EL BLOG

La corrupción también es desigual en el país

10/07/2017 5:00 AM CDT | Actualizado 10/07/2017 9:18 AM CDT

Getty Images/iStockphoto
"En todas las entidades, una de las razones para incurrir en actos de corrupción tiene que ver con la agilización de trámites".

Sumidos en una tormenta de actos de corrupción, es fácil pensar que todo el país es afectado por igual en esta situación. Pensamos que las mordidas se cobran con similar intensidad en Tijuana que en Chetumal o los moches para construir un inmueble son similares en Hermosillo que en Salina Cruz. Resulta, de forma muy interesante, que las cosas no son tan sencillas. Y que la corrupción, como tantas otras cosas del país, se distribuye de forma desigual entre los mexicanos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) parece estar en una excelente racha de estudios que buscan ponerle rostro a algunos de los problemas sociales más severos que vivimos en México, publicando estudios como el que hace unos días comentamos en este espacio sobre la relación entre color de la piel y los tipos de trabajo obtenidos por los mexicanos. Ahora el INEGI vuelve a la carga con un estudio cuyo título Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE) sugiere algo burocrático e irrelevante.

Nada de eso. A diferencia de otros estudios sobre corrupción, que suelen preguntarle a individuos sobre su percepción sobre la corrupción, el estudio del INEGI acudió a 34,681 negocios grandes, medianos y pequeños del país para preguntar a los dueños, encargados o directores de las empresas si habían sido víctimas de actos de corrupción gubernamental como mordidas o demandas para ponerse la del Puebla.

Esta encuesta empieza por derribar el mito de la corrupción pareja en todo el país.

Fuente: Elaboración propia con datos del INEGI

Así, tenemos que hay estados donde la corrupción es vista como parte del paisaje cotidiano como Veracruz y otros donde la percepción es mucho menor como Querétaro. Pero además el estudio entró a un nivel más granular y analizó la percepción de corrupción en 43 municipios de todos los estados del país.

Fuente: Elaboración propia con datos del INEGI

Me quedo pensando, ¿por qué hay quien piensa que la corrupción no es tan frecuente en Lázaro Cárdenas, mientras que en la delegación Tlalpan parece estar hasta debajo de las piedras?

Ahora bien, ¿qué pasa con la comisión de actos de corrupción? No es lo mismo decir que alguien perciba mucha corrupción que ser partícipe de ella. Podría pensarse que nadie contestaría afirmativamente una pregunta de este tipo, pero una porción de los encuestados contestaron afirmativamente. Y tal como en la gráfica anterior, la distribución es profundamente desigual.

Fuente: Elaboración propia con datos del INEGI

Curiosamente, este ranking está liderado por entidades del centro y sur del país. Apenas hasta la mitad de este medallero aparece un estado norteño, Chihuahua. ¿La razón? De momento es algo totalmente desconocido.

Finalmente, al enlistar las razones por las cuales una empresa incurriría en un acto de corrupción, el top 5 es como sigue.

Fuente: Elaboración propia con datos del INEGI

Llama la atención que en todas las entidades una de las razones para incurrir en actos de corrupción tiene que ver con la agilización de trámites. Al parecer las iniciativas de digitalización de los servicios en los tres niveles del gobierno han sido poco efectivas. De ello da cuenta el que en otra pregunta del estudio, relacionada con el uso de servicios gubernamentales digitales, muestra datos extremadamente bajos de uso.

Fuente: Elaboración propia con datos del INEGI

Al parecer, pese a las presunciones y las inversiones del gobierno en digitalizar sus servicios, la gente todavía no usa servicios de gobierno digital. Para un artículo que escribí hace un par de años, la responsable del catastro de una entidad en el Golfo de México me decía que los gobiernos se rehusaban a digitalizar el servicio de consulta catastral porque ya no podrían cobrar las copias que entregaban a los solicitantes.

Este primer estudio deja muchas preguntas en el aire. ¿Por qué un estado tiende a tener más corrupción que otro?, ¿es una situación permanente o cambia con el tiempo? Son dudas que quizá comenzaremos a resolver con ediciones posteriores de la ENCRIGE.

El escritor Guillermo Sheridan escribió que un propósito fundamental de las políticas públicas en México es que "no sirva para que sirva". ¿Por qué un gobierno querría modernizarse y dejar de alimentar el monstruo de la corrupción?

Que no sirva para que sirva.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Estos son los 10 trámites por los que más se dan "mordidas"

- Arman red de corrupción con basura (literal)

- Estos son los estados más corruptos en México