EL BLOG

Por qué esta vez López Obrador sí puede ser presidente

10/01/2018 6:00 AM CST | Actualizado 10/01/2018 9:41 AM CST

T.J. Kirkpatrick/Bloomberg via Getty Images
Andrés Manuel López Obrador habla en el Wilson Center de Washington, Estados Unidos, el 5 de septiembre de 2017 durante una gira por aquel país.

Es una pregunta que comienza a ser más recurrente. Los motivos son los siguientes: desde hace meses López Obrador es el favorito según la mayoría de las encuestas y así se ha mantenido a pesar de que el PRI y el Frente (PAN-PRD y MC) ya eligieron a sus candidatos, además porque ha perdido las últimas dos elecciones presidenciales y en la primera de ellas se veía invencible.

Esto hace que la pregunta sea compleja y su respuesta usualmente esté llena de frases como: "No lo van a dejar", "Del plato a la boca..." o "Ya pasó su tiempo". Sin embargo, cada elección tiene sus particularidades y en el actual proceso electoral existen elementos para pensar que este es el López Obrador más fuerte y con mayores posibilidades de ganar. Señalaré tres aspectos para abonar a dicha reflexión.

http://oraculus.mx/poll-of-polls/
Poll of Polls. Porcentaje de intención de voto.

Estructura

López Obrador ha construido una red de apoyo a lo largo de su carrera política, pero desde que fue jefe de gobierno esta se fortaleció y comenzó a ampliarse a partir de la elección de 2006. Como actor político logró trascender al PRD hasta convertirse por sí mismo en un referente dentro de la clase política mexicana.

Ese capital social le permitió construir un partido político que gira alrededor suyo. Desde 2015 Morena ha participado en 87 elecciones y se ha convertido en la tercera fuerza política a nivel nacional, tan solo en los dos últimos años ha logrado 16,4 millones de votos. Aunque no gobierna ningún estado del país, Morena es la primera fuerza en la Ciudad de México, la segunda en el Estado de México, Zacatecas, Veracruz, Oaxaca y la tercera en Campeche; en alianza con el PT es la tercera bancada más numerosa en el Senado y cuenta con 48 diputaciones federales. Además, ha desplegado una red de comités estatales en todo el país.

No hay otro político en México que en tan poco tiempo haya construido un partido capaz de disputarle el Estado de México y Veracruz al PRI.

Esta estructura no la tenía López Obrador en 2006 ni en 2012, lo cual le genera recursos económicos, presencia en todo el país y capacidad de movilización. No hay otro político en México que en tan poco tiempo haya construido un partido capaz de disputarle el Estado de México y Veracruz al PRI, o con amplias posibilidades de ganar la presidencia.

El control que el tabasqueño tiene sobre Morena propicia una excesiva lealtad hacia su persona y al mismo tiempo que no existan contrapesos que pongan en riesgo sus aspiraciones. Los únicos contrapesos que hay son entre los integrantes y las fuerzas políticas al interior del partido, pero al subordinarse ante López Obrador estas generan un equilibrio que les impide fortalecerse lo suficiente para competir por la candidatura presidencial. Sin embargo, esto no se ve en el horizonte ya que hasta este momento la fuerza de Morena es la fuerza de López Obrador.

Dicho partido no es la única fortaleza a nivel estructural con la que cuenta el precandidato, también lo es el vínculo con gremios, sindicatos, colectivos y organizaciones de distinta índole. Las cuales articulan una amplia red que sostiene territorialmente su candidatura y le funciona, entre otras cosas, para comunicar información, convencer a más personas y defender la propuesta política.

Interacción virtual

Una de las variables que van a intervenir en la próxima elección es la interacción en redes sociodigitales. No porque en la elección de 2006 o 2012 esta no hubiese existido, sino porque el número de internautas ha crecido exponencialmente. Tan solo de 2006 a 2016 el crecimiento ha sido superior a 50 millones y actualmente hay aproximadamente 70 millones de internautas en México.

La interacción virtual va desde escribir una opinión, compartir una noticia, comentarla, criticarla, responder un comentario sobre un video, crear un meme, participar o ser espectador en algún debate entre otros tantos ejemplos. Estas dinámicas reconfiguran el espacio público y replantean la clásica comunicación unidireccional entre la televisión, la radio, la prensa y el espectador. Además, el contraste en tiempo real que hacen algunos internautas sobre las noticias provenientes de cualquier medio o las declaraciones de los partidos o políticos tensiona dichas narrativas y genera la posibilidad de que otros internautas modifiquen sus ideas o las reafirmen.

En esa línea es posible que la interacción virtual se esté convirtiendo en un atajo cognitivo entre la política y los internautas, con lo cual el conocimiento sobre política no se reduce al consumo de medios informativos. Esta particularidad complejiza el proceso electoral de este año y sitúa a las redes sociodigitales como un espacio en disputa.

https://www.facebook.com/sdpnoticias/

En este contexto se ha construido una narrativa que posiciona a López Obrador como una alternativa frente al cuestionado gobierno de Peña Nieto, dicha construcción se nutre de diferentes elementos: un discurso que repite desde hace doce años que señala a la corrupción como el principal problema del país, una red de simpatizantes que comparten y defienden sus posiciones y, sobre todo, gracias al gobierno peor evaluado en los últimos años. Los innumerables casos de corrupción, el aumento en la violencia a niveles históricos, el incremento en la gasolina, gobernadores priistas prófugos y una larga lista de ejemplos generan descontento social que se transmite en las redes sociodigitales.

Dentro de los simpatizantes de López Obrador existe un grupo importante con capacidad mediática, preparados para viralizar contenidos favorables y desmentir o contrastar narrativas en contra de su candidato. Estos líderes de opinión también generan información para sus audiencias o comunidades virtuales, manteniendo así la narrativa que señala al dos veces candidato como la mejor opción. Además, la experiencia de 2006 que lo ubicó en ciertos sectores como Un peligro para México ha impulsado una actitud defensiva y alerta entre sus simpatizantes, reflejándose en las redes sociodigitales. Manteniendo así una aceitada comunidad orgánica.

Estrategia electoral

Desde finales del año pasado López Obrador ha presentado algunas propuestas —sensatas o no— sobre diferentes temas y es el único precandidato que ha dicho quiénes conformarían su gabinete en caso de ganar. De esa manera ha marcado la agenda en los medios y mostrado proyecto y dirección, específicamente porque sus propuestas constituyen una alternativa a una serie de problemas que se han desbordado en el actual sexenio y otros que continúan desde los sexenios panistas. Asimismo, el hecho de proponer un gabinete le permite que estas personas asuman liderazgo, se posicionen mediáticamente y amortigüen el golpeteo que usualmente recibe.

En ese contexto el PRI y el Frente no han podido neutralizar la anterior estrategia, ya que en lugar de generar propuestas para contrastar las de López Obrador se enfocan en criticarlo y al mismo tiempo se confrontan entre ellos al buscar competir por el segundo lugar en las preferencias. Además, no han mostrado propuestas de gabinete para que el electorado pueda comparar las opciones.

Por otra parte, muchas de las ideas que promueve el tabasqueño están dirigidas hacia amplios sectores de la población. La mayoría de sus propuestas intentan resolver problemas mediante generalizaciones comúnmente aceptadas y cualquier tema polémico lo lleva al plano del plebiscito. Evita entrar en aguas pantanosas y constantemente usa elementos místicos en sus discursos.

Facebook Andrés Manuel López Obrador

Después de la elección de 2006 se disparó la imagen negativa sobre López Obrador y posteriormente el tabasqueño ha intentado reducir sus negativos. Por ejemplo, en 2012 propuso una República Amorosa y comenzó a mostrarse durante la campaña con su hijo Jesús Ernesto y su esposa Gutiérrez Mueller. En el actual proceso se le ha visto liberando tortugas y promocionando Esto soy, un documental que busca mostrarlo como una persona común y sensible. Además, su exposición y alianza con personajes como Alfonso Romo, Esteban Moctezuma y Alfonso Durazo son mensajes dirigidos a aquellos sectores empresariales y políticos que han considerado a López Obrador como un peligro.

Muchas de las ideas que promueve el tabasqueño están dirigidas hacia amplios sectores de la población.

El fortalecimiento de su imagen es uno de los elementos que más se han trabajado, ya que el votante volátil es susceptible a la percepción sobre los aspirantes y López Obrador necesita a este segmento del electorado para ganar.

Podrá ganar la presidencia

Finalmente, hay elementos para pensar que a diferencia de 2006 y 2012 en la próxima elección López Obrador tendrá mayores posibilidades de ganar. Específicamente porque cuenta con un partido a su disposición, una red de alianzas con organizaciones y actores políticos con capacidad de movilización, un amplio sector de la población que lo defiende en las redes sociodigitales, una narrativa que lo posiciona como la alternativa y un despliegue de propuestas que han marcado la agenda desde hace varias semanas; en un contexto de descontento contra el gobierno de Peña Nieto.

Veremos si su estrategia aguantará el embate proveniente de aquellos intereses que no lo ven bien y que saldrían afectados ante su posible victoria. También veremos una serie de artimañas en su contra que irán de lo verosímil a lo inverosímil, lo que sea para debilitarlo.

Mientras no cometa errores irreversibles y tenga capacidad de reacción, la tercera será la vencida.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.