EL BLOG

¿Por qué nos indignamos tanto cuando un creador extranjero trabaja con artesanos mexicanos?

03/08/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 04/08/2017 9:32 AM CDT

Instagram: louboutinworld
El diseñador francés Christian Louboutin durante su visita a México.

Desde hace más de 10 años he colaborado con artesanos del país a través de diferentes modelos, fundaciones y negocios sociales.

Con alegría he visto que en los últimos años ha crecido el interés por el arte popular, los textiles tradicionales y lo hecho a mano. En general creo que hoy como consumidores somos mucho más conscientes.

Esta moda por lo artesanal tiene beneficios y desventajas para sus productores. Y como parte de esto es importante pensar cuál es la línea de lo ético, qué significa colaborar con artesanos, en qué se basa el comercio justo. Hoy me pregunto especialmente estas y otras cosas a partir de la controversial colaboración de Christian Louboutin y un grupo de artesanas mayas de Yucatán.

¿El pago a las artesanas fue justo?

Objetivamente, sobre el resonado caso de las bolsas del diseñador francés Christian Louboutin, me parece que lo que se pagó a las artesanas por tres horas de trabajo excede por mucho lo que la mayoría de los diseñadores nacionales están pagando a los artesanos en nuestro país. Solo por poner un ejemplo: Aid to Artisan —organización que promueve el desarrollo económico de los artesanos mexicanos— paga 16 pesos la hora de trabajo en Chiapas, mientras que la Fundación Haciendas del Mundo Maya (FHMM), la asociación que coordinó la producción artesanal para Louboutin y su colección MEXICABA, pagó 235 pesos por tres horas de trabajo.

Desgraciadamente, una colaboración y tres horas de trabajo no cambiarán la vida de las artesanas que participaron en el proyecto ni es suficiente para mejorar su calidad de vida. Es aquí en donde nuestra decisión como consumidores tiene tanto peso, en la medida en la que seamos más conscientes sobre qué marcas y productos compramos tendremos más injerencia en la industria de la moda.

¿Se regateó?

Sin caer en el regateo, sí se buscaron técnicas más rápidas y, por lo tanto, más baratas. No incluyeron en el diseño de la bolsa MEXICABA el telar de cintura —que por su complejidad es mucho más caro— y en su lugar utilizaron lienzos de telar de pedal. ¿Será que una bolsa que cuesta 28 mil pesos no puede llevar un lienzo de telar de cintura? Las técnicas de arte popular que están en mayor riesgo de desaparición son las que por el tiempo de elaboración se vuelven más costosas. Ejemplo claro de este fenómeno son las hermosas canastas Seris, que debido a su tejido tan apretado son utilizadas para transportar agua y pueden llegar a costar hasta 50 mil pesos.

Inah.gob.mx
Canasta serie creada en Punta Chueca, Hermosillo, Sonora.

La diferencia entre lo que se pagó a las artesanas y el precio de la bolsa

Esta diferencia es la que despertó tanta indignación y crítica sobre el proyecto. Creo que el enojo estuvo mal dirigido, pues se ha criticado a FHMM cuando la institución no fue la que estableció el precio final de la bolsa. Sin embargo, creo que como instituciones tenemos que tener cuidado con qué proyectos nos vinculamos y bajo qué condiciones se facilita el trabajo. Es responsabilidad de estas instituciones cuidar los mejores intereses de los artesanos, porque desgraciadamente muchos grupos artesanales no cuentan con las herramientas para negociar términos justos en este tipo de colaboraciones.

¿Las colecciones especiales de esta casa francesa son un social wash?

El fenómeno artesanal y hecho a mano sin duda está muy de moda, pero a veces parece que los menos beneficiados por dicha moda son los propios artesanos. Sería interesante saber cuál fue la ganancia mercadológica para la casa francesa por estas colecciones (más allá de la cantidad de dinero obtenida por la venta de la bolsa). ¿Se están beneficiando los artesanos que participan en la elaboración de la bolsa de igual forma? ¿No sería justo, por ejemplo, que la artesana que aparece en la tan reproducida fotografía en donde aparece el diseñador francés hincado frente a ella, recibiera un beneficio por el uso y reproducción de esta imagen?

¿Es justo que lo que se pagó a las artesanas mayas sea menor al 1% del precio final de la bolsa MEXICABA?

He escuchado muchos comentarios que se pueden agrupar en la siguiente frase: "Por lo menos vino a hacerlas en México y no copio el bordado en algún país asiático". No estoy de acuerdo, creo que debemos seguir buscando mejores maneras para que los artesanos incursionen en el mundo de la moda y, sobre todo, en participaciones más equilibradas entre ellos, los diseñadores y las marcas de lujo. La moda ética y todos los que participamos en este movimiento debemos buscar que la brecha entre lo que se le paga a un artesano y el precio final de producto sea menor. Sigamos intentando esquemas más justos para todos.

Si nos indigna tanto la disparidad entre el precio final de la bolsa y el pago hecho a las artesanas, entonces hagamos el hábito de comprar más piezas artesanales directamente a los productores, o a través de marcas que trabajan bajo lineamientos de comercio justo. Y, por favor, NUNCA regateen el precio a un artesano.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Estos artesanos quieren comercializar su obra a precios justos

- La artesanía como placer

- Esta diseñadora hace moda para la resistencia