EL BLOG

De la granja a la mesa: la vida de los inmigrantes que cultivan lo que comen los estadunidenses

La mayoría de los los estadunidenses se rehusan a trabajar en estas condiciones.

08/01/2017 12:00 PM CST | Actualizado 08/01/2017 12:06 PM CST
Getty Images

No es mi tipo de trabajo. Simplemente es sucio. Me sorprende que no tengan un cargamento de mexicanos dispuestos a hacer eso. ¿Lo embarcan todo a México? Estas fueron las respuestas de cuatro estadounidenses desempleados en busca de trabajo cuando se les preguntó si ellos considerarían trabajar en una granja lechera. En la misma área, al preguntarle a un puertorriqueño si haría el trabajo, dijo: "Sí, si hay trabajo que hacer, empezaré ahora". El salario promedio de uno de estos trabajadores inmigrantes es de $12 dólares por hora de 2 am a 12 pm, con compensación adicional de un lugar para vivir en la granja.

En pocas palabras, la mayoría de los estadounidenses se niegan a trabajar en esas condiciones, y con el 78 por ciento de los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos de origen extranjero y el 60 por ciento de los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos indocumentados, no sorprende darse cuenta de por qué los agricultores a lo largo de Estados Unidos sienten pánico al pensar en una reforma migratoria. Es probable que los alimentos que tú como estadunidense comiste hoy fueran plantados, cosechados y envasados ​​por trabajadores nacidos en México o en América Central.

En Estados Unidos, las instalaciones conocidas como centros de detención de inmigrantes están obligadas a llenar sus camas con inmigrantes ilegales cada noche. Incluso los trabajadores que han sido empleados en estas granjas durante años y a quienes sus empleadores consideran ya como familia, pueden terminar en una de estas instalaciones. A medida que más y más inmigrantes son deportados, perdemos mano de obra en un mercado que los estadounidenses no llenarán. "Son buenos en su trabajo", dijo un propietario anónimo de la granja, refiriéndose a los trabajadores inmigrantes, y cuando se les deporta los propietarios de la granja se quedan sin una fuente de trabajo.

Muchos de los propietarios sienten, sin embargo, como si no hubiera razón para desarrollar sus negocios si en cualquier segundo sus trabajadores pueden ser deportados por el gobierno.

Muchos de los propietarios sienten, sin embargo, como si no hubiera razón para desarrollar sus negocios si en cualquier segundo sus trabajadores pueden ser deportados por el gobierno. Un granjero lechero en Nueva York dijo que, "día a día, estamos atrapados entre el punto de mira del gobierno que hace las leyes, y las agencias, que hacen cumplir las leyes". Mientras que todo el mundo está haciendo su trabajo, la desconexión parece estar entre los que están tomando las decisiones en el gobierno.

Nuestro actual sistema legal de inmigración no satisface las necesidades de los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos. En la actualidad, los trabajadores "tienen que esconder sus rostros como peligrosos criminales", y los contribuyentes tienen que pagar miles de millones de dólares para deportar "gente pacífica haciendo un trabajo que incluso los desempleados estadounidenses no quieren hacer". El único programa para ayudar a los inmigrantes a quedarse y trabajar en los Estados Unidos es el programa de visas H-2A, que permite a las agroindustrias calificadas contratar a trabajadores extranjeros para ocupar cargas de trabajo temporales. La mayoría de los analistas, sin embargo, argumentan que es un sistema descompuesto, plagado de ineficiencias burocráticas, especialmente porque este programa sólo se aplica a los trabajadores temporales.

Esto significa que para todos los demás trabajadores es cuestión de cuándo —no de si— serán recogidos y colocados en una cama de un centro de detención para ser deportados, todo pagados con dinero de los impuestos. Y una vez que han sido deportados, los trabajadores regresan porque han estado lejos de su hogar original tanto tiempo que Estados Unidos se ha convertido en su casa. Este ciclo no solo es un desperdicio de dinero de los contribuyentes, sino que también es extremadamente duro para la economía agrícola.

Una vez que han sido deportados, los trabajadores regresan porque han estado lejos de su hogar original tanto tiempo que Estados Unidos se ha convertido en su casa.

A medida que la demanda de productos alimenticios aumenta junto con la cantidad de la población, los agricultores lucharán cada vez más para mantenerse al día con la demanda, llevando a Estados Unidos a desarrollar una dependencia de los países extranjeros para producir nuestros alimentos. El Director de Relaciones del Congreso de la Federación de la Oficina Agrícola Americana dijo que: "Si nada cambia, vamos a seguir viendo más escasez e inestabilidad en los mercados... No nos podemos sostener en esas condiciones, y llegaremos al punto en el que, en lugar de importar nuestra mano de obra, estaremos importando nuestra comida".

Se han propuesto soluciones como la creación de un programa de "tarjeta azul", para permitir a aquellos que han demostrado su valor como trabajadores permanecer o revisar el programa H-2A para facilitar a los agricultores la obtención de trabajadores lo más rápidamente posible que los necesiten. Casi todas las ideas llevan de nuevo a una respuesta, necesitamos permitir que los inmigrantes entren a este país para trabajar en los que los americanos no desean.

Como dijo Martin Herron, quien trabajó en el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos de 1998 a 2011: "La inmigración es una batalla que no se puede ganar". Martin sugiere que creemos una amnistía para permitir a los inmigrantes al país porque los necesitamos. Para los hispanos que vienen a los Estados Unidos, es una cuestión de migración hacia el norte. Herron dijo: "Si estás de pie en un lado de la calle y no tienes nada, y ves al otro lado de la calle y lo tienen todo, para mí es solo una cosa de sentido común, ¿por qué no puedo cruzar la calle?"

En vez de tratar de encontrar una vía sin inmigrantes, ¿por qué no encontramos una forma de mantenerlos y seguir permitiéndoles ser parte de la historia americana de la agricultura?

Trabajos citados:

  • CNNMoney. "Trump's Immigration Policy Could Hurt U.S. Farmers." YouTube. YouTube,30 de agosto de 2016. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • "Immigration and the Rural Workforce." USDA ERS - Immigration and the Rural Workforce. N.p., n.d. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • "Immigration and Labor." Immigration and Labor | Farmworker Justice. N.p., n.d. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • Maly, Brandon. "Immigration Reform and Agriculture: What Are the Options?" AgWeb - The Home Page of Agriculture. N.p., 14 julio de 2015. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • Ministry, National Farm Worker. "Farm Workers & Immigration." National Farm Worker Ministry. N.p., 23 de marzo de 2012. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • Reform, Federation For American Immigration. Illegal Immigration's Effect On The Agriculture Industry | FAIRUS (n.d.): n. pag. Web.
  • Vicenews. "The Worst Job In New York: Immigrant America." YouTube. YouTube, 23 de julio de 2014. Web. 11 de diciembre de 2016.
  • ¡Muchas gracias Mary Claire Kruberg por la inspiración!

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Te la pintan retebonito

- Trump puede crear trabajos y ofrecer seguridad a los estadunidenses con la ayuda de México y China

- En vez del muro de Trump construyamos una frontera de paneles solares