EL BLOG

¿Tiene Margarita Zavala la experiencia suficiente para ser presidenta?

A la discreta trayectoria política de la esposa de Felipe Calderón no le alcanza para lidiar con un país en crisis como México.

07/12/2016 4:00 PM CST | Actualizado 06/10/2017 7:54 PM CDT
Cuartoscuro

Margarita Zavala hizo de la discreción su forma de hacer política. Discreto fue su papel como Primera Dama, como discreto fue su paso por el Congreso y su carrera como militante del PAN. Casi como si la discreción fuera su principal atributo para contender a la presidencia de la República, a pesar de su gris trayectoria política construida a la sombra de su esposo, el expresidente Felipe Calderón.

A Margarita se le recuerda principalmente por la mesura que mostraba en los eventos oficiales en los que acompañaba a su esposo, luciendo poco maquillaje y con un vestuario sobrio, apenas resaltado por coloridos rebozos. Su prudencia siempre contrastó con la imprudencia de Calderón, quien a principios de su sexenio declaró la guerra al narco sin diagnóstico ni estrategia alguna, convirtiendo al país en un reguero de sangre cuyas secuelas seguimos padeciendo una década después.

Reservada en sus opiniones, siempre se mostró prudente a la hora de hacer alguna declaración a la prensa sobre la situación del país, ya sea que se tratara como una estrategia para no perjudicar el tenso mandato de su esposo o marcar distancia con el protagonismo que asumió Marta Sahagún, su antecesora como Primera Dama, durante el gobierno de Vicente Fox.

Yo tenía que cumplir el rol de pareja en el que nadie podía sustituirme: acompañar al presidente", cuenta Zavala en su libro autobiográfico 'Margarita, mi historia' presentado en noviembre pasado,"pero en la toma de decisiones él era el responsable".

Sin haber disputado nunca un cargo de elección popular, fue legisladora en dos ocasiones por la vía plurinominal. Como diputada federal, durante la LIX Legislatura de 2003 a 2006, pasó sin pena ni gloria. Votó a favor de gravar alimentos y medicinas con el Impuesto al Valor Agregado, tal como ocurrió en diciembre de 2003, aunque al final dicha iniciativa sería rechazada.

Durante su gestión como legisladora federal no tuvo ningún logro notable, más allá de presentar una iniciativa para reformar el artículo 5 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

Algo similar ocurrió con su carrera dentro del PAN, donde fungió como directora Jurídica del Comité Ejecutivo Nacional entre 1993 y 1994, y como Secretaria Nacional de Promoción Política de la Mujer de 1999 a 2003. Cargos de poca relevancia en la toma de decisiones del partido. Al mismo tiempo, se ganó la vida dando clases tras graduarse de la Escuela Libre de Derecho.

Durante su labor como titular del DIF, Zavala impulsó diversas acciones a favor de niños migrantes no acompañados, tema que incluso estudió en la Universidad de Harvard una vez concluido el gobierno de Calderón. Además de eso, promovió campañas contra las adicciones.

AFP/Getty Images
Margarita Zavala junto a su esposo, el expresidente Felipe Calderón.

Margarita nunca ha ganado ningún cargo de elección popular ni tampoco ejercido un cargo ejecutivo de relevancia dentro del gobierno o su propio partido. Lo cual lleva a plantearse la pregunta: ¿Tiene los méritos suficientes para ser presidenta de México? Esto, tomando en cuenta que el mayor "logro" político de Zavala, por llamarlo de alguna manera, es el haber sido la discreta esposa de Felipe Calderón. Una situación desfavorable para la imagen de mujer independiente que Zavala pretende construir de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

"Las mujeres en México hemos buscado un espacio propio, un lugar con nuestras propias carreras y parte de lo que nos hemos enfrentado de esa falta de reconocimiento tiene que ver con esa mentalidad de que somos la extensión de alguien y no lo somos", dijo Zavala, al rechazar que su candidatura presidencial sea una reelección disfrazada de Calderón, como en su momento acusó Andrés Manuel López Obrador.

Pero lo cierto es que un eventual triunfo de Zavala significaría el regreso al poder del calderonismo, situación que algunos panistas rechazan por completo ante el temor de que el PAN vuelva a ser "secuestrado" por el grupo de Calderón, imponiendo a personajes como Germán Martínez y César Nava como presidentes del blanquiazul, como ocurrió en el sexenio pasado.

De acuerdo con versiones que circulan entre colaboradores del equipo de Zavala, se dice que el expresidente Calderón amenazó al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, con lanzar a su esposa como candidata independiente en caso de no acceder a la candidatura presidencial del blanquiazul, aún con el costo que tendría dicha medida para el partido. De ahí los continuos señalamientos de los calderonistas acerca de que la falta de definición en las aspiraciones presidenciales de Anaya podría provocar una fractura dentro del PAN.

Aunque en meses recientes Margarita Zavala ha promocionado diversos videos en redes sociales presumiendo la "sencillez" de su casa, hasta diciembre de 2016 la precandidata presidencial del PAN se había negado a presentar su declaración patrimonial, aun cuando desde agosto pasado se comprometió a publicar su declaración "3 de 3".

Mientras tanto, algunas versiones en la prensa señalan que Zavala dará a conocer sus "cuentas bancarias" el próximo 10 de diciembre, incluso cuando dichas cuentas no sean suficientes para transparentar la adquisición de bienes.

Esto aún cuando documentos oficiales sostienen que la familia Calderón-Zavala aumentó su patrimonio en 10 millones de pesos de manera inexplicable durante los seis años que gobernaron al país. Esto sin contar con la costosa pensión de más de un millón de pesos mensuales que recibe el expresidente Calderón y su oneroso equipo de asesores con cargo al erario. Un hecho que Margarita que le cuesta trabajo defender.

La carrera política de Zavala no puede desentenderse de Calderón y los resultados de su gobierno. De lo contrario, habría que preguntarse si los muchos problemas que enfrenta un país en crisis como México, podrán resolverse con los discretos resultados de Margarita en su discreta trayectoria política.

La guerra contra Anaya

A lo largo de 2017, Zavala ha librado una dura guerra política contra el presidente del PAN, Ricardo Anaya, a quien ha acusado en reiteradas ocasiones de capturar los órganos directivos del partido para beneficio propio.

La frágil relación entre Anaya y Margarita se mantuvo a regañadientes durante el proceso electoral en que se disputaron las gubernaturas de Estado de México, Coahuila y Nayarit, tal como ocurrió en el arranque de campaña de la abanderada blanquiazul a la gubernatura mexiquense, Josefina Vázquez Mota.

Pero inmediatamente después de las elecciones, Zavala no dejó pasar la oportunidad de arremeter contra Anaya, apenas un día después de los comicios.

Un golpeteo que, de acuerdo con personajes como Diego Fernández de Cevallos, debilitó al PAN a la hora de impugnar los resultados electorales en Coahuila. Una situación que fue más que evidente en un acto público donde los tres presidenciables del PAN (Zavala, Anaya y Rafael Moreno Valle) fueron captados discutiendo al respaldar la impugnación del candidato coahuilense del blanquiazul, Guillermo Anaya.

De este modo, Margarita inició una gira por el país para promover su posible candidatura presidencial por el PAN, al mismo tiempo que todas las encuestas ubicaban a Zavala por encima de Anaya en las preferencias electorales y ubicándola como la más cercana contendiente de Andrés Manuel López Obrador.

En este contexto y luego de que Anaya fuera cuestionado de nueva cuenta por la fortuna de su familia política, el líder nacional del blanquiazul dio vuelta a la tortilla mediante una operación política que consolidaba al Frente Ciudadano conformado por PAN, PRD y MC rumbo a 2018. Una maniobra que prácticamente sacó de la jugada a Zavala, pues de acuerdo a algunas versiones publicadas en prensa, una de las condiciones para conformar la alianza con PRD y MC es que la esposa de Calderón no fuera candidata presidencial del Frente.

Esto provocó que Zavala, junto a Moreno Valle y el perredista Silvano Auroeles, hicieran un llamado para definir las reglas con las que se elegiría al candidato del Frente Ciudadano. Pero hasta el momento no ha habido respuesta.

El conflicto entre Anaya y Zavala provocó una profunda ruptura en el Senado que provocó una división en torno a la designación de Raúl Cervantes como Fiscal General, creación de una bancada paralela del PAN, apoyada por calderonistas, así como la presidencia de Ernesto Cordero como presidente de la Mesa Directiva del Senado. Un pleito interno que estuvo a punto de llegar a los golpes.

Es por ello que Zavala, en un movimiento desesperado, inició conversaciones con el Partido Encuentro Social para lanzar su candidatura presidencial arropada por dicho partido.

Pero ante la premura del cierre de registros para candidaturas independientes, algunos colaboradores de Zavala difundieron en prensa la versión de que abandonaría el PAN.

El 6 de octubre de 2017, Margarita Zavala presentó su renuncia como militante del PAN en la sede nacional del partido.

::.

(Este blog fue publicado en diciembre de 2016. Retomamos el contenido y actualizamos el último apartado sobre La guerra contra Anaya, a propósito del anuncio de Margarita Zavala sobre su renuncia al PAN)

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.