EL BLOG

Así se disfruta un volcán en Florida

01/06/2017 9:00 AM CDT | Actualizado 01/06/2017 12:45 PM CDT
María José Musi

Soy de esa generación (aunque no sé si realmente es un tema generacional o de carácter) que no sabe decir "no". Aunque a lo que esté respondiendo afirmativamente me paralice de miedo y esta ocasión no fue la excepción.

¿Qué tenía que hacer yo en un parque acuático con toboganes de más de 30 metros de altura? Honestamente, no tengo idea. Pero en este tenor de decir sí a todo, ahí estuve, para ver cómo comenzaba a operar Volcano Bay, el nuevo proyecto de Universal Resorts en Orlando, Florida.

No es que no me gusten este tipo de experiencias, todo lo contrario. Sin embargo, aquí habían muchas cosas en juego. Una de ellas es mi poca, por no decir nula, habilidad para enfrentar las actividades acuáticas, el no dimensionar cómo sería la dinámica dentro del parque (¿todos mojaditos con nuestra llanta haciendo fila?). Y, sobre todo, ¡qué traje de baño o ropa es el adecuado para esto!

Cuando recibí la invitación tengo que confesaruna de mis principales preocupaciones fue tener que pasear en traje de baño por este lugar, ante más de 300 colegas de la prensa internacional.

En el autoconvencimiento de que había que aceptar y que era una gran idea, me hablaba a mí misma sobre la importancia de nunca tomar una decisión basada en un complejo. En serio, para muchos esto no significa nada, pero tuve que trabajar internamente con la idea de que durante ese día lo único que me iba a preocupar, y ocuparía toda mi atención, sería el sostenerme con todas mis fuerzas de la llanta inflable o el dispositivo que me dieran para deslizarme de los toboganes gigantes.

Dejando así de lado la preocupación de pasear en traje de baño por este lugar antes más de 300 colegas de la prensa internacional.

Y, no me dejarán mentir, esta es una preocupación genuina, tengas o no buen cuerpo. Por lo que confieso que fue un gran alivio el llegar y ver que la gente de Universal había preparado para todos un outfit especial, con el objetivo de que este "detalle" no se convirtiera en un tema.

Pues llegó el día: con outfit listo, bloqueador aplicado e incertidumbre de qué veríamos, arribamos por fin a Volcano Bay. En la entrada nos recibieron unos sobrevivientes waturis (una tribu imaginaria que llegó desde un lugar remoto en el Pacífico), quienes salieron de su lugar de origen siguiendo a un pez dorado que llegó hasta Volcano Bay, lugar en el que por fin se asentaron. Hablando de detalles, cada rincón de este lugar te hace sentir que estás varado en una isla remota del Pacífico, aunque no en cualquiera, sino en una muy especial: una en la que es posible sobrevivir a base de bebidas exóticas, platillos espectaculares y golpes de adrenalina.

Confieso que soy intrépida, pero de repente me entran mis 10 minutos de pensar más las cosas, y además ya no hago lo mismo que hace 10 años. Pero este no era el día para cuestionarse nada.

Entonces, en un ataque de YOLO infinito, decidí subirme a "Krakatau", una montaña rusa acuática que termina en una caída, la cual me hizo gritar de manera tal que terminé en un estado de relajación impresionante. No se compara ni al mejor masaje que me han dado en un spa.

Es importante hablar de un detalle (sí, uno más) y este es que, las filas como las conocíamos y que son ya míticas en este tipo de parques, aquí no existen. Pensando en lo que puede representar para el visitante el hecho de formarse más de media hora a pleno sol, en traje de baño, mojad@, etc., idearon la solución perfecta con un gadget que se conoce como TapuTapu: una especie de reloj que te entregan al momento de entrar y que se convierte en tu pequeño guía durante la estancia en el parque.

Por ejemplo, al llegar a cada atracción es posible hacer un "check in" con el TapuTapu y en la pantalla este indica a qué hora debes volver, para entrar directamente. Mientras, ¿qué puedes hacer? Irte a una de las "tumbonas" ubicadas en la playa artificial que está frente al volcán de más de 60 metros, y ahí te tomas una bebida. O, simplemente, puedes seguir explorando cada uno de los rincones de este parque espectacular, que tiene algo para absolutamente todos.

María José Musi

Confía en mí. Si crees que no eres target de este tipo de parques, dale una oportunidad y hallarás algo para ti, ya sea por el relax que encontrarás en las cabañas privadas al pie de las albercas, la diversión garantizada en sus impresionantes toboganes o el área para pequeños, en la que pueden disfrutar de atracciones a la medida, o de su increíble cocina y bar.

¡Bienvenido Volcano Bay y larga vida a los waturis!

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Noma México, ¿hay extranjeros que aman más a México que los mexicanos?

- Tecnoferencia, m.a.p.a., cibercondría y otros turbadores fenómenos que nos ocurren con la tecnología

- ¿Qué tan auténticos son los tacos al pastor preparados por ingleses?