EL BLOG

La dolorosa resurrección de Baywatch

27/06/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 27/06/2017 11:17 AM CDT

Isa Foltin via Getty Images
David Hasselhoff y Dwayne Johnson durante una de las actividades de promoción de 'Baywatch' el 30 de mayo de 2017 en Berlín.

Según el New York Times, en 1995 Baywatch era el show con la más amplia audiencia en la historia del entretenimiento. Más de 140 países sintonizaban el programa, y es que realísticamente, las dos cosas más importantes que conformaban el programa no necesitaban traducción: una playa paradisiaca y gente estúpidamente hermosa en traje de baño. Regresemos el cassette un poquito (30 años), en los ochenta el internet estaba en pañales, por lo que para saciar nuestra sed erótica era necesario comprar pornografía impresa como Playboy o ir al bar de striptease local.

Hasta que de repente, en 1989, Baywatch cambió eso y cada semana por televisión abierta podíamos ver el esculpido cuerpo de Mitch, CJ, Stephanie y Brad. Y cuando digo "podíamos", me refiero a que lo hacíamos y que, a pesar de mi corta edad, viendo el intro de la serie comprendí lo que simplemente llamaré "el despertar de la hormona".

De repente, en la intimidad de nuestro hogar, podíamos ver a la conejita con más portadas de Playboy, Pamela Anderson, rebotando en la playa con el siempre afable David Hasselhoff resolviendo misterios. Es decir, en 1992, ¿quién no querría ver eso? En su momento Baywatch nos dio el proverbial taco de ojo, aunado a una trama que solo se puede describir como gusto culposo.

(VIDEO: Así se son los Baywatch de ahora)

El problema es que en 2017 ambas cosas ya no son necesarias y eso se convierte en un problema cuando haces una película con una inversión millonaria y tu guión es mediocre. Sin miedo a exagerar, Dwayne Johnson, Zach Efron y Priyanka Chopra estelarizan el mayor fracaso cinematográfico del año.

No voy a mentir, soy una de esas personas que disfruta el cine que los seres humanos con refinado gusto odian; amo el sentido del humor simplista, tramas ridículas y el sentimiento feel good que todo ello conlleva. Admitiendo que no soy difícil de complacer puedo decir con absoluta certeza que la película de Baywatch no solo es mala, sino también un mediocre tributo a la franquicia original.

El problema de fondo no es que sea un remake (la Mujer Maravilla técnicamente también lo es y no se la pueden perder, así como Ghostbusters el año pasado) sino que simplemente ya no es suficiente ver cuerpos hermosos paseándose por la esmeralda bahía. Encima, la automofa en el guión de su ridícula existencia fue llevada al extremo de una forma que resulta cansado y deja de tener gracia. La sonrisa de Dwayne "The Rock" Johnson, el esculpido torso de Zach Efron y las envidiables curvas de Alexandra Daddario no son suficientes para compensar el tedio de 116 minutos. Ni siquiera para los que alabamos Snakes on a Plane .

La emoción que esperaba sentir a la hora de ver el traje de baño rojo y un cameo de David Hasselhoff y Pamela Anderson se evaporó en menos de 10 minutos... fue ahí cuando me di cuenta que ya no es suficiente tener gente hermosa, una mala historia sobre salvavidas haciéndola de detectives y chistes sobre pechos rebotando porque esto es 2017.

No, no es que nuestro humor o gusto sea más sofisticado que hace 20 años, simplemente es que hay mejores malas opciones, más originales y que no arruinan un clásico del imaginario colectivo noventero.

Y si se lo preguntan, la aparición de Belinda no solo es intrascendente —a pesar de la mucha cobertura que recibió en la prensa—, pues lo más emocionante es ver su delgado cuerpo ser rescatado por "The Rock". Sin embargo, sí me gustó ver a Belinda en la película, ya que me hizo pensar que observar esta versión de Baywatch es quizá menos agradable que destrozar manzanas con la frente... Que tal vez Belinda se puso a practicar ese talento, después de ver su debut en Hollywood.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Mucho antes de Instagram, Baywatch vendía (y muy bien) el sexo

- Por qué no me sentí empoderada con 'Wonder Woman'

- La crisis en Hollywood se debe a un "enemigo" renovado