EL BLOG

Cómo las redes sociales manipulan nuestras vulnerabilidades

28/11/2017 10:00 AM CST | Actualizado 28/11/2017 1:44 PM CST

Getty Images
Se experimenta con diferentes técnicas para manejar la atención del usuario y conseguir suculentos beneficios con la venta de esos datos, además de potenciar la adicción, claro.

En estos momentos nos encontramos ante una situación mucho más preocupante de lo que la gente cree. Los propios ingenieros y diseñadores que desarrollaron los elementos característicos de Facebook, Twiter, Google o Snapchat empiezan a desmarcarse y a alzar su voz alertando de los peligros reales de adicción a los móviles y a las redes sociales.

Es lo que se empieza a llamar la DISTOPÍA de los móviles. Es decir, la Utopía negativa. Lo cual implica una sociedad futura peor que la actual de lo que ya nos alertaban George Orwell y Aldous Huxley por ejemplo. Antes parecía pura ciencia ficción. Ahora empieza a dibujarse como una realidad en la que las personas tienen la mente atrapada y absorbida por la tecnología.

En los últimos años en Silicon Valley se ha desencadenado una verdadera competición en pos de la atención de las personas, y detrás de cada diseño aparentemente inocuo de las redes sociales, desde el puño hacia arriba de los "me gusta" hasta el globito rojo que te avisa de la llegada de algún tipo de mensaje o actualización están pensados con sumo cuidado para atraer nuestra atención. Son como un ring brillante y seductor, pero a la vez completamente vacío.

Es una maquinación muy reflexionada con el fin de engancharte al sistema. Lo que empezó como un regalito de positivismo en Facebook, ese "me gusta" fue copiado por todas las redes sociales, apps y sitios web, ya que ese estímulo de corto plazo gracias a la reafirmación social engancha, y mucho.

Actualmente tiene lugar en San Francisco incluso una conferencia anual para diseñadores, programadores y emprendedores que acuden desde todo el mundo (cuesta $1,700 asistir) en la que se enseña a manipular a la gente para que utilice de forma habitual sus productos. Es decir, se busca que la tecnología sea usada de forma compulsiva, que es lo que han logrado los gigantes como Facebook, Instagram, Twiter o Google.

No hay ningún tipo de ética detrás, las empresas tecnológicas explotan las vulnerabilidades humanas.

Tienes el impulso de ojear cualquiera de ellos, y sin darte cuenta después de una hora te encuentras aún mirando. Todo esto está muy pensado y articulado para que así sea. Muchos programadores estudian con psicólogos especializados en maneras de diseñar tecnología para persuadir a los que la utilizan. Se emplean trucos psicológicos sutiles que saben que desarrollan hábitos. Por ejemplo, cuando tenemos emociones tales como el aburrimiento, la soledad, frustración o confusión, surge una molestia o irritación que nos lleva a caer en acciones inconscientes para poder calmar esas sensaciones incómodas.

No hay ningún tipo de ética detrás, las empresas tecnológicas explotan las vulnerabilidades humanas —entre las que se encuentran la necesidad de aprobación ajena y el tapar a toda costa el aburrimiento— para empujar sutilmente a la persona a dar al "me gusta" (algo en apariencia inocente) pero fundamental para acumular y almacenar esa información y venderla la mejor postor, lo cual se traduce en ganancias millonarias a través de publicidad excepcionalmente personalizada.

Se experimenta con diferentes técnicas para manejar la atención del usuario y conseguir suculentos beneficios con la venta de esos datos, además de potenciar la adicción, claro. De hecho los diseños más seductores se basan en los mismos principios que hacen el juego tan compulsivo: recompensas variables, tener que actualizar cada vez que te avisan de que hay un nueva notificación y deslizar la pantalla como las máquinitas de casinos. Nuestras tendencias perjudiciales son así aprovechadas.

Debemos ser conscientes de lo que realmente ocurre para poder gestionarnos mejor.

Ha aparecido recientemente un estudio que demuestra que la gente toca, desliza o teclea en su teléfono 2,617 veces al día de media (el estudio se realizó con 100,000 personas con un seguimiento de varios días, 24 horas al día), y dedicamos de media 2 horas 40 minutos a mirar la pantalla del móvil. Y esto sin contar las veces que miramos el móvil para visualizar notificaciones, saltar una canción o lo que sea sin meter nuestro código o sin poner la huella digital para activar la contraseña.

¿A ustedes les parece normal? ¿Les parece que es la mejor manera de utilizar nuestro foco y nuestra energía? Por si fuera poco, también hay investigaciones que indican que nuestras capacidades cognitivas en general se ven menoscabadas y que la utilización excesiva del teléfono afecta negativamente a la inteligencia. Básicamente estamos distraídos todo el tiempo.

Como no podemos depender de que desaparezcan todas esas seducciones de nuestra vista y de no tener tentaciones para no caer en ellas, debemos ser conscientes de lo que realmente ocurre para poder gestionarnos mejor. Algunas veces hay que simplemente cortar las horas o momentos de acceso a nuestro teléfono, y otras tenemos que entrenar nuestra mente para no caer en las trampas que tan bien han urdido estas multinacionales de la tecnología. Debemos recordar que al final el control sobre lo que entre en nuestra mente y sobre nuestros comportamientos está en nuestras manos.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.