EL BLOG

Gamers: los principales verdugos de las películas basadas en videojuegos

18/08/2017 12:00 PM CDT | Actualizado 18/08/2017 3:59 PM CDT
20th Century Fox/YOUTUBE
Fotograma de "Assassin’s Creed".

Los videojuegos se están convirtiendo en una parte esencial de la cultura pop. Una de las muestras de esta hegemonía, que empezó con la salida de la New Gen (nueva generación) de consolas como el Xbox One o la PlayStation 4 en 2013, es la tendencia de estudios cinematográficos en adaptar las historias y narrativas de este mundo digital a la pantalla grande.

Pero a comparación del recibimiento que tienen otras súper producciones estadounidenses como la saga de Transformers, existe un nivel de críticas mucho más profundo y especializado cuando es un filme basado en un videojuego. Esto porque los que deciden el éxito de una película (el público) cada vez son más los que activamente juegan en su consola o reconocen rasgos de la cultura videojueguil moderna.

El duro escrutinio al que se atienen estas películas es comprensible a partir de los datos revelados por un estudio realizado por la Competitive Intelligence Unit, el cual concluyó que el valor industria de los videojuegos en México asciende a 22,000 millones de pesos y que el número de jugadores registrados en cualquier plataforma llegó a la cifra de 59,1 millones de usuarios.

Sony Pictures Entertainment/YOUTUBE
Fotograma de "Resident Evil: The Final Chapter"

Mientras más jugadores "casuales" haya, más difícil le irá a cualquier producción que quiera basarse en un videojuego.

Nótese los rotundos fracasos de franquicias como Resident Evil, en su última entrega obtuvo un bajo 5.6 de calificación en IMDB (con 54 mil votos), que teniendo páginas y páginas de narrativas de la saga original (que salió por primera vez para PlayStation) se decidió por una trama insípida que raramente menciona o introduce elementos de los videojuegos.

Es un videojuego que marcó época (desarrollado por Capcom) con figuras inolvidables como Chris Redfield, Jill Valentine, Sheva Alomar o Albert Wesker, los cuales no tuvieron la representación que merecían en la pantalla grande.

En cambio Screen Gems (una de las subsidiarias de Columbia Pictures y productora líder de Resident Evil 6) que en su momento se vio visionaria, optó por el personaje de Alice (Milla Jovovich) y se aseguró que fuese algo diferente a lo que nos habían mostrado los videojuegos.

En las seis diferentes entregas (cuatro dirigidas por el inglés Paul W.S. Anderson) no existió, a excepción de algunos guiños, ningún elemento sacado directamente de la saga original. Ni la historia principal, ni el desarrollo de personaje, nada. Todo trata del sufrimiento y supervivencia de una humana mutante (Alice) en un mundo lleno de zombies. Se enfocaron en lo más banal e intrascendente de la historia: los zombies.

Otro buen ejemplo es el reciente fracaso de Warcraft o Assassin's Creed, dos franquicias dentro de los videojuegos que también han trascendido. Pero que también sufrieron bajas calificaciones entre los usuarios de IMDB en sus respectivas adaptaciones, la primera llegando a 6.9 y la segunda cayendo a 5.9; ambas salieron en 2016.

No son malas películas, sino que al ser adaptaciones se les juzga con mucho rigor a partir de la similitud o diferencia que tengan respecto al videojuego.

Warcraft, la creación de Blizzard Entertainment, sigue siendo el referente en la categoría de multijugador masivo en línea (MMO) y fue de los primeros videojuegos de la historia que pusieron esa experiencia al alcance de cualquiera, además de fabricar una interconexión entre diferentes jugadores alrededor del mundo que consecuentemente formó una gran comunidad de fans y usuarios.

Por otro lado, Assassin's Creed es el que introdujo una aproximación a los videojuegos que no necesitaba ser guerra, disparos, sangre y multijugador, sino que tenías que completarlo utilizando habilidades de sigilo e inteligencia para poder pasarlo satisfactoriamente. Esto, junto a una narrativa donde se mezcló el medioevo y un mundo futurista, lo convirtió en uno de los hitos más grandes en la cultura videojueguil.

Sin embargo, algo que noté al leer las reacciones que tuvieron las dos películas ya mencionadas fue que la mala calificación no la daban por su calidad en los ámbitos de guión, dirección, edición, montajes o incluso actuación. La negativa iba más por el lado de la literal adaptación de elementos o personajes del videojuego a los filmes.

No son malas películas, sino que al ser adaptaciones se les juzga con mucho rigor a partir de la similitud o diferencia que tengan respecto al videojuego. Por eso no hay premios de "contenido" donde compitan al mismo nivel una canción, una película, un videojuego o una serie. Hay premios dedicados para cada uno. No se les debe calificar de la misma manera. Y esa es la lección que no ha aprendido la comunidad gamer: "O son peras, o son manzanas".

Aun así, Warner Bros. Studios reveló que la adaptación de Tomb Raider, donde Lara Croft será interpretada por Alicia Vikander (Ex_Machina y La chica danesa), se estrenará el 16 de marzo del próximo año. Solo les tengo un consejo para cuando vayan a verla: no la comparen con su contraparte videojueguil y la disfrutarán diez veces más.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Netflix espera lograr con 'The Witcher' lo que HBO hizo con 'Game of Thrones'

- Este videojuego es tan adictivo que hasta el ejército chino está preocupado

- Campus Party: del evento geek a incubadora de talento tecnológico