EL BLOG

La vida más antigua en la Tierra

28/04/2017 12:00 PM CDT | Actualizado 28/04/2017 3:55 PM CDT
Paul Harrison
Estromatolitos modernos en la Bahía Shark, Australia.

El origen de la vida en la Tierra es uno de los paradigmas que se encuentra en constante revisión y que dentro de la comunidad científica se ha debatido recientemente, tras una publicación de la revista Nature. En ella, presenta evidencia asociada a la viday que remonta a la Tierra primitiva.

Han pasado poco más de 20 años desde que el estadounidense William Schopf descubrió las alfombras bacterianas, datadas en 3,500 millones de años y que dieron pie al hallazgo de otras originadas hace 3,900 millones de años: la edad de vida más antigua en la Tierra. Este hecho causó una de las primeras controversias, ya que se demostró que las estructuras pudieron formarse mediante procesos naturales no relacionados con la actividad bacteriana.

Debido a esto, la comunidad científica decidió utilizar la edad que presentaba evidencia concreta, por lo que el origen se consensuó en 3,500 millones de años; sin embargo, el revuelo se repite con el nuevo descubrimiento de actividad bacteriana que tiene al menos 3,770 millones de años de antigüedad, y que posiblemente se extienda a los 4,280 millones de años.

La revista científica señala que la evidencia se localizó en rocas sedimentarias ferruginosas (que contienen hierro, figura 1) en el cinturón Nuvvuagittuq en Canadá. Lo más interesante radica en que dicho hallazgo se encontró en rocas asociadas a las ventilas hidrotermales del fondo oceánico, las cuales representan uno de los posibles ambientes que más adeptos tiene para establecer el origen de la vida.

Figura 1.- Roca ferruginosa del cinturón Nuvvuagittuq en Canadá. Se observan bandas de jaspe (rojo) y hematita (gris) en la roca donde se tomaron las muestras analizadas. Tomado de Dodd et al., 2017.

Figura 1.- Roca ferruginosa del cinturón Nuvvuagittuq en Canadá. Se observan bandas de jaspe (rojo) y hematita (gris) en la roca donde se tomaron las muestras analizadas. Tomado de Dodd et al., 2017.

El equipo científico multidisciplinario internacional, liderado por el Dr. Matthew S. Dodd de University College London (UCL), asegura haber encontrado tubos y filamentos de hematita (mineral de hierro, figura 2) con morfologías similares a las que forman microorganismos análogos descritos en rocas más jóvenes. Además, identificó rosetas de hematita con hojas de apatito (mineral de calcio y fósforo) y grafito (mineral de carbono) que corresponden a la actividad bacteriana ya observada en los ambientes de las ventilas hidrotermales, por lo que se descarta que tengan un origen diferente al biológico.

Figura 2.- Filamento de hematita asociado a actividad bacteriana en ventilas hidrotermales del fondo oceánico (similares a las asociadas a actividad biológica actual). Tomado de Dodd et al., 2017.

Figura 2.- Filamento de hematita asociado a actividad bacteriana en ventilas hidrotermales del fondo oceánico (similares a las asociadas a actividad biológica actual). Tomado de Dodd et al., 2017.

Este descubrimiento tiene grandes repercusiones en el estudio de la evolución de la vida en su formación temprana, así como su rápida evolución durante la formación del planeta cuando se encontraba bombardeado continua e intensamente por cientos de meteoritos, asteroides y cuerpos de mayor tamaño, hasta llegar a nuestros días.

En ese mismo periodo inicial resalta la existencia de agua líquida en la superficie terrestre y en la de Marte, por lo que se vuelve más que posible encontrar en un futuro, restos de vida primitiva en el planeta rojo en el mismo rango de edad (3,770 a 4,280 millones de años) y que puede cerrarse en torno a los 4,000 millones de años, siendo pragmáticos.

Se vuelve imprescindible el intensificar las investigaciones científicas en ambientes asociados a ventilas hidrotermales. Ahora al menos conocemos dónde y qué buscar, además de contar con altas probabilidades de hallar vestigios de vida. Sin duda, un gran descubrimiento, y un punto más al origen de la vida en el fondo oceánico.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

-Él es el último rinoceronte blanco del norte que habita en la tierra, y está en Tinder

-El maíz y el hombre: ¿quién inventó a quién?

-Un paseo por las alturas de Son Doong, la mayor caverna del mundo