EL BLOG

La bandera gastronómica mexicana ondea en Londres

30/04/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 30/04/2017 7:00 AM CDT

Instagram: tacos_el_pastor
Tacos El pastor, presencia mexicana en pleno Londres.

*Esta colaboración forma parte de la serie "Diario gastronómico en Londres"

Ella Canta no musicaliza sola. A ella, la cantante, como buena cocinera, le gusta compartir sabores, recetas, colores, secretos, sones, voces, y mil y una preparaciones excelsas. Las manos de una artista gastronómica son las palmas de muchas mexicanas. Bien sabemos de los ritmos que logran las tortilleras en los mercados y en algunas fondas; hipnotizan por el sonido y se convierten en banda, grupo o sinfónica, creando armonías que no terminan en el oído, sino en la lengua y el paladar como un terciopelo de maíz que nos envuelve en un lento recorrido hacia el estómago.

Londres es una capital cosmopolita que, por ser muy tradicional, también puede ser moderna y vanguardista. Ciudad de palacios y torres, coronas, joyas y museos de curadurías audaces (como narré en mi primer diario gastronómico titulado La realeza del sabor mexicano).

Esta gran urbe alberga varias banderas mexicanas que expresan el alto contraste tricolor del rojo, el blanco y el verde, todos estos colores con sus espejos culinarios; así las nieves, los raspados, los nopales, las verdolagas, las tunas, los colorines, los chiles secos, el maíz rojo y toda la belleza de nuestra arrebatada historia gastronómica. En esta metrópoli ya hay varios restaurantes mexicanos que ya ondean banderas. En mi recorrido gastronómico sensual y visual me gustaría hablar de dos de ellos y compartir mis experiencias.

En esta metrópoli ya hay varios restaurantes mexicanos que ya ondean banderas.

El primero, Peyotito, situado en el encantador barrio de Notting Hill —sí, precisamente el de la película con Hugh Grant—, que se distingue por sus cafés y lugares muy peculiares de los cuales también platicaré en mi próximo relato (solo para abrir boca y ojos, de eso tratará mi próximo estreno-escrito: del vintage, desde las tazas de té victorianas, hasta los sombreros-escultura cuyas formas multicolor y caprichosas encuentran en la mujer, el exotismo y la poca discreción).

Seasoning is key to our Octopus de Camaron.

Una publicación compartida de Peyotito Restaurant (@peyotitolondon) el

Celebrating #womensday with two powerful women in #Peyotito. When Chef @kavitaadriana met @salmahayek 👊🏼

Una publicación compartida de Peyotito Restaurant (@peyotitolondon) el

Así que, caminando por Kensington Park Road con lluvia y gabardina, llegué a este acogedor restaurante comandado y dirigido por una mujer, la chef Adriana Cavita. Con sus palmas y su propio sombrero, Adriana asombra por sus destrezas gastronómicas, como si pintara los platillos después de una gran mordida al peyote: deliciosa alucinación culinaria. También canta y su voz de cocinera se escucha con sabores multicolores a pesar de la densa niebla.

Mi otro consentido, El Pastor, está frente al Borough Market. En esta taquería, que elabora bajo el sonido del molino sus propias masas con nixtamal y tiene foquitos dispuestos con cuerdas cual trazo en el aire, encontré en mi plato y sin pena alguna, el fuerte y arrebatador sabor del cilantro y la piña acompañando al cerdo rojo adobado.

A view from the tortilla factory. #misenplace

Una publicación compartida de El Pastor (@tacos_el_pastor) el

Así cantan mis colegas de conceptos. Aplauden con maíz y sabores picantes en la maravillosa capital inglesa. Que sean muchas las banderas; que todos encontremos voz y cantemos a ritmo de son los sabores de los rojos profundos de los moles, el verde jade y esmeralda del pipián, y la noche negra, muy negra, del profundo chichilo. No hay música si no existe el silencio, pero en esta canción mexicana el arroz ya se coció.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Noma México: colonialismo culinario o el restaurante que no necesitamos

- En respuesta a la crítica a Noma México

- Ocho consejos para que las alergias alimentarias no arruinen una salida a cenar