EL BLOG

La leyenda de 'Blade Runner'

06/10/2017 1:07 PM CDT | Actualizado 06/10/2017 4:35 PM CDT

FB: BladeRunner2049LaPelicula

Hoy se estrena Blade Runner 2049, la secuela a una de las películas legendarias de la historia del cine, Blade Runner, que está considerada entre las 100 mejores películas de la historia del cine, en listas tan importantes como las de las revistas Sight and Sound, Time y Total Film.

¿Por qué el mito de Blade Runner? Porque todas las películas de ciencia ficción futuristas son hijas de Blade Runner, desde The Matrix y Minority Report hasta las más recientes como Inception y Ghost in the Shell, pasando por el Batman de Tim Burton. Y es que este filme inventó el look del futuro urbano, de tecnología deslumbrante pero opresiva, sórdido pero glamoroso, sombrío pero eternamente iluminado por la publicidad omnipresente, tentador pero infernal.

El futuro semiapocalíptico nunca se había visto tan perfecto y exquisito como en esta película de 1982, gracias a la genialidad del director Ridley Scott, asistido por el director de fotografía Jordan Cronenweth y el artista conceptual Syd Mead e inspirados entes muchas otras cosas por Metrópolis de Fritz Lang, la pintura Nighthawks de Edward Hopper y el trabajo del dibujante francés Moebius.

Como muchas obras maestras, la película tuvo una producción llena de problemas, y en su estreno no fue un éxito comercial ni de crítica. El crew estadounidense alucinó al director británico por su perfeccionismo, la producción se salió de presupuesto y a la versión que salió a los cines se le impulso un controversial voice over, que a la fecha Harrison Ford odia. De hecho Ford y Ridley Scott estuvieron peleados hasta principios del siglo XXI, a pesar de que esta es sin duda una de las mejores películas del actor. Ya desde entonces el director pudo editar su versión original, sin voiceover.

Today, see why #BladeRunner2049 is a "masterpiece for the ages." Get tickets now. Link in bio.

Una publicación compartida de #BladeRunner2049 (@bladerunnermovie) el

Y es que a pesar de su fría recepción por los críticos y el público, al paso de los años Blade Runner se fue imponiendo como un clásico e influenció a generaciones de espectadores, cineastas y artistas.

La genialidad de Scott y de sus colaboradores residió en contar esta historia futurista como una historia de detectives que homenajea al cine negro, con todos los claroscuros y pesimismo que caracterizan a ese género, pero también con algunas de las imágenes más extraordinarias puestas hasta ese momento en la pantalla. El perfeccionismo del director que desesperó al crew y a los productores en su momento produjo una película que a la larga resultó un clásico.

En la avalancha de películas que se desataron después de Star Wars, Blade Runner optó ser la anti Star Wars, utilizando incluso a su más grande estrella, Harrison Ford, como protagonista, pero reemplazando a los robots simpáticos por replicantes terroristas, y la lucha entre el bien y el mal por un conflicto mucho más ambiguo.

La entonces provocadora y singular historia ha sido tan influyente que se volvió un tema recurrente en la ciencia ficción moderna: la rebelión de los replicantes, seres artificiales creados con apariencia de seres humanos para ser vendidos y servir como esclavos a los seres humanos "reales. Pero los replicantes también tienen sus razones, lo que complica la historia y le da un significado que trasciende la batalla entre humanos reales y humanos artificiales. "¿Sientes lo que es vivir con miedo?" —le pregunta el replicante Roy Batty al detective Deckard— "entonces sabes qué es la esclavitud".

Un elenco que en su momento tenía a algunos de los actores más atractivos del mundo contribuye sin duda a generar empatía y fascinación por los replicantes y a darle a la película ese glamour inspirado en el Hollywood de los 40 que a la fecha sigue siendo seductor. Además de Harrison Ford como el detective Deckard, están el holandés Rutger Hauer, la sirena de Splash, Darryl Hannah, y la guapísima Sean Young, cuya carrera se perdería unos pocos años más tarde entre excentricidades y escándalos.

Blade Runner se basa en una novela del visionario autor Phillip K. Dick, que tiene el fascinante título de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Dick murió antes de ver la película terminada, pero tuvo acceso a algunos avances y les dio su "bendición" a pesar de que al principio no le había gustado el guión. El autor murió a los 53 años pero la película contribuyó a eventualmente cimentar su reputación como uno de los grandes creadores de ciencia ficción, y siguieron otras adaptaciones al cine de su trabajo, incluyendo Total Recall con Arnold Schwarzenegger, del director Paul Verhoeven.

Si la nueva película solo sirve para revivir el interés por la primera 'Blade Runner', ya cumplió su objetivo.

Sir Ridley Scott, por su parte, con Blade Runner y con Alien unos años antes, tiene el honor de ser el autor de dos de las grandes películas de la historia del cine, y que comparten una visión cínica del futuro en que las corporaciones lo deciden y controlan todo. Pero en el que la voluntad individual sí logra hacer un contrapeso heroico, como es el caso de Ripley contra el monstruo y la compañía en Alien y con la historia de amor de Deckard y Rachel en Blade Runner.

Aunque Ridley Scott ha tenido una carrera distinguida con películas como Gladiator, Black Hawk Down y The Martian, nunca ha vuelto a elevarse a las cimas de Blade Runner y Alien, pero bueno, no es tarea fácil. De hecho, en el caso de Alien su regreso al universo de su creación ha sido disparejo con Prometheus y con Alien Covenant. En el caso de Blade Runner 2049 solo produce, y la dirección se la deja a Denis Villeneuve.

Ya veremos cómo está la nueva película, pero no importa. Si la nueva película solo sirve para revivir el interés por la primera Blade Runner, ya cumplió su objetivo. Y vale la pena preguntarnos si estamos más lejos o más cerca de los paraísos artificiales que tan potentemente planteó la película original.

Este fin de semana Blade Runner se está transmitiendo en HBO HD y en la Ciudad de México en la Cineteca Nacional.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.