EL BLOG

¿Podemos escapar (económicamente) de América del Norte?

13/02/2017 1:49 PM CST | Actualizado 13/02/2017 1:49 PM CST

Justin Sullivan via Getty Images
Nuestra capacidad para llevar hipotéticos aguacates michoacanos, digamos a Londres o Tokio está limitada por nuestra capacidad de enviar carga por vía aérea.

Los primeros días de la presidencia de Donald Trump han puesto a México en una situación inédita. La alianza política y económica que nutrió la relación entre nuestro país y los Estados Unidos se desmorona rápidamente. El pilar fundamental de la economía exportadora nacional, el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), ha sido puesto en tela de juicio por nuestro socio comercial más grande, por lo que una disolución del tratado ya no parece una idea descabellada.

Ante la situación, algunas voces han urgido por la diversificación del comercio mexicano hacia nuevos mercados. Punto y aparte de la voluntad que pudieran tener nuestros gobernantes de hacer algo así, lo que todavía está en un gran veremos, la pregunta es, ¿qué tan complicado será llevar esto a cabo?

Por inicio de cuentas, ¿qué tanto pesa el comercio internacional en las cuentas de nuestro país? Datos del Banco Mundial ponen la situación en contexto:

En las las últimas décadas el comercio internacional de México creció hasta ocupar un 68% del Producto Interno Bruto Nacional del país. Tan solo en el sector automotriz, por cada 100 autos que se fabrican aquí, 78 se exportan a otras naciones. Es decir, las exportaciones se han convertido en el motor de la economía nacional y han suplido el crecimiento de una economía mexicana que, en el mejor de los casos, ha sido irregular.

Ahora bien, ¿qué tan diversificado es el destino de nuestras exportaciones? De acuerdo con el Atlas of Economic Complexity de la Universidad de Harvard, casi todas nuestras exportaciones son hacia Estados Unidos, Norteamérica y el continente americano, en ese orden:

Harvard University

Tan solo los Estados Unidos consumen el 70% de nuestras exportaciones, seguidos por Canadá con el 12% y detrás Colombia con un lejano 3%. Con cada una de las demás naciones hacia quienes exportamos, los porcentajes son de menos del 1%. Un mapa resume nuestra situación:

Harvard University

Cambiar esta tendencia y llevar nuestros productos a otras regiones será una tarea titánica, no solo por el hecho de convencer a otros países para que compren aguacates michoacanos o refrigeradores nuevoleoneses. En términos geográficos estamos alejados de Asia y Europa por dos océanos y de Sudamérica por miles de kilómetros de territorio terrestre.

Más retador todavía: en estas décadas de integración comercial, buena parte de nuestra infraestructura de transporte se enfocó en conectarnos hacia los Estados Unidos. Así, buena parte de nuestras carreteras y vías de ferrocarril corren desde los centros de producción en el centro y norte del país hacia la frontera sur de los Estados Unidos. Nuestra capacidad para llevar hipotéticos aguacates michoacanos, digamos a Londres o Tokio está limitada por nuestra capacidad de enviar carga por vía aérea. Ninguno de los aeropuertos nacionales está rankeado en los 30 aeropuertos que envían más carga hacia el exterior.

En el caso del transporte marítimo de carga, nuestros puertos están muy rezagados. De acuerdo con datos de AAPA, una organización de puertos de carga en el mundo, nuestros puertos apenas llevan una décima parte de la carga que los más atareados del mundo.

AAPA

¿Cuál es la conclusión de todo esto? Salirse comercialmente de Norteamérica necesitará un esfuerzo enorme puesto que además de nuestra infraestructura productiva, será necesario crear redes de transporte capaces de llevar productos y servicios hacia regiones que previamente se hallaban fuera de nuestro radar.

Quizá eso explique los trabajos que nuestros funcionarios están haciendo parar salvar a cualquier costo el TLC, incluso a costa de una cosa llamada dignidad, que parece se les había olvidado que existía o que poseía valor monetario alguno.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Presidencia de Trump dejará sin opciones a México

- En más de 160 países reciben productos hechos en México

- Lecciones del modelo chino sobre el desarrollo de su economía