EL BLOG

A un año de las megamanifestaciones del Frente Nacional por la Familia

29/09/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 29/09/2017 8:45 AM CDT
YURI CORTEZ/AFP/Getty Images
Miembros del Frente Nacional por la Familia junto a un miembro de la comunidad LGBTI en la marcha del 24 de septiembre de 2016 en Ciudad de México.

En septiembre del 2016, decenas de miles de personas se manifestaron en casi 20 ciudades del país para expresarse a favor de la "familia tradicional", convocados por la iglesia católica, iglesias evangélicas y organizaciones que se oponen a que la unión de dos personas del mismo sexo pueda ser reconocida como matrimonio de manera legal por las autoridades del país.

Durante las marchas quedó claro, a través de testimonios grabados por diversos medios, que muchos participantes no tenían idea de qué trataba la manifestación. Algunos se manifestaban en contra del aborto, otros en contra de la educación sexual y algunos más hasta contra el divorcio, aunque según los organizadores todos estaban ahí para defender la "familia natural".

La presión creada a raíz de las movilizaciones surtió efecto hasta cierto punto. La Cámara de Diputados ni siquiera pasó al pleno la iniciativa presidencial de reformar el Código Civil Federal para que se reconocieran los matrimonios entre personas del mismo sexo en todo el país, aunque en realidad esa garantía ya estaba dada por la Suprema Corte desde años antes y eso, no se movió en lo absoluto.

¿Debe permitirse la difusión de mensajes discriminatorios que incitan al odio?

Surtió efecto también para contaminar con mentiras a un gran sector de la población mexicana que ahora considera que la "ideología de género" (término poco usado en el pasado) es nociva y pone en peligro a los niños. Con esto no solo se afectó el apoyo a la unión de parejas del mismo sexo, sino también al derecho a la identidad legal de las personas trans, la educación sexual en las escuelas y hasta el acceso a los anticonceptivos, ya que para los conservadores todo va en la misma canasta progresista e inevitablemente una cosa lleva a la otra.

La gran falacia de la ideología de género no es exclusiva de los conservadores en México; en Polonia logró que la gente apoyara la penalización del aborto bajo cualquier circunstancia, en Colombia logró que el No triunfara en el referéndum del proceso de paz y en Australia, ha movido la balanza para que la población vote en contra de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el plebiscito próximo a realizarse. Todo por el miedo a que "la mafia gay" venga por tus hijos para convertirlos en homosexuales o en trans. Nada más lejano de la realidad.

¿Qué más ha pasado en este año?

Hace unas semanas trascendió que Juan Dabdoub, presidente de ConFamilia, dejó de ser reconocido como vocero del FNF por otras organizaciones que forman parte del Frente después de haber agredido a una mujer frente a la prensa. Sin embargo, otras organizaciones que son parte del FNF como Dilo Bien, Yo Influyo, Pasos por la Vida, Juntos por México, la Unión Nacional de Padres de Familia y Red Familia continúan la labor de movilización e incidencia, sobre todo con miras a las elecciones del 2018.

Durante el último año, el FNF ganó visibilidad gracias al autobús naranja que circuló por varias ciudades del país, pero fuera de esa gira, no hubo gran presencia mediática como sí existió en 2016. El paso del autobús que traía el mensaje "#ConMisHijosNoSeMetan" provocó indignación entre organizaciones LGBTI que le bloquearon el paso. Y propició también un gran debate en redes sociales sobre la libertad de expresión: ¿debe permitirse la difusión de mensajes discriminatorios que incitan al odio?

En el último año también quedó claro que a pesar de las calumnias esparcidas por el FNF, el movimiento LGBTI está más fuerte que nunca ya que son más de 80 las ciudades donde salen a las calles a defender el orgullo y la dignidad de la diversidad sexual; se cuenta con importantes aliados en los medios, la academia y los organismos internacionales que consistentemente defienden los derechos humanos; más estados como Michoacán y Morelos se han sumado al reconocimiento de la identidad legal de las personas trans.

El movimiento LGBTI está más fuerte que nunca.

Además, la Suprema Corte determinó que en los estados de Chiapas y Puebla se deben reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo a pesar de que los respectivos congresos estatales no modificaron sus leyes. Sin embargo, cabe mencionar que desde el año pasado, en ningún estado ha avanzado el matrimonio vía el Congreso a pesar de que en algunas entidades se han introducido iniciativas como es el caso de Durango y Sonora.

¿Qué sigue?

Las campañas electorales del 2018 sin duda estarán permeadas por el FNF queriendo imponer su agenda a través de los partidos más cercanos ideológicamente como el PAN y el Partido Encuentro Social. Será interesante ver qué sucede con la alianza PAN-PRD en cuanto a compremeter la agenda pro-LGBT que ha tenido este último partido en los últimos años. Habrá que ver también si MORENA logra reconciliar el conservadurismo de su candidato presidencial con la posición progresista de la gran mayoría de sus afiliados. También será importante seguir la postura de los priistas, quienes el año pasado le dieron la espalda a la iniciativa de Peña Nieto sobre matrimonio igualitario en todo el país.

A pesar de lo absurdo que a muchos nos pueden parecer los postulados del FNF, no debemos olvidar que vivimos en un mundo de alternative facts donde a través de redes sociales y algunos medios, cualquier persona puede querer imponer "su verdad" como la verdad absoluta y mucha gente se los cree. Así ocurrió con la elección de Trump, con el Brexit y recientemente con la campaña de miedo y odio que lanzaron los conservadores en Australia contra la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Es necesario seguir defendiendo la laicidad de las instituciones, la información basada en evidencia y la educación de la sociedad para que se respete la diversidad sexual. No se pretende implantar un Imperio Gay, solo se busca que las autoridades que sean electas el próximo año defiendan los logros ya alcanzados y se continúe la lucha para erradicar la violencia motivada por orientación sexual e identidad de género, se reconozca el derecho de las personas trans a tener un reconocimiento legal y se impulse la educación sexual integral que contenga una perspectiva de diversidad.

Twitter: @baruchdom

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.