EL BLOG

Cómo ser un poco mejores en el 2017 (parte I)

06/01/2017 10:12 AM CST | Actualizado 06/01/2017 10:12 AM CST

REUTERS/Thomas Peter
Una niña participa en un concurso de caligrafía para celebrar el Año Nuevo, en Tokio, este pasado 5 de enero. Alrededor de 3,000 calígrafos que se ganaron su lugar en competencias a lo largo de Japón escribieron propósitos o deseos en hojas de papel durante el concurso anual que marca el inicio del Año Nuevo. Los caracteres que se leen en la imagen se traducen como: "los clásicos".

"Año nuevo, vida nueva", dice el refrán. Algunas personas piensan que esto no tiene sentido, ¿qué diferencia hay entre el 27 de diciembre y el 3 de enero?, la división entre un año y otro es arbitraria. Pero yo no lo veo así. A mí me encanta la sensación de que empieza una nueva época. Me recuerda cuando era niña y al principio del curso escolar los lápices tenían punta y todos los cuadernos estaban limpios, listos para estrenarse.

Cualquier día puede ser un buen día para iniciar algo, pero el año nuevo tiene un peso simbólico, un significado que lo hace especialmente apropiado para ponernos metas o empezar a desarrollar un buen hábito.

Según encuestas recientes en EUA más de la mitad de las personas se hacen propósitos de año nuevo. La mayoría de estos tienen que ver con estar mejor o desarrollarse personalmente. De esta gente, más o menos la mitad reporta tener algo de éxito en el logro de sus propósitos y solo el 8% los cumple totalmente. ¿Qué podemos hacer para aumentar nuestras probabilidades de lograr los nuestros objetivos en el 2017?

Hay estudios que indican que la fuerza de voluntad es como un músculo, que se fortalece si lo ejercitamos.

Hoy en día hay mucha evidencia científica sobre qué hacen las personas que logran sus metas, que nos puede ser muy útil. Aquí hay algunas ideas, basadas en la investigación, que puedes probar ahora que empieza el año:

Escoge solo una o dos metas y concentra tus esfuerzos en ellas. Las investigaciones de Roy Baumeister indican que "gastamos" nuestra fuerza de voluntad a lo largo del día. Y si hacemos demasiadas cosas que requieran de ella, se nos agota. Por otro lado, también hay estudios que indican que la fuerza de voluntad es como un músculo, que se fortalece si lo ejercitamos. Y que si, por ejemplo, tenemos éxito en nuestro plan de hacer ejercicio, es más probable que después lo tengamos también en nuestros esfuerzos por comer sanamente. Así que podemos empezar por una conducta y es probable que nuestros logros nos motiven para después modificar otra.

Escoge una meta que realmente sea significativa para ti. A veces queremos hacer cambios que les parecen importantes a otras personas, pero no a nosotros. ¿De verdad quieres inscribirte al gimnasio o es porque te presionan tus amigas?, ¿qué tan importante es para ti organizar tu archivo?, ¿qué es algo que para ti haría del 2017 un año especialmente bueno? Las investigaciones indican que es más probable que logremos una meta si es intrínseca (viene de nosotros) que si es extrínseca (viene de fuera).

Escribe tu meta. Escribir algo tiene más peso que decirlo. Cuando anotas lo que quieres lograr, se vuelve más serio e importante. Además, puedes poner lo que escribiste en un lugar visible, para recordártelo frecuentemente. Hay evidencia de que las personas que escriben sus metas tienen más posibilidades de lograrlas.

Cuéntales a otros lo que quieres lograr. Comparte tu meta con tus amigos, familiares o con tu pareja. Para muchas personas, hacer su propósito "público" también aumenta las probabilidades de lograrlo. Si otras personas saben qué queremos hacer, tendemos a sentirnos más comprometidos con esa meta. Puede que no queramos defraudarlos, y además, nos pueden apoyar. Por ejemplo, si les reportamos periódicamente cómo vamos, si son personas a quienes de manera agradable podamos rendirles cuentas. Esto es especialmente útil si eres el tipo de persona que tiende a cumplir más sus compromisos con otros que consigo mismo, como yo (lo que Gretchen Rubin llama ser un "obliger")

Implementa el cambio "Kaizen". Kaizen es una palabra en japonés que quiere decir "mejoría continua". Se refiere a que dar muchos pequeños pasos, hacer cambios pequeños, puede llevar a grandes cambios. He aprendido sobre esto gracias a Tal Ben Shahar y me ha ayudado mucho, porque cuando una meta es algo muy ambicioso, me siento paralizada. En cambio, si la divido en pedazos más chicos y pienso en los pequeños pasos que puedo dar, voy avanzando.

Tal vez es mucho pedir que el año nuevo sea una vida nueva, pero el principio de este 2017 sí puede ser una oportunidad de empezar un nuevo capítulo en el que nuestra vida sea un poquito mejor.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Estos son los regalos que dan felicidad

- ¿Cómo y cuándo evaluar los propósitos de Año Nuevo?

- 50 propósitos para año nuevo que no son bajar de peso