EL BLOG

'Startups' mesiánicas

12/06/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 12/06/2017 10:24 AM CDT

naumoid via Getty Images
"Es la primera vez en la historia de la humanidad que alguien hace algo así", me dijo el emprendedor. Esteeee... no

"Yo soy LA persona que está haciendo LA disrupción en el ecosistema de fintech", me dijo categóricamente mi visitante.

Regla general: si tienes que anunciarle al mundo algo así, muy probablemente no seas tú esa persona. Pero bueno.

En los últimos meses mi rol ha cambiado de manera radical. Pasé los últimos 7 años emprendiendo, y ahora trabajo en una empresa grande. Los últimos años me la pasé tratando de conseguir citas para vender los servicios de mis startups. Y ahora estoy más bien del otro lado: recibiendo emprendedores que quieren que les compre sus servicios.

Vaya lecciones que he aprendido, por no decir qué cantidad de errores cometí cuando estaba del otro lado de la mesa. Hay momentos en que me veo reflejado en mis visitantes, y honestamente hasta pena me doy a mí mismo.

Entre más "clichés corporativos" escucho, menos atención pongo.

Algunas de las recomendaciones que hoy me atrevo a hacer:

  • Averigua todo lo que puedas acerca de la empresa que vas a ver, así como de la persona que te va a recibir, además de que te permitirá enfatizar mejor por qué tu solución es adecuada para el cliente. Este tipo de detalles demuestran que cuidas los detalles y realmente quieres lograr algo.
  • Soy un convencido de la importancia de contar las historias detrás de las empresas, pero asegúrate primero que la persona con la que estás hablando sepa de qué se trata la cosa. Con frecuencia recibo personas que empiezan echando un rollazo acerca de la industria y cómo fueron llegando a su solución. Para la mitad del camino, me siento perdido y no sé ni de qué se trata la cosa (ojo especial a los consultores, promotores de temas relacionados con "liderazgo", "cultural change", "strategic alignment", etc.). Dime primero qué haces — una descripción de una sola línea —  y ya luego le entramos a la filosofía detrás y toda la historia.
  • Muy relacionado con lo anterior: entre más "clichés corporativos" escucho, menos atención pongo. "Lo que hacemos es la transformación cultural diseñando procesos de alineamiento con el liderazgo diferenciado para innovar con design thinking y que los equipos de alto desempeño rompan los silos para lograr digitalización en un hackatón con big data y liderazgo cultural de transformación". Ajá.
  • Lo más probable es que la persona que te reciba tenga más cosas qué hacer en el día, así que no le hagas perder el tiempo. Todas las personas tenemos la misma cantidad de horas disponibles cada día, y todos los días elegimos qué hacer con ese tiempo. Hazle sentir a quien te recibe que tomó la decisión correcta al asignártelo. Y termina antes.
  • Si bien es esencial que expliques por qué tu servicio/producto/empresa es extraordinario, no le asignes etiquetas mesiánicas. Si lo que traes es realmente valioso, deja que tu cliente llegue a esa conclusión. "Es la primera vez en la historia de la humanidad que alguien hace algo así", me dijo el emprendedor. Esteeee... no. No es.

Tengo muy presente lo que me costaba conseguir citas en algunas empresas, y lo importante que era para mi empresa lograr un acuerdo con ellas. Por eso me identifico con quienes nos visitan, y por eso voy a seguir dedicando tiempo a recibir a emprendedores que tengan soluciones para creativas y bien ejecutadas. Son clave para nuestro futuro.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- El mexicano que vivió en las entrañas de Silicon Valley dice que el futuro está en....

- La adicción al trabajo no te hace más productivo

- Estas 5 marcas de tecnología ya lograron colarse en las 100 más valiosas del mundo