EL BLOG

Carta a: "Estimado millennial das pena"

Tachar a toda una generación me parece, además de arriesgado, completamente absurdo.

23/11/2016 4:05 PM CST | Actualizado 24/11/2016 9:32 AM CST

Cortesía
Lorena: "Las grandes figuras con las que trabajo trabajan también con esos "milenials que dan pena" comparten ideas, mezclan procesos y no, no les tienen miedo".

Hace unos días se publicó este texto: Estimado Milenial Das Pena. Ese es el nombre original del texto, después lo cambiaron pero les sugiero leerlo antes de seguir leyéndome.

Honestamente me daba una flojera tremenda leerlo porque me imaginé hacia dónde iba, pero bueno, cuando lo compartió quién fuera mi maestra en la universidad decidí ver de qué iba la crítica.

El texto, claramente, arremete contra los millennials y de babosos, inútiles y mentecatos no los bajan.

Soy periodista, escritora y locutora, empecé a trabajar desde los 18 años y nada de lo que tengo me lo regalaron, todo me ha costado mucho, desde mi primer día al aire hasta mi primer publicación.

Soy parte de esta generación creadora de contenidos que se la parte todos los días por escribir, comunicar y proponer con conciencia porque trabajo para medios importantes y claramente debo tener cuidado sobre lo que digo o escribo. Así que cuando veo que un niño de 20 años gana siete veces más que yo por hacer videos en YouTube, mi ego y mis dos carreras se parten a la mitad.

Dicho lo anterior y teniendo como referencia mi posición dentro de la cadena alimenticia laboral con los millennials, créanme que cuando terminé de leer el texto Estimado Milenial Das Pena lo primero que pensé fue: ¡Por Dios, cuanto odio! ¿Quién le dijo a este señor que un texto así va a cambiar la forma de pensar de jóvenes salidos de la universidad? ¿Por qué en vez de ser ejemplo y mentor decidió convertirse en el tío regañón que señala desde el sillón de su casa tachándolos a todos de ineptos? ¡Ah, sí! Porque es más fácil.

Sí, es cierto, hay muchos que están desubicados y creen que ser el doble de Kim Kardashian puede ser un buen plan de vida, pero no, no todos son así, por lo que tachar a toda una generación me parece además de arriesgado completamente absurdo.

via GIPHY

Esta generación de milenials que llegó pidiendo sueldos de directivos también nos ha enseñado a entender que hay que "trabajar para vivir" y no "vivir para trabajar", que puedes ser un emprendedor sin miedo abrir una empresa y si no funciona abrir otra, que está bien trabajar en lo que te gusta y hacer dinero de eso, sí, el camino es cabrón pero también es sabio y quien no pueda se va a ir quedando atrás. Ley de vida, fácil.

El verdadero problema, si es que existe alguno, es que no hay figuras admirables, esas que quieras seguir y que te inspiren a hacer más y mejor persona dentro y fuera del trabajo.

Las grandes figuras con las que trabajo trabajan también con esos "milenials que dan pena", comparten ideas, mezclan procesos y no, no les tienen miedo.

Yo, afortunadamente, he tenido gente maravillosa a mi alrededor, que se tomó el tiempo de explicarme cómo hacer las cosas, que me inspiró y creyó en mí. Figuras inteligentes, gente que llega a una sala y no tiene la necesidad de presentarse, gente chingona. Por eso cuando contrato a alguien, me tomo el tiempo de explicarles y cuando cometen algún error se los hago entender sin necesidad de decirles inútiles.

Las grandes figuras con las que trabajo trabajan también con esos "milenials que dan pena", comparten ideas, mezclan procesos y no, no les tienen miedo.

Esta generación, nos guste o no, es y será. Estamos encerrados en el cuarto con sus próximos líderes de opinión, creadores de contenido, abogados, doctores etc... si no les gusta cómo actúan o creen que hacen puras estupideces, corrijan sabiamente y aprendan a inspirar. Pero si no pueden hacerlo porque el saco les queda muy grande, están demasiado enojados y con miedo a que un niño de 20 les baje la chamba, échense un tequilita y relájense porque a menos que explote una bomba nuclear no se van a ir a ningún lado.

Por cierto, tengo 32 y aunque no lo siento, por estadística soy milenial.

Este texto fue publicado originalmente en el blog de la autora.

También te puede interesar:

- Trump visto a través de los ojos de una joven mexicana.

- El sonido musical que define a la generación millennial es este.

- Las parejas jóvenes ya no se comprometen "a la antigüita".

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.