EL BLOG

A la sociedad mexicana le haría mucho bien mirar hacia el sur

Podrían descubrir algunas claves para comprender mejor la realidad contemporánea de México.

15/06/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 15/06/2017 10:35 AM CDT
Tuomas_Lehtinen via Getty Images
"Sí, México está en el hemisferio norte, pero eso es un detalle físico".

Nací en Guatemala y, producto de mi formación familiar y escolar, crecí sabiéndome y sintiéndome centroamericana. Desde hace tres años vivo en México, experiencia que me ha resultado enriquecedora a nivel personal y profesional. Ha sido también una oportunidad para observar y pensar en mi país y región desde fuera, y me ha permitido conocer las percepciones que aquí se tienen sobre Centroamérica, en ocasiones estas me han consternado.

Por ejemplo, a propósito de la reciente visita del presidente Enrique Peña Nieto a Guatemala, el diario El Heraldo de México publicó una caricatura que rápidamente fue calificada como racista tanto aquí como allá. Distintas organizaciones e instituciones se pronunciaron al respecto e incluso en mi país, el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que junto a la Comisión Presidencial Contra la Discriminación y el Racismo (CODISRA) tomarían acciones legales. Rápidamente, el diario mexicano pidió una disculpa pública, pero aún falta conocer el desenlace de este incidente.

En ese mismo contexto, el diario La Jornada del 7 de junio publicaba la noticia respectiva haciendo referencia a Guatemala como "país sudamericano". Mientras hacía la búsqueda en línea para escribir este blog, descubrí que esa imprecisión se encuentra en múltiples otras notas periodísticas de ese mismo diario desde muchos años atrás.

A mí no me parece que estos curiosos e incluso bochornosos incidentes citados sean una mera casualidad o lapsus individuales.

Otro caso que vino a mi mente estos días fue el de la portada el 2 de septiembre de 2016 por el diario Tiempo Real con el título "Mándenlos a la bestia". Esta consistía en un collage en el que se presentaba la fotografía del tren que a diario abordan migrantes mexicanos y centroamericanos en su camino hacia Estados Unidos, y en el que muchos han perdido la vida o han terminado con el cuerpo mutilado. A esta imagen le superpusieron la de un jugador de la selección salvadoreña de fútbol. Esto ocurrió en el marco del partido que disputarían frente a la selección mexicana.

Por supuesto, esta publicación generó indignación, no solo por la ofensa a una nacionalidad sino por tratar con tan poca sensibilidad un asunto de carácter humanitario. El editor responsable también elaboró una disculpa y, asumiéndose responsable único, se excusó en que se trató de una expresión de "picardía mexicana".

No obstante, a mí no me parece que estos curiosos e incluso bochornosos incidentes citados sean una mera casualidad o lapsus individuales. Se trata de un discurso que expresa un conjunto de representaciones sociales que se han construido sobre México y su posición con respecto a todo aquello que queda al sur de la frontera. Ciertamente reflejan los prejuicios racistas y xenófobos que acá se tienen sobre la población centroamericana, pero también pone de manifiesto el racismo hacia los pueblos indígenas mexicanos, muchas veces negado y eufemizado con el discurso del mestizaje. Situar a Guatemala en Sudamérica no es producto de falta de conocimientos básicos de geografía, sino una forma sutil de negar e invisibilizar.

Estas expresiones a las que hago referencia provienen de un sector de la sociedad mexicana que bien podría considerarse privilegiado, eso es quizá lo preocupante.

Ahora bien, es justo hacer un balance, el pueblo mexicano ha tenido históricas muestras de solidaridad con las poblaciones centroamericanas. Basta pensar en las decenas de organizaciones que acompañan a los migrantes en la actualidad, así como recordar la forma en que acogieron a más de un millón de personas que buscaron el refugio durante la época de más cruenta violencia política en la región. Personalmente siento la calidez de la gente en la vida cotidiana que he construido en el tiempo que tengo de residir acá.

Estas expresiones a las que hago referencia provienen de un sector de la sociedad mexicana que bien podría considerarse privilegiado, eso es quizá lo preocupante. Se trata de actores que provienen de círculos académicos e intelectuales, que han tenido acceso a formación universitaria y ocupan posiciones que les dan la potestad para difundir su punto de vista y opiniones.

Como centroamericana en México, sintiendo una profunda empatía con el pueblo mexicano, considero que le haría mucho bien a esta sociedad mirar hacia el sur. Sí, México está en el hemisferio norte, pero eso es un detalle físico. Valdría la pena indagar en la historia común con los países de Centroamérica y América Latina. Estoy segura que encontrarán muchas más coincidencias que diferencias, e incluso podrían descubrir algunas claves para comprender mejor la realidad contemporánea del país.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Por qué la muerte de las niñas de Guatemala nos debe avergonzar como sociedad

- Poderosas imágenes para no olvidar a las niñas de Guatemala

- México y EU quieren que Slim les ayude a frenar crimen y migración en Centroamérica