EL BLOG

Algunas personas son ciegas a los beneficios de la masturbación

07/01/2017 1:44 PM CST | Actualizado 07/01/2017 1:44 PM CST
Getty Images

Cuando pregunto a mis clientes si saben si sus parejas se masturban, siempre me sorprende que me digan que no tienen ni idea. La masturbación, o en mi expresión favorita, sexo en solitario, es todavía un tabú del que muchas parejas se avergüenzan al hablar.

Eso es bastante comprensible porque inclusive hasta hace poco la mayoría de las religiones no aprobaban la masturbación y algunas la han considerado como un pecado. Debido a estos mensajes negativos que muchos recibimos al crecer, no sorprende que existan sentimientos de vergüenza y pena respecto a esta actividad natural y saludable.

Si nos cachaban masturbándonos o explorando nuestro cuerpo en algún juego infantil, probablemente nos regañaban y nos hacían sentir vergüenza y culpabilidad. Probablemente haya muy pocos padres que puedan explicar a sus hijos que la masturbación es algo normal y sano y que deberían simplemente disfrutarla. ¡Y eso es algo que sugiero que hagan!

via GIPHY

En 2010, la doctora Debby Herbenick y su equipo del Instituto Kinsey publicaron una investigación en el Journal of Sexual Medicine. De acuerdo con sus hallazgos, 94% de los hombres reconocen que se masturban y 85% de las mujeres también. No estoy segura de cuál sea el porcentaje para Australia, pero nunca he hablado con un hombre que no lo haga y, sin embargo, me he topado con muchas mujeres, sobre todo mayores, que no lo hacen.

La mayoría de las mujeres sabe qué es la masturbación gracias a muchas revistas femeninas, como Dolly, Cleo o Cosmopolitan. Sin embargo, no es fácil para algunas mujeres aprender a masturbarse y alcanzar un orgasmo. Y es todavía más difícil si creen que esa es una tarea de su pareja.

Es muy importante que una mujer aprenda cómo masturbarse y llegar al orgasmo por sí misma, antes que nada, luego podrá determinar qué la complace eróticamente y así poder comunicar a su pareja qué la excita y mostrarle cómo hacerlo. Algunas parejas se masturban mutuamente a fin de descubrir técnicas para una relación sexual más satisfactoria en su intimidad compartida.

Algunos hombres y mujeres creen que al estar en una relación no es necesario masturbarse. Esto no tiene sentido. Simplemente imaginen que cada vez que tu pareja quiera tener sexo necesitas estar lista, ¡tengas ganas o no!

via GIPHY

Uno de mis clientes, de poco más de 60 años, era muy activo sexualmente. Me dijo con orgullo que se masturbaba mucho de joven, pero que ya no necesitaba hacerlo luego de casarse con su esposa a los 21 años. No conocí a su mujer, aunque me imagino que probablemente sentía que era su deber y nunca se quejó al respecto.

Otro cliente se enteró que su esposa algunas veces utilizaba un vibrador y que molestó mucho, pues no podía entender por qué lo hacía si "lo tenía a él". Se obsesionó al pensar en ella y el vibrador y la vigalaba para ver si lo utilizaba. El tema se convirtió en un verdadero problema para ambos y la esposa lamentó mucho haberle contado al respecto.

Lo mejor del sexo en solitario es que ofrece muchos beneficios de salud inesperados tanto a los hombres como a las mujeres.

La masturbación es una gran herramienta para liberar la tensión sexual que puede acumularse en el tiempo.

La masturbación promueve la liberación de endorfinas, los neurotransmisores relacionados con los sentimientos de felicidad que pueden mejorar el humor en general y combatir la depresión. La excitación sexual y los orgasmos producen un químico llamado oxitocina, el cual funciona como un analgésico natural. Puede ayudar a reducir los dolores de cabeza y alivia el estrés y la tensión acumulados en un día difícil.

Si te cuesta trabajo dormir, unas buenas "jaladas" producen maravillas, por lo que te sentirás mejor tras una buena noche de sueño. Asimismo, esa actividad puede fortalecer el tono muscular en las áreas genitales y cercanas a la pelvis, lo cual se podría reflejar en mejor sexo.

Además de hacer sentir bien, la masturbación es una gran herramienta para liberar la tensión sexual que puede acumularse en el tiempo, específicamente entre gente sin pareja o entre personas cuyas parejas no quieren o no están disponibles para tener sexo. Asimismo, es una alternativa de sexo seguro para aquellos que quieren evitar un embarazo.

Hay sustancias cancerígenas que se podrían acumular en la próstata si los hombres no eyaculan regularmente.

Una pareja puede estimularse mutuamente al mismo tiempo, lo cual representa algo íntimo, gratificante y divertido. Es también una buena forma de experimentar placer sexual y se puede practicar durante toda la vida. Lo mejor es que mantiene a la gente a salvo de las enfermedades trasmitidas sexualmente: ¡lo cual es una gran forma de sexo seguro!

Para las mujeres, algunos efectos saludables de la masturbación son un alivio para la tensión premenstrual y otras condiciones físicas asociadas con su ciclo, como los cólicos. Puede aliviar la menstruación dolorosa al incrementar el flujo sanguíneo hacia la región pélvica, lo cual también reducirá los cólicos pélvicos y los dolores de espalda relacionados.

En cuanto a los hombres, la masturbación puede ayudar a superar la eyaculación precoz al permitir entrenarse para durar más tiempo. Es más fácil practicar el control con propia mano. La masturbación frecuente ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer de próstata. Hay sustancias cancerígenas que se podrían acumular en la próstata si los hombres no eyaculan regularmente. Un vaciado regular del sistema ayuda a mantener el semen saludable.

Si quieres más pruebas, checa este hermoso video educativo.

Cuando uno se da cuenta de lo placentero y saludable que resulta el sexo en solitario, querrá hacerlo más seguido, lo que al mismo tiempo será una fuente de diversión.

Este artículo fue publicado originalmente en The Huffington Post Australia.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.
También te puede interesar:

- Qué significa ser bisexual

- ¿Los circuncidados son mejores amantes?

- De responder a la urgencia del cuerpo y otros demonios