EL BLOG

Mucho antes de Instagram, Baywatch vendía (y muy bien) el sexo

Además abarcó el fin de la Guerra Fría, el nacimiento del 'sex tape' y salvó de un 'oso' a Leonardo DiCaprio.

15/06/2017 11:00 PM CDT | Actualizado 16/06/2017 3:46 PM CDT
Fotos International/Getty Image
Nicole Eggert y Pamela Anderson, estrellas de la serie de tv 'Baywatch,' en una foto de 1992.

Probablemente al ver los posters muchos se hayan preguntado: ¿En serio hay ahora una película de Baywatch? ¿Será la misma que aquella serie que protagonizaban David Hasselhoff, Carmen Electra y obvio Pamela Anderson? ¿La serie de los salvavidas sexys en los noventa?

Sí y no. Este fin de semana, en la tradición de revivir todo lo que se pueda revivir, se estrena la adaptación de Hollywood de la famosa serie que se convirtió en un auténtico fenómeno mundial en los 90s, ahora estelarizada por The Rock y por los pectorales de Zac Efron.

Y vale la pena recordar el fenómeno de cultura pop que fue Baywatch cuando se lanzó. Porque vivimos en un mundo creado por Baywatch, que ha tenido una influencia cultural en todo: desde el fin de la Guerra Fría hasta el nacimiento del sex tape, pasando por la carrera de Leonardo DiCaprio. El show se estrenó en 1989 y la fórmula era irresistiblemente simple: salvavidas hombres y mujeres con cuerpazos corriendo en cámara lenta en trajes de baño por la playa. La idea para la serie se le había ocurrido, obvio, a un salvavidas.

(VIDEO: La sexy entrada de Baywatch)

Pero también lo más increíble es que esta solo iba a durar una temporada, ya que la cadena NBC decidió cancelar el show: si bien funcionaba en los ratings, era muy caro por los costos de producción. Sin embargo, Europa vino al rescate: la serie había sido un éxito allá y los europeos querían más capítulos. Los creadores fueron con la casa productora y les pidieron que les vendieran sus derechos de regreso. En una gran ironía, la productora, creyendo que el proyecto no tenía futuro, se los vendió por 10 dólares. Acto seguido los creadores comenzaron a producir Baywatch de manera independiente y el show se convirtió en una de las historias de éxito más grandes de la televisión mundial.

La gente se volvió loca por Baywatch y la serie convirtió en símbolos sexuales a Pamela Anderson y a Carmen Electra, entre otras. Nuevamente, recordemos que esta serie, estrenada en 1989, antecede a la explosión de Internet. La gente sexy no estaba tan a la mano como está hoy en día, en ese tiempo se tenían que comprar revistas o esperar alguna escena candente en alguna serie o película de televisión para ver a personas con poca ropa.

Pareciera que justo con la caída del Muro de Berlín en 1989, el mundo necesitaba que cayera el muro de la ropa y allí vino Pamela Anderson a resolver esa apremiante necesidad. Y la mención al muro de Berlín no es gratuita, ya que aquí surge una de esas anécdotas surrealistas cuyo impacto se sigue viviendo hasta el día de hoy, por lo menos en Alemania.

Una estrella 'alemana'

Resulta que David Hasselhoff, que antes de Baywatch había sido protagonista de la famosa serie El auto increíble, había iniciado una carrera como cantante en 1985. Obvio, su disco fue un fracaso en Estados Unidos, pero inexplicablemente fue un éxito en Austria y después en Alemania. Hasselhoff se volvió tan popular en ese país, que fue invitado por las autoridades al concierto de fin de año de 1989 junto al Muro de Berlín, en celebración a que en ese año finalmente se había permitido el paso libre entre los habitantes de las dos Alemanias.

(VIDEO: David Hasselhoff junto a muro de Berlín)

A la fecha, Hasselhoff sigue siendo una gran estrella en Alemania, donde ha sacado más de 10 albúms, y donde el público lo relaciona inevitablemente con ese evento histórico. De hecho, recientemente se develó una estatua de cera en su honor en Berlín.

Pero Baywatch no solo se inserta en la historia de la Guerra Fría, también, y de forma más contundente, en la historia de internet con el nacimiento de un nuevo género audiovisual, el sex tape, en este caso el de Pamela Anderson y Tommy Lee, baterista de la banda Motley Crue. Con su larga cabellera rubia y sus grandes boobs Pamela Anderson, playmate y con cuerpo casi de caricatura, fue la personificación de la diosa guera sexy de su generación, llevando las fantasías sexuales del mundo a un nivel insospechado (hasta por ella misma) con un video casero de ella y su esposo teniendo relaciones sexuales.

Porque si bien cuando Baywatch se lanzó en 1989 Internet no se veía venir. Para 1995 ya el mundo estaba conectado, y listo, para un nuevo tipo de escándalo y una nueva forma de consumirlo.

Pamela y Tommy se habían casado en 1995 dando pie a un frenesí mediático y a una continua cobertura de las revistas de chismes sobre su tempestuosa relación. Pero nada los prepararía para lo que estaba por venir. Resulta que un trabajador descontento con Tommy Lee entró a su casa ilegalmente y se robó varias cosas de la caja fuerte, incluyendo joyas y dinero, pero lo que realmente era una mina de oro era un video candente que habían grabado Tommy y Pamela.

El inicio de los videos escándalos

El video duraba 52 minutos y solo 8 eran de Tommy y Pamela en el acto, pero estos bastaron para cambiar al mundo. El material se distribuyó primero ilegalmente en copias de VHS y después corrió como pólvora en el naciente Internet de aquella época, y fue visto por millones de personas en todo el planeta. El mundo nunca había visto algo así. Se había visto gente famosa desnuda, escenas sexuales fuertes en el cine, pornografía, pero una pareja de celebridades mundialmente famosas haciendo el amor de verdad en un video. Jamás. El Internet se hacía sentir poderosamente en toda su magia, su potencial y su peligro. Este era en realidad un nuevo mundo, y al legado de Pamela le debemos las carreras de otras estrellas que se consagraron en el mismo género, como Kim Kardashian.

Obvio los ratings de Baywatch se dispararon aún más con este escándalo, para la consternación de David Hasselhoff, quien a lo largo de la historia del show luchaba por sostener que los ratings eran por él y no por Pamela y las otras chicas. De hecho, él no estaba de acuerdo inicialmente con el casting de Pamela, porque era una playmate y él veía la serie como un show familiar, aunque alguna gente dice que no quería ser opacado por los senos de Pam. Good luck.

Getty Images
Pamela Anderson.

Pero la vanidad de él vendría a salvar la carrera del entonces desconocido Leonardo DiCaprio, quien había sido elegido para interpretar a su hijo de 15 años en la serie. Hasselhoff decidió que no quería tener un hijo adolescente porque lo hacía verse viejo y pidió que el papel se le diera a Jeremy Jackson, 4 años menor que DiCaprio. Jackson duró 8 años en el programa y pasó a convertirse en otro celebrity kid con problemas de adicción, el obligatorio paso por rehab y el olvido asegurado. Mientras que Leonardo se convirtió en uno de los actores más respetados del planeta. El haberse quedado con el papel de Baywatch le debe generar más pesadillas a Leonardo que el oso de The Revenant.

Este programa duró 11 años y lanzó a la fama efímera a distintas celebridades cuyas memorias viven en una búsqueda de Google o si tienen suerte de invitadas habituales en reality shows como Celebrity Fit Club. Solo Pamela Anderson y David Hasselhoff siguen vigentes en el surrealismo permanente que viven fenómenos de cultura pop queridos, pero todavía en cuarentena porque no son totalmente respetables. Pamela recientemente llamó la atención en una alfombra roja porque se ve aún espectacular, mientras que David Hasselhoff recibió un homenaje en la segunda película de Guardianes de la galaxia.

Los dos salen en pequeños papeles en la película de Baywatch, seguramente satisfechos de haber cambiado al mundo. No mucha gente puede decir eso. Esperemos que la película le haga honor al distinguido legado de la serie.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Peter Dinklage, de 'Game of Thrones', revela cómo superan las muertes en el show

- Es hora de perdonar a Tom Cruise

- Dascha Polanco, de 'Orange is the New Black', asegura que en Hollywood buscan 'latinas falsas'