EL BLOG

¿Cómo superar un fracaso? (con dedicatoria a Hillary Clinton)

22/11/2016 10:58 AM CST | Actualizado 22/11/2016 11:07 AM CST
YURI GRIPAS/AFP/Getty Images

Desde la mañana del 9 de noviembre me he preguntado muchas veces: ¿cómo estará Hillary Clinton?, ¿en qué pensará?, ¿qué hará? Me imagino que de repente se le abrieron muchos espacios en su calendario. Sobre todo me pregunto, ¿cómo le hace uno para recuperarse de un golpe de este tamaño?

Pocos de nosotros tendremos un proyecto del tamaño de una candidatura presidencial, pero casi seguro cada uno ha tenido o tendrá fracasos en algún momento. ¿Cómo enfrentarlos?

Hay una anécdota de Tomás A. Edison, a quien le preguntaron qué se sentía haber fracasado después de producir más de 10,000 prototipos para crear una bombilla eléctrica. Edison respondió: "No he fracasado ni una sola vez. Solo encontré 10,000 maneras que no funcionan".

Tal vez nada es un fracaso, todas las experiencias pueden ser aprendizajes. Pero es innegable que a veces no cumplimos con ciertas expectativas importantes, sociales o propias, y lo vivimos como un fracaso, al menos temporalmente.

¿Qué podemos hacer para manejar una situación así? Aquí hay algunas ideas prácticas, basadas en la psicología positiva y el estudio de la resiliencia, la capacidad de salir adelante tras la adversidad:

1. Darse tiempo para recuperarsey digerir la situación

El estrés no proviene solo del esfuerzo y la tensión, sino de la falta de recuperación, de no darnos tiempo de descansar y recargar las pilas entre los periodos de esfuerzo. La investigadora Sabine Sonnentag ha encontrado que es fundamental tomar distancia psicológica del trabajo y descansar para realmente poder recuperarnos. Si te es posible, toma un descanso y desconéctate del proyecto infructuoso durante unos días.

2. Escribir sobre el fracaso

El Dr. James Pennebaker ha realizado cientos de investigaciones en las que ha encontrado que si las personas escriben sobre sus experiencias difíciles, se recuperan más fácilmente y mejoran tanto su salud psicológica como física. Él recomienda escribir "sobre tus pensamientos y sentimientos más profundos entorno al evento difícil o traumático" durante diez minutos al día, ininterrumpidamente (sin parar de escribir en ese rato), durante 4 días. No hay que preocuparse por escribir correctamente, sino simplemente dejar salir, sin censura, todo lo que uno siente y piensa sobre la situación.

3. Estar con la gente que nos quiere

Esto ayuda con casi todos los dolores de la vida. Estudio tras estudio (como el Estudio Grant, hecho por la Universidad de Harvard) demuestra que uno de los mejores predictores del bienestar son nuestras relaciones con otras personas. Cuando te sientes fracasado, es importante estar con la gente que te quiere, con la familia y los amigos de toda la vida; con las personas que no te miden por tus logros, te aceptan tal como eres y te valoran por tus cualidades más profundas.

4. Apreciar lo que sí hicimos bien y nuestras fortalezas

Aun si nuestro proyecto no tuvo éxito, seguro tuvo algunas facetas que sí funcionaron bien, buenos momentos, logros parciales. Es importante reconocerlos y reconocer de qué manera contribuimos a ellos. Darnos cuenta de qué fortalezas usamos cuando las cosas fueron mejor y cómo las podríamos utilizar para seguir adelante en el futuro es muy útil, pues hay evidencia de que las fortalezas de carácter nos permiten superar las experiencias traumáticas.

5. Aprender de la experiencia

Si ya vivimos la angustia y la frustración de lo que no salió bien, más vale aprender algo de la experiencia. Hay algunas cosas para las que solo tenemos una oportunidad en la vida. Pero en la mayoría de los casos contaremos con segundos actos y nuevas oportunidades. Lo importante es NO decirnos cosas como "no sirvo para esto" o "no soy bueno para tal cosa", sino pensar que todavía no lo hacemos bien, que podemos aprender o desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito. Esto es lo que la Dra. Carol Dweck llama mentalidad de crecimiento y ha descubierto que es un ingrediente central de la resiliencia.

6. Meditar

Desarrollar la capacidad de estar totalmente presentes en el momento y tener atención plena (mindfulness) es muy útil tanto para ser aumentar la felicidad que sentimos como para reducir el sufrimiento. Una de las mejores maneras de desarrollar la atención plena es a través de la meditación. El Dr. Richard Davidson ha encontrado que aprender a meditar aumenta la resiliencia rápidamente.

7. Ver que lo maravilloso y lo doloroso coexisten en nuestra vida

La Dra. Maria Sirois, en su hermoso libro A Short Course on Happiness After Loss, muestra que es posible encontrar significado y felicidad en la vida aun cuando estamos sufriendo un dolor muy grande. Para que el fracaso no nos hunda es importante apreciar que aún en los momentos más oscuros siguen habiendo cosas hermosas en nuestra vida.

También te puede interesar:

- La manera en que te hablas a ti mism@ hace toooda la diferencia.

- 9 hábitos efectivos de las personas emocionalmente inteligentes. Y fuertes.

- Lo que las personas exitosas jamás dirían sobre ellos mismos en el trabajo.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

Patrocinado por Corona