EL BLOG

Así hay que amar a un corazón sufrido

Déjame decir su nombre, tener sus fotos... guardarlo para siempre en mi vida si quieres que también a tí te ame.

25/05/2017 8:25 AM CDT | Actualizado 26/05/2017 1:59 PM CDT
MmeEmil

Estoy ante ti... deshecha.

Mi corazón pasó por un nivel de dolor que no hay palabras que el hombre haya creado para reflejar mi sufrimiento. Para entender esa angustia, tienes que conocer los caminos del desconsuelo.

Es como si mi alma hubiera sido tragada por una oscuridad inmensa, profunda, un hoyo negro eterno. La falta de luz no me deja ver la dirección que debo tomar para llegar a la luz, qué rutas me darán respiro y qué pasillos me llevarán a la esperanza.

En la oscuridad, estoy sola.

A pesar de toda la gente que me acompañó hasta la orilla, solamente yo puedo entrar y navegar en el vacío. Solamente yo puedo entrar y mirar ese vació enorme y oscuro de mi propio infierno.

Con el tiempo, emerjo de las sombras y por las grietas la luz llega hasta mi corazón de piedra y le da calor, como una caricia de verano, suave y confortable... un sentimiento que apenas recuerdo y que ansío tener.

En mi retorno, te veo ante mí, con tu promesa de dar refugio a mi débil y sufrido corazón.

Estoy ante ti... deshecha.

Cuando estoy sola, en la oscuridad, construyo muros.

Los muros, de barras de acero y más altas que cualquier edificio en la historia, serán impenetrables para ti, invasor que quieres imponer nuevas emociones, nuevos dolores e inclusive nueva felicidad. Los muros se formaron para mantenerte fuera porque si no te dejo entrar, no saldré lastimada. Sentir nada es más fácil que volver a tener que sufrir la agonía de un adiós.

via GIPHY

Estoy segura que no te dejaré entrar... jamás. No vales el sufrimiento. No vales los días, semanas, meses y hasta años de felicidad, alegría o nuestra unión debido a la probabilidad de que tu impredecible e inminente partida me regrese a la boca de lobo de mi oscuridad.

Él me trajo hasta acá... a la oscuridad y al dolor. Se fue tras años de recuerdos, niños, días en el sol y noches en sus brazos, sintiendo su auténtico calor. Se fue tras una vida de felicidad que no duró toda la vida. Su recuerdo está aquí conmigo y sonrío a todo lo que creamos, lo que compartimos. Él lo vale.

No dejaré que tú me regreses a ese lugar. Simplemente me sigo repitiendo que no lo vales.

A pesar de mi distancia, no te disuades. Crees que los muros caerán y que mi corazón latirá de nuevo, que volverá a vibrar lleno de vida nueva, de esperanzas renacidas y nuevas oportunidades.

Copyright by Siripong Kaewla-iad via Getty Images

Estás ante mi muro y esperas. Atacas mis defensas y poco a poco consigues que mi corazón de piedra vuelva a sentir esa conocida sensación de la posibilidad que les habla a mis fibras íntimas. A veces embistes una parte del muro y yo permito que caiga. Otras veces tiras una parte y yo la reconstruyo más alta y fuerte. Te pido seas paciente ante lo incierto, y lo eres... tienes que serlo si quieres esas partes de mí que saldrán cuando él se haya ido del todo.

Si te vas a quedar, necesito que entiendas unas cosas sobre cómo amarme luego de haber estado destruida. Mis muros no se caerán a menos que pueda vivir en mi verdad y que nunca quieras avasallar los lugares de mi ser donde quieres llegar.

No puedes curarme... ni siquiera lo intentes.

Cuando digo que estoy destruida no lo digo para que tú me salves. No necesito que un hombre me salve y que rescate todas las piezas rotas en mí. Yo misma tengo que salvarme. Necesito volver a unir las piezas de mi corazón y tengo que creer en mi poder para sobrevivir lo impensable. Sumarte a mi historia no arregla el pasado y no hace que olvide lo que viví en el pasado. En los días en que me siento deshecha, déjame así. No llegues ante mi muro con cosas que creas que me van a componer. Mejor déjame sentir mis emociones, contempla mi corazón roto y déjame ser.

Getty Images

No sientas celos de un fantasma... no es tu rival

Déjame ser directa. Lo amé, lo amo y lo amaré por siempre. Tú no eres un reemplazo y no vas a ocupar su lugar en mi corazón. No se puede reemplazar a la gente y el amor no es algo exclusivo. No te voy a comparar con él, así que no te tienes que preocupar el lugar que ocupa en mi corazón. Ayúdame a crear un nuevo lugar para ti y, así como a él le dejé su lugar para la eternidad, yo podría hacer lo mismo por ti. Todavía no lo sé porque el amor toma tiempo, recuerdos, experiencias y confianza. Demuestra qué tanto quieres mi lealtad y yo te mostraré qué tan profundo es mi amor. Te darás cuenta de que cuando entré en esta oscuridad de mi hoyo negro personal, me di cuenta de que con un gran sufrimiento llega también un enorme crecimiento. No sabía que el amor podía ser tan enorme, extenso y majestuoso sino hasta que me topé con el abismo. Ahora sé que tiene un poder infinito y si decido compartirlo contigo, también te darás cuenta de ello.

Sus fotos son piezas de mi historia.

No me pidas que las quite, que las guarde o que las esconda para que no las veas. Permíteme hacer lo que creo es lo correcto con mis recuerdos. Quitarlos de tu vista no los va a remover de mi alma; están bordados en el tejido de todo lo que yo soy. La muerte me enseñó que los recuerdos y las fotos que capturaron los momentos más significativos de mi vida son mi tesoro. No esperes que olvide lo que no se puede olvidar, y no esperes que esconda de ti las piezas más transcendentales de lo que yo soy. Mi pasado es lo que dio forma a la persona que soy ahora. Esa misma persona a la que quieres amar. Ama todo de mí, inclusive las partes que ya estaban antes de ti porque sin esa historia no soy la mujer que ansias tener.

No se puede reemplazar a la gente y el amor no es algo exclusivo".

Déjame decir su nombre.

Te voy a hablar de él muy seguido. Te contaré historias que me harán reír y a veces llorar. Como si fuera una novela en vivo, mis historias revivirán sus recuerdos. Su nombre no tiene por qué lastimarte, sino que te revelará el verdadero poder que el amor tiene sobre nuestros caminos personales pues estos se entrecruzan naturalmente con los de quienes tocan nuestro corazón. Si quito mi muro y te dejo entrar en mí, ten la certeza de que tu nombre también vivirá conmigo para siempre como parte de nuestra historia juntos.

Permite que te deje entrar a mi corazón suavemente.

via GIPHY

No puedo apresurar esto y no lo haré. No es fácil dejarte entrar. El dolor está en vivo a pesar del tiempo que ha pasado. Este sufrimiento se queda en el alma para siempre. Es un dolor que se puede revisitar todo el tiempo y una cicatriz que nunca cierra del todo. Y cuando entres en mi fortaleza, acércate a mi corazón gentilmente. Hacerlo de cualquier otra forma se topará con unas defensas más fuertes que antes. Si te acercas con cuidado y con tacto... podrías tener la suficiente fortuna como para tener tu propio lugar en mi corazón, para siempre, seguro en sus enmarañadas ondulaciones.

Confía en todo lo que eres y en lo que podemos crear juntos.

Necesito que confíes en ti mismo y en todo lo que tengas para esta nueva aventura. Tú no eres él. No quiero que seas él. Quiero que tú seas tú, y quiero tu ayuda para crear nuestro camino. Tú no complementas la historia que estoy escribiendo. Más bien tienes que ayudarnos a escribir una nueva historia en nuestro camino y con nuestro amor. Confía en ese amor y yo también confiaré.

Ya te estoy pidiendo mucho.

Entenderé si todo esto que te pido es más de lo que puedes manejar. No es fácil penetrar mi muro. Puedes retirarte si no eres lo fuerte que te necesito en esta realidad. Prefiero que te marces a que pretendas ser algo que ninguno quiere o necesita. Yo no voy a olvidar mi historia, ni quiero hacerlo. Camina conmigo al futuro, entiende que ya somos lo que el pasado nos dio. De otra forma, mejor busca a alguien que sea lo que necesitas. Yo no lo soy.

Y si te quedas...

Si te quedas te prometo que si nuestro amor crece tendré más para ofrecerte que lo que tenía antes de mi gran dolor. Mis partes rotas me vuelven más interesante, me dan más color y me hacen ser más profunda.

El dolor me dio nuevas perspectivas y formó mi mirada del mundo. Atesoraré tu tacto, tu tiempo y tu corazón. Sentiré más, veré todo con mayor claridad y mi vida será más plena que la de aquellos que nunca han caminado a oscuras a solas. Sé que no serás mío para siempre y al elegir compartir nuestro ahora, apreciaré más la belleza de este momento. No puedo controlar cuánto tiempo vamos a respirar el aire que nos rodea, pero si llego a amarte será para siempre, y entonces habrás valido la pena.

Yo elijo quitar mi muro y arriesgarme a sufrir de nuevo porque nuestros recuerdos, nuestras fotos, y nuestra historia valen la pena.

A fin de cuentas, esto es lo único en la vida que vale totalmente la pena.

La oscuridad me enseñó la inmensa belleza de la luz.

Erin McFarland Photography

Este artículo fue publicado originalmente enHuffPosty luego fue traducido y editado para su mejor comprensión.

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.