EL BLOG

El nuevo Rock 'n' Roll

05/11/2016 11:48 AM CST | Actualizado 26/07/2017 1:36 PM CDT
Emir Simsek
El emprendimiento es un intento generacional, un movimiento mundial, que busca oportunidades, equidad y justicia a través de la competitividad y la innovación.

Es increíble cómo se ha esparcido el emprendimiento en el mundo. En el último año me ha tocado participar en eventos y concursos de emprendedores en todo el orbe, y es emocionante ver cómo las nuevas generaciones (y alguno que otro de la vieja guardia) ahora buscan emprender, no solo emplearse.

Lo mejor es que muchos de los problemas que hay actualmente se solucionan con emprendimiento; se generan más oportunidades, se pagan mejores salarios con empleos dignos, se distribuye mejor la riqueza, se mejora la competitividad y crece la clase media, generando menos fricción, mayor seguridad y un mercado más meritocrático y justo.

Son muchos los ejemplos que tenemos de países que han logrado a través del emprendimiento y la innovación cambiar sus economías. Israel, por ejemplo, dejo de ser solo un exportador de cítricos y se convirtió en una potencia exportadora de innovación tecnológica, cambiando radicalmente su economía, reduciendo su inflación de 3 a 1 dígito, creciendo su PIB per cápita y prestando dinero en vez de pedir prestado. Irlanda, Malasia y Singapur, entre otros, son grandes ejemplos de economías que han logrado cambiar el rumbo y volverse líderes de desarrollo económico e innovador.

(VIDEO: Así Israel se convirtió en una potencia tecnológica)

Y México no se queda atrás. He visitado más de 30 ciudades en el último año y veo con gran esperanza que hasta en los lugares más recónditos de nuestro país los jóvenes emprenden e innovan, universidades de las que ni siquiera había escuchado o comunidades rurales de muy pocas personas han adquirido el gusanito de emprender. Probablemente se sorprenderían de encontrar un proyector holográfico desarrollado en Tuxtla Gutiérrez o emprendimientos biotecnológicos en Hermosillo y Mexicali, solventes súper avanzados en Villahermosa o juegos para aprender robótica que no le piden nada a MIT creados en Mérida. Eso sin hablar de emprendimientos en Juchitán, Oaxaca o en Comitán, Chiapas, pueblos típicamente rezagados que se unen ya al tren del emprendimiento y la innovación.

Y es que es tiempo de que el mundo se dé cuenta que la innovación no solo se da en Estados Unidos, que el resto del mundo y en especial los países en desarrollo tienen mucho que aportar, especialmente porque estos últimos tienen muchas necesidades que aún no están resueltas, por lo que resultan tierras fértiles para nuevos negocios que se enfoquen en ellas.

Como lo fue el Rock & Roll en los 60, una avenida para las nuevas generaciones de mandar un mensaje de paz, hermandad y desconformidad al status quo en su momento, ahora lo es el emprendimiento: un intento generacional, un movimiento mundial que busca oportunidades.

El rock ha servido como un vehículo cultural y de movimiento social, de hecho, ha llevado a generado varias subculturas y contraculturas, como los hippies en San Francisco en los 60 o el estilo punk de los 70, ambos periodos de protesta contra el establecimiento. Siempre ha sido visto como una expresión de revuelta entre los jóvenes contra el consumismo y el conformismo.

via GIPHY

Da la impresión de que como lo fue el Rock & Roll en los 60, una avenida para las nuevas generaciones de mandar un mensaje de paz, hermandad y desconformidad al status quo en su momento, ahora lo es el emprendimiento, un intento generacional, un movimiento mundial, que busca oportunidades, equidad y justicia a través de la competitividad y la innovación.

Espero que esto continúe esparciéndose y que realmente genere un cambio al cual ya no pueda dársele marcha atrás. Que viva el rock y que viva el emprendimiento.

También te puede interesar:

- Es el momento de México, hay que aprovecharlo.

- Por qué apoyar a emprendedores mexicanos.

- Lo que SÍ y lo que NO debes hacer cuando eres emprendedor y buscas capital.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.