EL BLOG

El arte me une a mí y a mis 21 personalidades

Pintar me ha ayudado a entrar en contacto con sentimientos de confusión, locura y lo desconocido.

18/01/2018 7:01 AM CST | Actualizado 22/01/2018 1:05 PM CST

Era 1995 cuando entré a terapia y me diagnosticaron con trastorno de identidad disociativo (originalmente llamado trastorno de personalidad múltiple). El TID es una forma de lidiar con el dolor insoportable. La personalidad principal se divide en varias partes divididas por barreras disociativas o amnésicas.

Solía ser un desorden controvertido, pero durante dos años me han hecho pruebas extensivas, lideradas por John Morton, profesor de psicología de University College de Londres (UCL), quien ha establecido que no tengo memoria al cambiar entre las alteraciones (divisiones de la personalidad), y que tengo la mala suerte de representar el criterio de referencia en el Reino Unido para la disociación genuina entre ambas formas de memoria.

Kim Noble

El TID es lo normal para todos nosotros porque no conocemos nada más. Las divisiones de la personalidad suceden a una edad muy temprana y, para mí, el problema al que me enfrento diario es la amnesia. Con la ayuda de nuestro terapeuta, hija y arte, lo manejamos mejor que nunca, incluso para llenar los huecos de la memoria.

En 2004, mientras pasábamos un rato con un trabajador social que estaba practicando como terapeuta del arte, cinco de mis alteraciones mostraron interés en pintar. Inicialmente eran dibujos infantiles detrás de un papel tapiz, pero después de unos meses nos sugirieron que tomáramos el arte más en serio. No hemos mirado atrás desde que compramos algunos lienzos y pintura acrílica, y ahora 14 de nosotros los que pintamos y hemos tenido alrededor de 70 exhibiciones colectivas o individuales, tanto a nivel nacional como en el extranjero.

Cada artista en mí tiene su propio estilo, colores y temas, que van desde desiertos solitarios, figurativos, abstractos, hasta pinturas con contenido traumático. Los estilos se han vuelto fáciles de identificar, lo que me ayuda a seguirle el rastro a la vida mientras no tengo el control del cuerpo. Muchas alteraciones no están conscientes de que comparten el cuerpo con otros artistas.

Yo estoy completamente inconsciente de los cambios entre personalidades. Es rápido y espontáneo. Supongo que para que la gente entienda cómo se siente podría ser algo parecido a no estar consciente, como el sonambulismo. Hay quien me dice que me levanté a medianoche y me comí todo el pastel, pero no recuerdo haberlo hecho y me parece increíble hasta que me subo a la báscula y veo todos los kilos de más.

Actualmente hay una muestra de cuatro de mis alteraciones: With Art in Mind en la Zebra One Gallery), son Judy, Anon, Karen y Ria.

Anon pinta a medianoche y nadie le ha podido sacarle su nombre. A ella le gusta pintar con capas gruesas de pintura acrílica en el lienzo con toques limitados para que la pintura se mantenga fresca e intacta.

Facebook: Kim Noble
Obra de Anon.

Judy tiene 15 años y un desorden alimenticio. Originalmente pintaba lienzos grandes porque la hacían sentir pequeña. Tiene una mala apariencia corporal.

Facebook: Kim Noble
Obra de Judy.

Facebook: Kim Noble
Obra de Judy.

Facebook: Kim Noble
De Judy.

Facebook: Kim Noble
De Judy.

Facebook: Kim Noble
De Abi.

Facebook: Kim Noble
Facebook: Kim Noble
De Missy.
Facebook: Kim Noble
De Abi.
Facebook: Kim Noble
De Bonny.
Facebook: Kim Noble
De Bonny.

Ria tiene unos 12 años y pinta escenas gráficas de abuso, normalmente con colores brillantes. Siente que el abuso no debería de ser encubierto o ignorado y los colores brillantes evitan que te pierdas el lienzo y te hacen mirar.

Facebook: Kim Noble
Pieza de Ria.

Facebook: Kim Noble
Pieza de Ria.

Karen es muy tímida y callada, no habla mucho pero pintar le provoca placer.

Facebook: Kim Noble
Obra de Karen.
​​​​​​

Siento que mi arte tiene que ser influenciada por mis problemas de salud mental, pero no veo nuestro arte como "terapia de arte", sino como terapéutico. Al no tener entrenamiento artístico formal, nuestro arte viene desde adentro, de nuestras experiencias, nuestros pensamientos y sentimientos y es nuestro modo de comunicarnos, relacionarnos y conocernos entre nosotros. El arte ha tenido un gran impacto en nuestras vidas.

Para nosotros es una forma de conocernos y comprender mejor a las personas con las que comparto mi cuerpo. También me da un sentimiento de unidad. Me ha ayudado a entrar en contacto con un sentimiento de confusión, locura y lo desconocido. Yo supongo que es similar a entrar en contacto con tu subconsciente. Pero nuestro subconsciente es un ser físico, con su propia personalidad y vida, y el arte ha abierto un nuevo mundo. En 2011 escribí mi biografía Todo de mí y también aparecí en el programa de televisión de Oprah Winfrey.

Nuestro trabajo estará en exhibición hasta fin de año. Me sentí muy honrada cuando Gabrielle, directora de la galería, me pidió mostrarlo en With Art in Mind junto a artistas reconocidos como Dalí, Warhol y Bacon. Admiro mucho su trabajo, sus pinturas reflejan su propio dolor o confusión, o a alguien que sabemos que ha sufrido mucho como Marilyn Monroe. Me decidí a involucrarme en la exposición para crear consciencia sobre la salud mental, con un porcentaje de los procedimientos de la venta de pinturas dirigido a la Fundación para la Salud Mental de Reino Unido.

El mejor consejo que le puedo dar a alguien en la misma situación que yo sería obtener el diagnóstico, para que tengan una mejor posición para tratarse correctamente. La terapia es un viaje largo y duro, pero vale la pena el dolor que pueda traer.

* Este texto se publicó originalmente en inglés en 'HuffPost' Reino Unido y posteriormente se tradujo.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.