EL BLOG

Mitos sobre los perros mestizos que debes dejar de creer ¡ahora mismo!

01/01/2017 10:00 AM CST | Actualizado 01/01/2017 10:00 AM CST
[Foto: Samantha Scholl / Unsplash]

Tal vez no lo sabías, pero México es el país de América Latina con la mayor población de perros callejeros. Aunque no hay cifras oficiales como tal, se calcula que en nuestro país hay más de 20 millones de perros, de los cuales, alrededor de 70 u 80 por ciento se encuentran en situación de calle.

Esto significa que hay unos 16 millones de perros sin hogar en nuestro país... ¡16 millones! ¿Se imaginan la magnitud del problema? Y, claro, con la falta de conciencia sobre la importancia de la esterilización, esta cifra crece exponencialmente año con año.

Por este motivo, no hay organización, albergue, asociación o refugio que pueda encargarse de resolver esta situación por sí mismo. De ahí que sea tan importante que quienes amamos a los perros y deseamos tener uno en nuestra familia, adoptemos a un perro en necesidad.

Los perros que viven en situación de calle son mayoritariamente mestizos y, aunque hay también muchos "de raza" (sí, recordemos que de cada 10 perros callejeros, 8 vivían en un hogar que los abandonó), tristemente aún persisten muchos mitos sobre los perros mestizos que dificultan su adopción.

Aquí solo algunos de los más frecuentes:

Que son feos

Algo increíble sobre los perros mestizos es que son únicos. Los hay altos, bajitos, de pelo largo y lacio, de pelo corto y rizado, de todos los colores y combinaciones posibles. Y eso los hace bellísimos. ¡Ah! Y nada, nada, nada más bonito que esa mirada dulce y agradecida que derrite corazones.

Tomás, mi amor. ❤️

A photo posted by Katia Albertos (@katzalbertos) on

Que son sucios

Bueno, pues si un perro lleva años en la calle, sin cuidados y sin atención veterinaria, claramente va a estar sucio y posiblemente su salud no sea la mejor, pero no es como si se tratara de una condición permanente. Una visita al veterinario, el tratamiento indicado, un buen baño y un corte de pelo y será otro completamente.

Que están "traumados"

Todo depende de lo que hayan vivido y de su personalidad. Hay mestizos obedientes, bien portados, alegres y juguetones. Hay otros que sufrieron terribles casos de maltrato y son dulces y tiernos, pero tal vez un poco miedosos. Hay algunos más que tal vez necesiten mejorar su socialización con otros perros o que quizá tengan un miedo en específico (a ciertos sonidos en particular o a los hombres, por mencionar algunos), pero esto se puede trabajar. El amor, la paciencia y la constancia (y los buenos etólogos caninos, claro está) todo lo curan.

I wanna walk with you, laugh with you uuuu #girlslaughing #love #happymutt

A photo posted by Maja (@fruwamofcourse) on

Que son "corrientes"

Este es uno de los mitos más difundidos. Nos han vendido muy bien la idea de que los perros "de raza pura" son más finos y saludables que uno "de la calle". Al igual que sucede con los humanos, todos los perros provienen de la mezcla de varios tipos de perros. Sin embargo, el humano ha realizado una reproducción selectiva para crear las razas que ahora conocemos y, desafortunadamente, esto ha tenido un alto impacto en la salud de muchas de ellas. Esto no significa que los perros mestizos no se enfermen, pero de acuerdo con algunos estudios, sí existen muchas enfermedades genéticas que tienen mayor incidencia en los perros "de raza".

(VIDEO: Estos mestizos te robarán el corazón)

Aunque la adopción de perros mestizos es mucho más frecuenteahora que hace unas décadas, aún queda mucho camino por recorrer.

Lo curioso es que la mayoría de las personas amamos a los perros y queremos hacer algo por ellos, pero son pocos todavía quienes se animan a dar este paso.

Adoptar un perro mestizo no es solo una acción "buena onda", sino que es un acto de conciencia, de empatía y de contribución a la comunidad.

Para mí, adoptar fue la forma en la que conocí a Tomás, mi alma gemela perruna, hace cinco años y, aunque muchas veces no fue fácil, hoy puedo decirles que mi vida está mucho más completa y feliz gracias a que la comparto con él (y con mis otros dos chuchos, Ginger y Paul).

Es momento de que dejemos atrás los mitos absurdos que rodean a los perros mestizos y nos demos la oportunidad de integrar uno (¡o más!) a nuestras familias. Estoy segura de que no se van a arrepentir.

¿Y a ustedes ya les robó el corazón un guapo mestizo? Cuéntennos la historia.

*Este texto representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

También te puede interesar:

- 5 consejos para hacer a tu perro más feliz

- Razones por las que debes pasear (más) con tu perro

- Qué hacer si tu perro te extraña hasta cuando vas al baño