo de Juano:

-¿Y tú no te consideras gente bien?

-No, la neta no.

-¿Qué eres, gente qué?

-Gente mal, dije.

Pero no es cierto, eso no existe. Me encantaría que existiera un modismo que distinguiera a la "gente bien" de la gente acomodada-inteligente-congruente-enterada.

La Real Academia de la Lengua Española reconoce ya el modismo "gente-bien", y lo describe como: gente de posición social y económica elevada.

Y para mí -esa elevada posición- pues no es la mía.

Así que a Lu tuve que darle una explicación larga y complicada, buscando como único fin decirle lo mucho que me molestaba esa etiqueta.

Tengo que hacerme mi elevator pitch de por qué me molesta tanto, mínimo para la próxima ocasión, en que tenga que explicarlo.

Y me quedé incómoda toda la tarde.

Ese pinche título de "gente bien" tiene que ser de las cosas más molestas que se han dado en el vocabulario urbano.

La neta "ser bien" es una etiqueta espantosa.

Sobre todo si las mujeres que marchaban frente a mí, las amigas con sus niños y sus nanas -todos vestidos de blanco (las nanas de uniforme, pero blanco)- son gente bien.

En ese caso no, no soy, ni quiero ser gente bien.

Y que se vistan de blanco es lo de menos, si les gustó el atuendo de la "Marcha por la Paz", lléguenle. Pero traer pancartas en contra de Trump y el puto muro, es andar muy trasnochadas; ¿qué no están enteradas del desmadre que nos traemos acá en casa?

En México.

Acá viven.

¿Qué la "gente bien" no se puede enfocar?
Trump no es nuestro presidente.
Estados Unidos no es nuestro país.
Dudo mucho que la "gente bien"
tenga parientes ilegales en California,
esperando con pánico la llegada de una redada.

Y digamos que les afecta, está bien que se preocupen. Pero la realidad es que aunque sea doloroso lo que sucede "del otro lado", ese circo no es nuestro y ese payaso tampoco.

¿Qué hay con lo que nos sucede aquí, con nuestro gobierno y nuestros gobernantes?

Para mí la única pancarta que me removió las tripas fue la de Javier Duarte abrazando a Peña.

Sofía Aguilar

Los crímenes de Duarte -que no se han terminado de enumerar– son razón suficiente para dejar por ahora de lado, al pendejo de Trump.

¿Por qué no nos enojamos más y marchamos con una causa más específica?

Como, no sé...

¿Dónde esta ese insecto* de Duarte?

(porque ese no es humano)*

¿Por qué no lo agarran a él y a toda la "gente bien" que estuvo coludida en sus barbaridades?

Todos saben quienes eran sus amigos.

¿Dónde están?

¿No debería preocuparnos eso, mucho más que el muro?

Dicen que Duarte está cerca de Vail...
Hágame usted el favor,
¿y la "gente bien" que anda por allá esquiando, no lo ha visto?

No tengo problema con la gente de posición económica privilegiada.

Conozco a gente maravillosa que no por estar en un lugar cómodo se tapa los ojos ante la realidad de su país.

Tengo problema con la ignorancia y el ir por la vida como si no pasara nada.

Si Trump quiere su muro, que lo haga.

Pero si queremos unir a México (la razón de la marcha), ¿no tenemos que enfocarnos?

Exigir un alto a la corrupción,

tal y como lo expone Claudio X. González,

criticado o no.

Él toma causas reales, las de adentro,

las nuestras,

las que nos tienen sumergidos en el lodo.

Yo creo que a él sin duda lo podrían etiquetar como "gente bien"

Y sin embargo,

no lo hace nada mal.

Eso de ser "bien" lo usa desde un buen lugar.

Él sería de esa otra banda de gente acomodada-inteligente-congruente-enterada.

Y además en la lucha.

Son muy pesadas las etiquetas y sobre todo pesan mucho en la trayectoria de la vida,

Cuando uno crece en México lo vive desde chico.

Es una pesadilla.

Pero si hemos de tener una etiqueta para la "gente bien",

tengamos una para quien lo hace bien.

Y en esa no van todos los amigos huidos de Duarte, y los muchos que siguen sin tener que huir, todos los que robaron sin piedad, los mismos que se atrevieron a dar quimioterapias alteradas a niños enfermos.

Si esos son "gente bien",

yo quiero ser gente mal.

Y que se inunde México de malos.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- La marcha amurallada

- Por qué gritamos "Fuera Trump" pero también "Fuera Peña"

- La marcha excluyente que intentaba pedir no exclusión: ¡qué estupidez!