EL BLOG

Un Clásico Nacional entre el silencio y el caos

17/02/2017 6:24 AM CST | Actualizado 17/02/2017 2:21 PM CST
DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM
Hace unos meses Vergara disfrutaba de la plenitud de opinar en entrevistas o a través de Twitter, su red social favorita. Hoy está en silencio.

Llega el Clásico del futbol mexicano abrazado por el silencio que se impuso a sí mismo Jorge Vergara, dueño de las Chivas, y de la mano de otro momento caótico que sacude al América, en donde sus malas rachas siempre están acompañadas de nubarrones de especulaciones sobre un inminente despido de su entrenador.

Hace unos meses Vergara disfrutaba de la plenitud de opinar en entrevistas o a través de Twitter, su red social favorita. Tanto él como el presidente del club tapatío, José Luis Higuera, hicieron del América el blanco favorito de sus burlas. Ambos gozaron el catastrófico centenario azulcrema, equipo que se fue con las manos vacías luego de que la directiva había prometido títulos en la segunda parte de 2016 para festejar el aniversario de su fundación.

Vergara siempre amenizó las vísperas de los clásicos con sus puntadas. Pero para esta campaña decidió hacer un voto de silencio, tal vez decepcionado de que en la pasada liguilla estaba seguro que su rebaño le propinaría un nuevo revés a los azulcremas, en los cuartos de final del Apertura 2016. Esta vez la fortuna le regaló a los alicaídos americanistas una tímida sonrisa, al poder eliminar al rival que no se cansó de burlarse de sus yerros administrativos y futbolísticos durante el festejo del calamitoso centenario.

Los seguidores del "Rebaño Sagrado", siempre echados pa' delante por la mexicanidad que presumen del equipo, deben agradecer la mala fortuna cruzazulina.

Cuando el dueño de las Chivas anunció que no daría más entrevistas a lo largo de este campeonato el estratega argentino Matías Almeyda apoyó la decisión, dándole un respiro a él y al grupo que dirige cuando eran constantemente abordados para opinar sobre los dichos del patrón. Fue un peso menos de presión sobre los rojiblancos, que marchan en la cuarta posición del campeonato con 11 puntos, cuatro más que el América, que anda entre tumbos en el sitio 12.

Tal vez Vergara y su círculo cercano se dieron cuenta que las Chivas, empezando por él, se habían conformado con celebrar los descalabros de su acérrimo rival, como hizo Higuera cuando al América se le escapó de forma increíble el título del torneo pasado ante los Tigres al verse igualados en el último minuto del tiempo extra y luego fueron batidos en serie de penales.

Una cachetada de realidad es que las Chivas viven de sus recuerdos. Presumen 11 campeonatos de liga en sus vitrinas, pero el más reciente llegó hace 11 años y esa era del llamado Campeonísimo, que consumó ocho títulos, se extinguió hace 47 años.

La grandeza de ser uno de los equipos más populares de México (junto con América, Pumas y Cruz Azul) ha quedado en las sombras cuando ni siquiera han disputado una final desde su último cetro. Los seguidores del "Rebaño Sagrado", siempre echados pa' delante por la mexicanidad que presumen del equipo, deben agradecer la mala fortuna cruzazulina, que acaparan la atención entre los grandes del futbol nacional luego de que en los últimos 30 años apenas han ganado un título y tienen ocho finales perdidas. En esas tres décadas, las Chivas están un poco mejor con tres cetros (justo el del 87 ante Cruz Azul) y dos derrotas en finales.

Hector Vivas/LatinContent/Getty Images
La afición americanista reclama con fuerza la salida de Ricardo La Volpe por el irregular paso en el torneo.

En Coapa la presión sube con el andar de los días. La afición reclama con fuerza la salida de Ricardo La Volpe por el irregular paso en el torneo y tras un triste desenlace de 2016 sin títulos que celebrar. En este torneo el equipo que se ufana de ser el más odiado, vuelve a ocupar un sitio entre los que más burlas genera, por la gran inversión que hicieron en el plantel y que únicamente les alcanza para ubicarse en sitios de media tabla.

En el ambiente está aquel 5-0 que las Chivas le propinaron al América de La Volpe en el torneo Invierno 1996, que fue el preámbulo para que poco después el estratega perdiera su puesto y las Águilas fueran la diana de críticas y burlas por su pobre desempeño. Ese partido es uno de los más dulces recuerdos a los que recurren las Chivas a falta de campeonatos.

En medio del silencio de Vergara y la creciente presión en el búnker americanista las aficiones se preparan para una nueva edición del Clásico Nacional. Para las Chivas representa un partido que puede fortalecer su ánimo de ser protagonista con miras a ser favoritos, y por fin acabar su largo ayuno de no ganar cetros de liga, mientras que para el América luce como una tabla de salvación en medio del océano de las críticas, de las que siempre van de la mano.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Pagar: la nueva identidad Puma

- El desafío de Lupita

- El festejo más auténtico por la emoción de un gol