EL BLOG

Gracias por todo Chris Cornell

18/05/2017 12:00 PM CDT | Actualizado 18/05/2017 3:52 PM CDT
Mark Blinch / Reuters
Chris Cornell durante un concierto en Toronto el 2 de julio de 2011.

Hoy me desperté con la terrible noticia de la muerte de Chris Cornell, un músico de 52 años integrante de dos bandas absolutamente cruciales en la historia de la música los últimos 30 años: Soundgarden y Audioslave.

Cornell era antes que nada un músico y compositor sumamente talentoso. Su voz era por demás peculiar, pero también un instrumente único pues era barítono con un espectacular rango e increíble control vocal. Esto no solo lo caracterizaba, sino que lo convierte en uno de los barítonos contemporáneos más famosos (una lista que incluye a Elvis Presley, David Bowie y Trent Reznor).

Sé que leeremos numerosas notas sobre la muerte de Chris Cornell, algunas describiéndolo como un máximo exponente del "grunge", pero tengo que decirlo: su trabajo con Temple of the Dog, Soundgarden y Audioslave merecen una mejor descripción en nuestra memoria colectiva. ¿Por qué lo digo? En primer lugar, creo que es un lugar común decir "exponente", pues suena como si los artistas de repente se pusieran de acuerdo para representar un movimiento/género... Y no, eso es una forma muy maniqueísta de ver el arte.

Después, debo aclarar que siempre me ha parecido un error calificar a los músicos en manada... Comparar el trabajo o intención de estos artistas es a mi gusto ponerlos a competir como caballos de carrer. Para mí, decir que algo es "rock", "electrónica", "psicodelia", "grunge" es encasillar el arte para mejor comprensión de los críticos.

Lo digo así, porque en realidad a los fanáticos no necesariamente les importa el género y esa es una de las cosas más hermosas de la música: cuando te hace sentir, lo demás no importa. Pero está bien, nos podemos poner estrictos y decir que forzosamente Chris Cornell es un "expositor del grunge"... Lo acepto siempre y cuando tengamos la restricción al hablar de grunge como un movimiento y no un género musical.

Es hora de admitir que si el grunge como movimiento murió con Kurt Cobain, nació con la música de Chris Cornell y compañía.

¿Cómo? Sí, la historia musical sabrá hacerle justicia a Soundgarden pues fueron Chris Cornell, Kim Thayil, Hiro Yamamoto y Matt Cameron quienes en 1987 formaron la primera banda que comenzaría el movimiento más famoso de Seattle. Con un nombre inspirado en una escultura que se encuentra en aquella ciudad, una fuerte influencia de Jane's Addiction, un trasfondo de metal, psicodelia y jazz avante garde provisto por Ornette Coleman, la banda hizo música imposible de clasificar en el mismo género que a Nirvana y Pearl Jam.

Su primer EP Screaming Life (1987) fue el primer disco producido y lanzado por la emblemática disquera Sub Pop (que posteriormente lanzaría a Mudhoney, Mother Love Bone y Nirvana entre otros actos).

Posteriormente, Soundgarden también fue la primera banda de su generación en Washington de ser lanzada por una gran disquera en 1990; Cornell y compañía fueron los pioneros en ser criticados por la "escena de Seattle" y ser acusados de venderse.

En los años posteriores, la fiesta del noroeste estadounidense se volvería famosa y Soundgarden fue piedra angular para ello. Junto con el Nevermind de Nirvana y el Ten de Pearl Jam, su disco Badmotorfinger completó lo que a mí me gusta llamarle la Santa Trinidad del grunge. Pero es aquí donde dejo en claro que para mí, esos tres discos formaron un sentimiento en movimiento, más eso no quiere decir que sónicamente sean lo mismo. Cada uno a su sonido, influencia y forma aportaron de igual manera a un mundo de jóvenes que añoraban musicalizar su realidad.

Es por todo esto que este 18 de mayo de 2017 quiero expresar que hoy no se suicidó un "exponente" del grunge, no. Chris Cornell merece ser recordado en primer lugar como un ser humano extraordinario, un padre dedicado y un artista cuyo legado construyó un movimiento, pero que no se detuvo ahí. Alguien que hasta el día de ayer, se paraba en los escenarios a hipnotizarnos con su barítono y hacernos esclavos de los audios provenientes de un hermoso jardín de sonidos. Descansa, Chris, espero encuentres esa paz anhelada, #NoMoreBullshit

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Los adolescentes no son idiotas

- Cosas que todos podemos hacer para combatir la homofobia

- González Iñárritu asombra a Cannes con realidad virtual sobre inmigrantes

Patrocinado por Corona