EL BLOG

'Spider-Man' y las telenovelas para hombres

07/07/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 07/07/2017 12:49 PM CDT

Chung Sung-Jun via Getty Images
"No hay superhéroe más telenovelesco que Spider-Man".

En la telenovela, la muchacha pobre o cualquier tipo de mujer desafortunada logra vencer la villanía y la adversidad y consigue al galán guapo, rico y a veces simpático. En las películas de superhéroes, el protagonista es usualmente un hombre común y corriente que —por una circunstancia del destino— recibe súper poderes, vence a sus enemigos y consigue a la chica, guapa y a veces simpática.

En los dos géneros, la telenovela y los cómics de súper héroes, se cumplen básicamente las mismas reglas, y en ambos casos se cumplen las fantasías de la audiencia. Así que si son mujeres y sus novios las molestan porque ven telenovelas, ya tienen argumentos para contestarles. Y si son hombres, pues pueden reconocer que lo que están viendo tiene mucho de telenovela.

Y es que ayer se estrenó la nueva versión de Spider-Man, y no hay superhéroe más telenovelesco que Spider-Man. Desde su creación hace casi 60 años, este personaje ha sufrido como Precious. Peter Parker es huérfano, es un estudiante de preparatoria bulleado, es pobre, débil y no tiene para cuándo una chica le haga caso. Las dos luces en su vida son sus ancianos tíos que lo han cuidado desde niño y su inteligencia excepcional.

La comparación con las telenovelas no es sarcástica.

Cuando Peter adquiere sus súperpoderes, su vida no cambia para bien. Por el contrario, cuando intenta utilizar sus poderes para ganar fama y dinero, un incidente del destino (que parecería sacado de la tragedia griega) hace que ignore un asalto en el que pudiera haber detenido al ladrón, que posteriormente mata a su tío. Atormentado por la culpa, Peter decide hacerse superhéroe, pero las desgracias no paran: la sociedad lo ve como un peligro, la policía como un criminal, su tía May en varias ocasiones casi se muere y después su novia (Gwen Stacy) es asesinada por su peor enemigo (El duende verde).

Pero más allá de la ironía, este es el éxito que ha tenido el personaje de Spider-Man, y lo que lo ha hecho uno de los superhéroes más grandes del planeta, porque la gente se puede identificar con él (al igual que con los problemas de las heroínas de las telenovelas). Este fue el éxito de los personajes de Marvel Comics, eran superhéroes con problemas: Bruce Banner/Hulk es un científico atormentado que se convierte en un monstruo (Jekyll y Hide en realidad); Los Hombres X son una raza perseguida (con lo que cualquier minoría racial, sexual o de género se puede identificar); Doctor Strange es un doctor al que un accidente le arruina las manos y ya no puede hacer cirujías; La Mole, de Los Cuatro Fantásticos, es un hombre que se convierte en un monstruo, y así...

La comparación con las telenovelas no es sarcástica. Al fin y al cabo hay mitos y fantasías que la gente necesita para vivir, de aquí la popularidad interminable de telenovelas, superhéroes, películas de acción, en todo el mundo. Se nos presenta a un personaje que enfrenta la adversidad, al que la vida le pone obstáculos aparentemente infranqueables, de los que logra salir más o menos airoso.

Esta fórmula es también la fórmula de las películas de acción, y está presente también en algunas de las series de televisión más prestigiosas de los últimos tiempos. Porque hay que aceptarlo, la historia de Walter White en Breaking Bad, con toda su dureza y sordidez, es también una historia de superhéroe. El profesor marginado económicamente, con una familia con problemas (incluyendo un hijo con parálisis cerebral), que de pronto descubre la fórmula que lo ayuda a armar un imperio de narcóticos y tener su revancha con la vida.

via GIPHY

Esta es una fantasía para el ciudadano de clase media al que la economía y el capitalismo han dejado atrás. La vida le cobra a Walter su éxito, pero a pesar de ello él saca adelante a su familia, salva a su joven socio Jesse Pinkman y sale del mundo en una llamarada de gloria, después de haber aniquilado a unos criminales realmente malos.

Y ni hablar de los híbridos latinoamericanos de estas historias con las horriblemente populares narconovelas.

Nuevamente, esta no es una apreciación cínica. Necesitamos las historias de héroes, las historias de éxito, las historias en que sí se puede. Y cada quién tiene sus telenovelas, se llamen La Reina del Sur, Spider-Man, Frozen o Breaking Bad. La fantasía y el mito tienen su lugar en nuestras vidas desde los inicios de la historia.

La Selección puede nunca llegar a la Final de un Mundial, pero siempre tendremos a Spider-Man.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- El nuevo trabajo de Eugenio Derbez: salvar el planeta junto a Gerard Butler

- La reacción más inapropiada de una fan de Cersei en 'Game of Thrones'

- Ariana Grande recuerda a las víctimas del ataque de Manchester