EL BLOG

Trump puede crear trabajos y ofrecer seguridad a los estadunidenses con la ayuda de México y China

Su propuesta de infraestructura por un billón de dólares podría asociarse con el del Banco de Inversión en Infraestructura de Asia que encabeza China para construir una “frontera solar”.

05/01/2017 6:17 PM CST | Actualizado 05/01/2017 6:18 PM CST

ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM
Enrique Peña Nieto y Donald Trump se reunieron en agosto del año pasado en Los Pinos, cuando el norteamericano era aún precandidato a la presidencia de su país.

Donald Trump es famoso por ser un líder pragmático y "de acciones". Como presidente electo quiere mantener las promesas que hizo a los que votaron por él y al mismo tiempo sanar las heridas que provocó una campaña tan dividida. La pregunta es ¿puede crear trabajos por medio de una inversión en infraestructura y construir un obstáculo físico en la frontera entre México y EU que evite los cruces ilegales y peligrosos, y al mismo tiempo resolver los desencuentros con México, la California liberal y de conciencia ecológica, e incluso con China?

La respuesta es "sí". Puede hacerlo si continúa la imaginativa propuesta de uno de los principales ecologistas de México, Homero Aridjis, y de James Ramey, profesor de la Universidad Autónoma de México.

Ellos proponen construir un muro de paneles solares que mide de ancho la tercera parte de lo que mide un campo de fútbol en su lado de la frontera con EU que mide casi 3,800 km con la idea de capturar la intensa luz del desierto del norte de México. Una nueva red de corriente directa de alto voltaje distribuiría energía a las ciudades y poblaciones que se encuentran a ambos lados de la frontera de Texas a California. Por supuesto que México pagaría la instalación, y se quedaría las ganancias de vender esta energía a las casas y servicios públicos en ambos países. Y los trabajos que se crearan mantendrían en casa a los migrantes en potencia.

Especial

Es más, según publicaron recientemente Aridjis y Ramey en The World Post, esta instalación física "tendría un efecto civilizatorio en una zona peligrosa". Y siguiendo con la idea: "ya que las plantas solares requieren de medidas de seguridad para mantener fuera a los intrusos, la frontera solar serviría de hecho como reja, y reduciría la porosidad de la frontera al tiempo que produciría beneficios económicos importantes, así como ambientales y de seguridad en ambos lados. Haría el tráfico de drogas, de armas y de gente más difícil para los cárteles criminales".

Considerando que la luz del sol se da casi igual en ambos lados de la frontera, la pregunta obvia es, ¿por qué no copia el proyecto EU en su territorio y duplica la capacidad de energía (y reduce los costos) los trabajos y la seguridad en la frontera?

Este proyecto parece ser un buen candidato para el plan de gastos en infraestructura de un billón de dólares del presidente electo. California podría invertir las ganancias de su sistema de límites e intercambio (cap and trade) con este fin. Podría también, si es necesario, emitir bonos de ingresos que no pagarían los contribuyentes sino los ingresos por el uso de energía. De cualquier forma, una frontera solar ayudaría de manera importante a alcanzar el compromiso del California para reducir los gases de efecto invernadero a un 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para 2030.

REUTERS/Mark Schiefelbein/Pool
El presidente chino Xi Jinping, durante la ceremonia de apertura del Banco Asiático para la Inversión en Infraestructura el 16 de enero de 2016.

Otra fuente de financiamiento podría venir del nuevo Banco Asiático para la Inversión en Infraestructura o AIIB (por sus siglas en inglés), que encabeza China, y que se estableció para este tipo de proyectos tanto fuera de la cuenca del Pacífico como en Eurasia. El presidente Xi Jinping dice que, a pesar de otros conflictos, existen posibilidades de una relación en la que tanto EU como China ganen. Desafortunadamente, EU cometió un error estratégico al no unirse al AIIB, aunque otros aliados cercanos como Gran Bretaña, Francia, Alemania y Australia sí lo han hecho. México permanece fuera por la presión de EU.

Si el presidente Trump tuviera como esta como una de sus prioridades al principio de su administración, demostraría que está dispuesto a cooperar con China y también a confrontarla cuando sea necesario. Probablemente entonces México también se uniría. El ex director de la CIA, Jim Woolsey, asesor de Trump, señaló públicamente que EU tiene que corregir el "error" nacional y convertirse en miembro del AIIB.

Como artífice principal de arreglos, el presidente Trump podría incluso negociar una tarifa en concesión con el AIIB por el simple hecho de buscar la paz y combatir el cambio climático, una prioridad de China. También podría argumentar que esta sería una manera para que China recirculara algo de los 3 billones de dólares en reservas que se han acumulado como resultado del superávit comercial con EU.

DOMINICK REUTER/AFP/Getty Images
El expresidente Al Gore tras salir de su reunión con Ivanka Trump en la Torre Trump de Nueva York el 5 de diciembre de 2016.

Un enfoque tan innovador en lo que se refiere a trabajos, la frontera, China y el cambio climático podría resultar muy atractivo para los principales miembros del poderoso círculo interno de Trump así como para otros de sus socios. Su hija, Ivanka, abrió las puertas a Al Gore en la Torre Trump para un encuentro del presidente electo con él. Y se dice que se quiere que el cambio climático sea una prioridad de cualquier carpeta que termine manejando ella durante la nueva administración.

Arnold Schwarzenegger, el sucesor de Trump en El Aprendiz y exgobernador de California que creó la primera ley para el cambio climático, es también un defensor apasionado de las energías renovables. El único propósito de su organización R20 Regions of Climate Action es llevar financiamientos privados y asesoría técnica a los gobiernos para los proyectos de energía limpia. Además de esto, SolarCity de Elon Musk podría ser una socio entusiasta. Y recientemente, el presidente electo cenó en su propiedad de Mar-a-Lago con el multimillonario mexicano Carlos Slim, quien es también un inversionista potencial.

Junto con California, Arizona y Nuevo México, Texas, el estado natal del secretario de energía designado, Rick Perry, también saldría beneficiado en términos de trabajos, seguridad y reducción de costos de energía.

Donald Trump no es sino audaz. Ha demostrado que puede realizar lo que otros consideraban imposible. Existen muchas razones para creer que esta idea atraerá su fértil imaginación.

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Ford sólo es el inicio, Trump puede desatar una guerra comercial que no beneficiará a nadie

- El patriotismo por obligación es un peligro

- Lo que las naciones emergentes pueden aprender de la locura que encumbró a Trump