EL BLOG

Enorgullécete con esta guía de etiqueta para la marcha LGBT

Celebremos el #MesDelOrgullo con respeto

12/06/2017 2:14 PM CDT | Actualizado 12/06/2017 3:32 PM CDT

Desde hace años he estado visitando todo el país para hablar de la cultura del consentimiento, a menudo en comunidades alternativas —BDSM, poliamor, burning man, swingers, gente rara, etc.—.

Es un tema que me interesa profundamente, pero he llegado a darme cuenta de la frecuencia con la que la conversación se detiene cuando se trata de consentimiento fuera de la habitación; es decir, el consentimiento de negociar las interacciones diarias vs los momentos sexies de diversión.

Como este es el mes de orgullo, decidí recordar las diversas maneras en que he llegado a aceptar como normal la atmósfera de las fiestas de orgullo a las que he asistido a lo largo de los años.

Cada vez que voy a una marcha por el orgullo, al menos una de las siguientes cinco cosas sucede:

1. Alguien (generalmente un hombre gay o una chica heterosexual) toca mis pechos o mi traje sin preguntar.

2. Alguien toma una foto furtiva sin mi consentimiento o conocimiento.

3. Alguien trata de ofrecerme algo dosificado sin hacérmelo saber por adelantado.

4. Alguien interrumpe en voz alta una conversación (que casi siempre tengo con otra femme queer) para que nos centremos en su desesperada necesidad de atención.

5. Alguien intentará usar su embriaguez como excusa para cruzar mis límites.

Quiero reconocer que no son sólo los aliados heterosexuales quienes tienen estas reacciones agresivas, también lo hacen los compañeros queer. Luego de hablar con mis amigos, concluimos que —aparentemente— lo anterior está sumido en la conciencia común como algo que uno tiene que tolerar cuando está en estos espacios.

Como creo que es algo absurdo, me dispongo a ofrecer una guía rápida y sencilla sobre cómo perpetuar la cultura del consentimiento en estos espacios, para que todos puedan celebrar y sentirse seguros.

1. No toques a la gente sin preguntar

Este es un súper básico. Preguntarle a la gente antes de abrazarlos, preguntarles antes de besarlos, antes de tocar su pelo, su traje, su cuerpo, su silla de ruedas, etc. No importa si no te sientes "sexualmente atraído", agarrar a alguien sin preguntar no está bien. Sonreír y verificar si hay consentimiento puede generar una interacción realmente increíble e íntima, en lugar de algo profundamente inquietante y aterrador.

2. Pregunta si puedes tomar una fotografía

Tengo una razón muy egoísta para esto: Generalmente quiero ver copias de fotos tomadas por cualquiera mientras uso mis impresionantes outfits. Pero hay otras razones por las que esto también es importante. Es respetuoso, e indica que no estás tratando de ser malicioso o aterrador. También permite que la gente diga "no gracias". Si no les permites decir "no", realmente no pueden consentir, ¿verdad? Hay muchas buenas razones por las que la gente no quiere que les tomen fotos: Puede que no estén fuera del closet, pueden tener disforia, pueden ser tímidas, pueden no querer ser fotografiados. Pregunta y respeta la respuesta.

3. POR FAVOR dile a la gente si tus galletas son "especiales"

¿No quieres correr el riesgo de que tus chucherías sean interceptadas por la policía? Entonces no las lleves. Además, como alguien que es realmente alérgica a la mala hierba, puedo decirte que obtener "accidentalmente" una cantidad dosificada (por bien intencionada que sea) realmente podría arruinar, no sólo mi día entero, sino toda mi semana. ¡No malgastes buenos comestibles en gente como yo que acabará hospitalizada! Dáselos a la gente que realmente los apreciará.

4. Sé respetuoso con el espacio de la gente

Ya sé que ya toqué el tema del espacio físico en el primer punto, pero también quiero hablar sobre respetar los límites emocionales de la gente. Si eres una mujer heterosexual, tal vez no asistas a un montón de fiestas específicamente organizadas para los hombres gay; de manera similar, si eres un hombre heterosexual, ¿dejas a las lesbianas solas? Si eres blanco, permanece fuera de la fiesta del Orgullo de tus amigos negros. Si tus amigos trans necesitan espacio para procesar sus sentimientos, no los invadas.

5. Bebe más agua

En muchas ciudades, la celebración del orgullo es menos una protesta y más una fiesta. Tengo sentimientos encontrados sobre eso, a nivel personal, pero ahí es donde estamos ahora. A menudo, el Orgullo significa beber al aire libre, bailar y sudar todo el día, tal vez disfrutar de ciertos productos químicos, y no beber suficiente agua. La deshidratación y estar bajo alguna influencia sin duda puede conducir a las personas a tomar decisiones desafortunadas sobre los límites, tanto de los propios como de las otras personas. No seas esa persona que se descuida. Asegúrate de comer bien y beber una botella de agua por cada bebida que tomes (al menos). Tu hígado y tu conciencia te lo agradecerán.

Esta lista es todo, menos exhaustiva. Hay muchas otras maneras en las que puedes fomentar la cultura de consentimiento en una marcha. Éste es un muy buen comienzo. Al respetar la autonomía corporal de cada uno, podemos asegurar que nuestros espacios queer sean más seguros... Aprendiendo y modelando la forma de hacerlo mejor, podremos cambiar nuestra conciencia cultural.

O por lo menos hacer que la fiesta sea mejor.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost EU.

También te puede interesar:

- Tom Hardy se despide de su perro con esta conmovedora carta

- Los peores automóviles del mercado

- "Cuando él quiere y tú no" es violación, así reaccionaron las mujeres en redes sociales