EL BLOG

Fertilizantes baratos: otra promesa presidencial fallida

31/03/2017 5:02 AM CST | Actualizado 31/03/2017 9:07 AM CST

Lo dijo el presidente Enrique Peña en agosto de 2013...

Bajará el precio de los fertilizantes y en consecuencia nuestro campo producirá más.

La idea de la presente administración era que la reforma energética permitiría incrementar la producción de fertilizantes.

¿Qué tiene que ver la reforma energética con los fertilizantes? Resulta que fertilizantes como el sulfato de amonio, el más fabricado en México según la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca) usan de materia prima compuestos químicos como el amoníaco, subproducto en actividades petroquímicas como la elaboración del nylon... sí, el de las medias.

Fuente: Wikipedia

Revisé los datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) de la Secretaría de Economía, sistema que registra quincenalmente el costo de numerosos insumos para la producción agropecuaria para ver si la promesa presidencial se había cumplido. Tomé el comportamiento del sulfato de amonio, que según un reporte de Aserca, es el fertilizante más producido en el país con más del 40% del total.

Esto es lo que hallé al analizar el precio promedio de dicho fertilizante en los 32 estados del país durante las 84 quincenas posteriores a la promesa del presidente.

Fuente: elaboración propia

Como se puede ver, el precio del sulfato de amonio inició un proceso de disminución de los precios en 2013 y 2014. Al llegar el 2015 el proceso se revirtió y comenzó un proceso de incremento de precios que al día de hoy se mantiene.

Otro fertilizante muy empleado en México, el fosfato diamónico ha tenido una muy ligera reducción de precio en los últimos años.

Fuente: Elaboración propia

¿Qué ha pasado? Al parecer la producción de fertilizantes en el país se ha mantenido estable e incluso ha disminuido según la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Fuente: Elaboración propia

Entre las razones que se pueden deducir por esta situación se encuentra que la promesa de una mayor cantidad de empresas oferentes de fertilizante no se ha cumplido. De acuerdo con la Encuesta Anual de la Industria Manufacturera (EAIM) del Inegi, la cantidad de empresas manufactureras de fertilizantes se ha mantenido estable en 14 desde 2010.

Por otro lado, una estrategia de Pemex para remediar la situación convirtiéndose en productora de fertilizantes se tornó problema en sí mismo: entre 2014 y 2016 la empresa compró Agro Nitrogenados y Grupo Fertinal, dos compañías de fertilizantes en problemas financieros y técnicos a un costo combinado de más de 700 millones de dólares para crear una empresa llamada Pemex Fertilizantes. Según reportes de prensa a inicios de este año, ahora el corporativo busca vender los activos de Pemex Fertilizantes tras haber sido incapaz de operar eficientemente ambas empresas.

El informe de la Auditoría Superior de la Federación sobre el desempeño de Pemex Fertilizantes en 2015 reporta que solo ese año se pudo cumplir con menos de la mitad de la producción estimada de dos materias prima para la manufactura de fertilizantes: amoníaco y urea. ¿La razón? Paros técnicos, aumento en los precios del gas necesario para el procesamiento de estos materiales y políticas de precios desfavorables hicieron que Pemex vendiera sus productos a precio de pérdida durante más de la mitad de ese 2015.

Lo anterior sin mencionar la increíble desaparición de documentación con la que Pemex justificó la compra de Grupo Fertinal:

Fuente: Auditoria Superior de la Federación

Y así, una (otra) promesa presidencial quedó sumergida en el pantano de la ineficiencia y los negocios extraños. Nada que debiera sorprender a estas alturas, ¿verdad?

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- Colinas de Santa Fe: el significado del horror

- El año que México se trazó ser potencia nuclear (y que nunca llegó)

- México en llamas por el gasolinazo... ¿y el gasazo?