EL BLOG

El aborto legal: nuevamente en riesgo por el conservadurismo de algunos diputados

22/03/2017 11:47 AM CST | Actualizado 22/03/2017 1:47 PM CST

SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
"No podemos permitir que los legisladores antepongan sus creencias ante el bienestar de las mujeres".

La Norma Oficial Mexicana 046 de la Secretaría de Salud (NOM-046-SSA) sobre "Violencia familiar, sexual y contra las mujeres" se modificó hace un año, para abrir la posibilidad de que las mujeres que sean víctimas de una violación puedan acceder al aborto seguro, además de la anticoncepción de emergencia y la profilaxis post-exposición al VIH que ya estaban consideradas anteriormente. El proceso de modificación fue complicado, pero al final se logró desarrollar un documento aceptable.

De acuerdo a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, en México más de 1,000 mujeres son violadas cada día. Ante los inútiles esfuerzos del gobierno de frenar esta ola de crímenes, lo menos que se puede hacer es asegurar que las víctimas tengan acceso adecuado a la justicia y a la atención de su salud. Sin embargo, estas dos cosas tampoco ocurren.

La semana pasada, diputadas y diputados del Partido Encuentro Social, vinculado con grupos cristianos, junto con el PAN convencieron a la fracción del PRI y del Verde de impedir que se discutiera en el pleno de la Cámara de Diputados la reforma a la Ley General de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, para que se reconozca la aplicación del acceso a la interrupción legal del embarazo, según lo reconoce ya la NOM-046.

Si bien esto no impide que se aplique la NOM-046 pretende provocar que la interpretación de la misma sea confusa para que la autoridades judiciales puedan negar el acceso al aborto a las mujeres violadas, particularmente a menores de edad, en aquellos estados en los que "la vida está protegida desde la concepción". En la mayoría de las entidades es ya sumamente complejo acceder al aborto legal, así que sin el respaldo de la Ley General puede ser aún más difícil.

El Frente Nacional por la Familia (FNF) y sus aliados que en 2016 se movilizaron en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, metieron en su canasta de peticiones el freno a la educación sexual en las escuelas y la prohibición del aborto bajo cualquier circunstancia, aunque estos dos temas nada tienen que ver con las uniones gays. El movimiento logró infundirle miedo a muchos políticos que creen que los conservadores tienen suficiente capital político para hacerles perder elecciones. Aunque el PRI y el gobierno federal han pretendido dar una imagen de un ser abiertos y liberales, la realidad es que constantemente siguen aliándose con el PAN en este tipo de discusiones, que ha sido el principal aliado del FNF.

Limitar el acceso al legal no hace que menos mujeres interrumpan sus embarazos. Lo único que provoca es que las mujeres lo hagan en lugares inseguros.

La batalla por el reconocimiento de los derechos reproductivos de las mujeres no solo continuará en el poder legislativo donde volverá a la Comisión de Igualdad de Género para su revisión, sino que también en el judicial. La Suprema Corte sigue siendo el espacio donde se han logrado frenar los intentos de los grupos conservadores para atentar contra la agenda progresista y es justo donde buscan meter gente ideológicamente cercana a ellos para mover la balanza hacia su lado.

Limitar el acceso al legal no hace que menos mujeres interrumpan sus embarazos. Lo único que provoca es que las mujeres lo hagan en lugares inseguros, poniendo en riesgo su salud y su vida. No podemos permitir que los legisladores antepongan sus creencias ante el bienestar de las mujeres, no solo las víctimas de violación, sino todas aquellas que así deseen hacerlo por motivos de salud, de malformaciones congénitas, económicas o cualquier otra que consideren importante.

El aborto legal es uno de los grandes pendientes para la justicia social y para la salud pública, no solo por el contexto de violencia sexual sino por la altísima tasa de embarazo no deseados que tenemos en México. A pesar de que ya se cumplieron más de dos años desde que se echó a andar la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA), pocos esfuerzos reales se han hecho para atender el problema y para mejorar el acceso efectivo de las jóvenes a los insumos y servicios de salud reproductiva.

A unos días de que se conmemorara el Día Internacional de la Mujer, le recordamos a las y los diputados que la igualdad de género no se consigue con felicitaciones ni con flores. Se consigue con acciones contundentes como el reconocimiento del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Cómo denunciar acoso sexual en CDMX y no desistir

- Las feministas odian a los hombres... y otros mitos

- Esa corrupción moral se llama machismo