EL BLOG

¿Es posible un parlamento global?

16/03/2017 6:36 AM CST | Actualizado 16/03/2017 10:43 AM CST
Pavliha via Getty Images

Es una idea, hoy como nunca, casi utópica. La llegada de Trump, el Brexit, la Unión Europea amenazada por la posible elección de populistas nacionalistas, al igual de nosotros; representan todo menos la voluntad de una mayor integración a escala global y más cuando la misma es política. Eso implicaría necesariamente la cesión de facultades propias hoy del Estado Nación. Estado Nación hijo de la guerra de los 30 años entre cristianos, y el absolutismo consecuente, pero ese es otro cuento. Pero este proyecto tiene demasiada historia y es de una vigencia actual, inocultable como la antípoda del nuevo segregacionismo forzado entre, incluso, vecinos.

Apoyada la idea no solo por los interesados exclusivamente en el establecimiento de dicho parlamento, sino por los federalistas mundiales buscadores de una constitución global con separación de poderes también mundiales y las naciones estado como entidades federativas. La pretensión es echar a andar eso dentro del sistema de las Naciones Unidas. La ambición de esto es brutal. Inimaginable. Así imposible.

Tampoco se trata de una propuesta de deschavetados. Viene desde antes de Kant -con todo y su ensayo "Sobre la paz perpetua" que confirma lo de antes- pasando por otros intelectos difícilmente calificables de poco serios como tal y tal (citarlos a todos mataría este texto). Es más. Desde el origen de la Sociedad de Naciones en los años veinte del siglo pasado -precedente de la ONU y sus malas decisiones como causa en gran parte de la Segunda Gran guerra- se ha planteado esto como un camino hacia la paz mediante la subsidiariedad. Agregaría yo: con un libre comercio mundial. Una federación mundial es sin alcabalas.

No ha pasado y quizá ni nuestros tataranietos lo verán.

Porque entre más se inventan conflictos se alejan del ideal. Entre más se inventan avenencias se acerca. Pero vámonos a la realidad. El organismo más poderoso impulsor de estas cosas al día de hoy según entiendo es el Movimiento Federalista Glogal (MFG) y miembro del ECOSOC. El más importante de ellos. Con las siguientes cantidades de instituciones miembros: 8 de América: 1 México. 1 Argentina. 5 EU. 1 Canadá. 16 deEuropa. 2 España. 3 Bélgica. 2 Francia. 2 Dinamarca. 2 Reino Unido. 2 Noruega. 1 Italia. 1 Alemania. 1 Holanda. 1 Suiza. 4 deÁfrica: 1 Ruanda. 2 Nigeria. 1 Uganda. 5 de Asia Pacífico: 1 Australia. 2 Japón. 2 India. Y cerca de 60,000 simpatizantes individuales que les meten lana.

Y esa, la única institución mexicana, está aquí. Su impulsor se llama don Francisco Plancarte y García Naranjo. Le reconozco y me arropa cuando me dice amigo. Lo importante: Planetafilia nació en Guadalajara, Jalisco, en 2001. Después se asoció internacionalmente coincidiendo con la nueva tercera o cuarta ola con el MFG (más o menos por el 2006). Luego, como consecuencia del historial de Planetafilia, recientemente se fundó, de nuevo en Guadalajara, el Centro Mexicano de Responsabilidad Global CEMERG, A.C. con el propósito de promover la adición de un segundo párrafo al artículo 39 constitucional para abrir la posibilidad de lograr un impulso hacia esa globalidad.

Sin duda don Paco me hace siempre preguntarme: ¿Qué tan realistas somos los idealistas? ¿Qué tan idealistas somos los realistas? O algo así.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- La reina de Inglaterra le da el "sí" al 'brexit'

- ¿Importa algo la locura de Trump?

- ¿Puede Trump solito tronar el TLCAN?

Patrocinado por Corona