EL BLOG

Por qué te conviene dejar de tenerle miedo al envejecimiento

Este lunes 28 de agosto se celebra el Día de las Personas Adultas Mayores: he aquí varios hechos para entender cómo andamos en este tema en México.

26/08/2017 9:00 AM CDT | Actualizado 26/08/2017 12:31 PM CDT

SensorSpot via Getty Images
"Esta época de la vida debería verse como un nicho de oportunidades de desarrollo e innovación, pero no solo a nivel personal sino también como sociedad".

Sin duda, el envejecimiento debe ser considerado como uno de los logros más importantes del avance tecnológico y de la correcta aplicación de las políticas de salud pública. Desde que nuestros antepasados dejaron de ser nómadas y vivieron bajo un techo, su tiempo de vida aumentó de manera significativa.

Sin embargo, después de que más de 8 mil generaciones han pasado por este planeta, son en las tres últimas cuando se ha dado el salto más espectacular y el ser humano ahora casi ha triplicado su expectativa de vida.

En este aumento de la sobrevida del ser humano están implicados múltiples factores. Desde la generalización de las medidas de higiene básicas (como el lavado de manos), la introducción de los antibióticos o la aplicación de vacunas hasta el desarrollo de técnicas para el trasplante de órganos, de la creación y expansión de modernas unidades de cuidados médicos y quirúrgicos y el uso de la genómica y medicina translacional para el quehacer médico y científico en general, entre otros muchos.

Un problema para la atención de las personas adultas mayores es que no existe una forma uniforme de envejecer.

El número de adultos mayores aumenta en el mundo entero. El envejecimiento de los humanos es un hecho sin precedente en la historia. Nunca han habido tantas personas adultas mayores y, por primera vez en la historia, la mayoría podemos aspirar a vivir al menos 60 años. Esta transformación de las sociedades, mucho más importante en algunos países que en otros, traerá como consecuencias nuevos desafíos —algunos de ellos aún desconocidos— pero que impactarán en los sistemas económicos y de salud sobre todo en los países en vías de desarrollo.

Un problema para la atención de las personas adultas mayores es que no existe una forma uniforme de envejecer. Este fenómeno es sumamente heterogéneo donde factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, ambientales, espirituales, etc. están profundamente interrelacionados. Sin embargo, el estado de autonomía o las necesidades de salud hacia esta etapa de la vida no son consecuencia del azar, sino que resulta de los hechos que ocurren a lo largo de nuestras vidas y que muchos de esos eventos son nocivos pero susceptibles de ser corregidos en el camino.

La discapacidad, los problemas cognitivos (en particular el desarrollo de demencia), el cáncer y otras enfermedades crónicas (incluyendo las enfermedades del corazón o la diabetes) constituyen actualmente un gasto importante para los sistemas de salud. Y si bien una proporción importante de personas adultas mayores desarrollarán al menos una enfermedad con el paso del tiempo, el envejecimiento por sí mismo no es un sinónimo de dependencia. Al contrario, esta época de la vida debería verse como un nicho de oportunidades de desarrollo e innovación, pero no solo a nivel personal sino también como sociedad.

via GIPHY

El último informe mundial sobre el envejecimiento y la salud de la Organización Mundial de la Salud, difundido en 2015, es optimista y comparte múltiples recomendaciones para ser adoptadas en los países de todos los niveles de desarrollo económico. Estas medidas pretenden dar respuestas específicas a partir de propuestas novedosas.

Su fin último es el de promover un "envejecimiento saludable" a partir del logro de una máxima capacidad funcional, la cual se construiría fomentando o manteniendo las capacidades del individuo o permitir que aquellos que ya están muy afectados prioricen su vida al realizar las actividades que ellos crean importantes.

Para lograr una mejor atención de la salud de las personas adultas mayores es necesario una adaptación de los sistemas de salud a las necesidades de sus usuarios, donde los servicios sean integrales y centrados en las personas mayores. Además, el personal de salud deberá estar adecuadamente capacitado y sensibilizado a las necesidades de este sector de la población, a través de actividades permanentes y sentando las bases para sistemas de atención a largo plazo de calidad.

El envejecimiento por sí mismo no es un sinónimo de dependencia.

Por otro lado, el modo de envejecer es distinto entre los países. Los escenarios aún desoladores se observan en los países con las peores economías, donde la pobreza y el analfabetismo son los principales instigadores de la discriminación y exclusión a la que pueden ser sujetas las personas adultas mayores. De aquí la necesidad de promover de manera creativa y sustentable medidas que mejoren la percepción del envejecimiento, sobre todo en las nuevas generaciones, cada vez más ensimismadas y ajenas a los problemas de los demás.

Es imperativo entonces la promoción de una imagen positiva de las personas adultas mayores y evitar esos escenarios catastróficos y mal logrados discursos que advierten del "tsunami gris" que azotará a la población.

Desde 1982, tras la Primera Asamblea Nacional Internacional de la Organización de las Naciones Unidas, se invitó a la celebración de "Día del Anciano". Este evento se festejó por primera vez en México en 1983, el cual ha sufrido diferentes adaptaciones hasta conocerse como el "Día del Adulto Mayor", el cual se celebra en su honor el 28 de agosto de cada año.

Los más de 10 millones de adultos mayores mexicanos continúan en espera de una sociedad más justa.

Esta fecha no solo debe servir para acordarse de este sector muchas veces relegado de la población, sino como el momento para impulsar iniciativas que tenga un beneficio tangible. Los más de 10 millones de adultos mayores mexicanos continúan en espera de una sociedad más justa, de más oportunidades de inclusión laboral y social y de mayor vinculación productiva. La creación del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores y del Instituto Nacional de Geriatría han sido pasos agigantados para la dignificación de la figura de las personas adultas mayores.

Nos toca a todos como sociedad participar en la promoción del respeto hacia la figura del anciano, etapa de la vida a la cual muchos no tendrán la oportunidad de llegar.

Este lunes 28 de agosto tendremos una jornada para hablar de hábitos efectivos para la salud del adulto mayor en el auditorio principal del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán" (Vasco de Quiroga 14, col. Sección XVI, zona de hospitales, Tlalpan). Estás invitad@ a asistir, la entrada es libre.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Esta pareja holandesa de 91 años eligió morir por eutanasia y tomados de la mano

- El papá que transforma en superhéroes a los niños que luchan con problemas médicos graves

- Nunca pidas disculpas por tu edad: tienes los años que has vivido