EL BLOG

Poderosas imágenes para no olvidar a las niñas de Guatemala

31/05/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 31/05/2017 11:33 AM CDT
Ilustración: Miguel Gallardo- España / Prensa Comunitaria

Han pasado casi tres meses desde que ocurriera la masacre en el Hogar Seguro "Virgen de la Asunción" en Guatemala. La madrugada del 8 de marzo de 2017 fueron encerradas en una habitación de 4x4 metros 56 niñas y adolescentes que se encontraban bajo la tutela del sistema estatal de protección a infancia. Luego inició un incendio, nadie abrió las puertas para que pudieran salir.

El número de fallecidas asciende a 41, algunas murieron calcinadas en el lugar mientras a otras se les fue apagando la vida debido a la gravedad de las heridas en hospitales de Ciudad Guatemala. Unas pocas fueron llevadas a hospitales en Estados Unidos por iniciativa y solidaridad de personas que teniendo los recursos los pusieron a disposición de quien lo necesitó.

El suceso conmocionó al mundo. La brutalidad del hecho, la crueldad de las conductas de quienes participaron de cada uno de los actos que desembocaron en la tragedia, sumado al cinismo de los representantes del Estado guatemalteco. Era de no creerlo, sin embargo, nos dimos cuenta que era real. Las causas de lo ocurrido son múltiples, los responsables también son muchos. Sin duda alguna es un imperativo ético exigir justicia.

Veo con preocupación que en la prensa internacional este acontecimiento ha dejado de ser mencionado.

Pero, ¿cuál justicia? La justicia se concreta de formas muy diversas. Por un lado, está la del sistema judicial, esa de carácter punitivo que debe recaer tanto en los autores materiales de la masacre, los funcionarios ubicados en las distintas posiciones de mando burocrático-administrativo y judicial que por omisión o complicidad explícita con redes criminales de trata de personas permitían y promovían la continua explotación sexual de estas niñas y adolescentes, por supuesto en quienes hacen parte de esas estructuras de crimen organizado.

Vale recordar que no se trató de un accidente, sino de una cadena de acciones represivas en su contra por una razón: se rebelaron e iban a denunciar lo que allí vivían.

Ahora bien, como sociedad también les debemos algo: la memoria. Veo con preocupación que en la prensa internacional este acontecimiento ha dejado de ser mencionado. Quizá la violencia y el abuso de poder que se cierne sobre todos los rincones del mundo nos rebasa y no cabe en páginas digitales e impresas. Luego, en la opinión pública local en Guatemala parece estar operando la censura y autocensura. Esto desde que el caso fue llevado a tribunales y un juez, irónicamente invocando los principios de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, amparó a la Procuraduría General de la Nación al dictaminar la prohibición de no mencionar los nombres y publicar imágenes de las sobrevivientes.

A partir de la preocupación por el silencio que está pesando sobre el caso, el medio de comunicación alternativa digital Prensa Comunitaria lanzó la Acción Global por las niñas #nosduelen56. Esta iniciativa consiste en la circulación de ilustraciones con los nombres y rostros de las niñas, elaborados con la participación de artistas plásticos de México, Argentina, Francia, Italia, España y Guatemala. Decir sus nombres, observar sus rostros e indagar en sus historias es una manera de sumarnos a la exigencia de justicia, misma que empieza por evitar el olvido y la impunidad, y restituir su dignidad.

Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Furia en Argentina despues del juicio que da indulto a un criminal de la Guerra Sucia

- 'Fake news'

- No soy bilingüe, pero sí orgullosamente chicana