EL BLOG

Escuchar el abismo: ¿qué hacer cuando alguien habla de suicidio?

10/08/2017 6:00 AM CDT | Actualizado 10/08/2017 10:50 AM CDT
SINEAD O'CONNOR EN SU VÍDEO DE FACEBOOK.

La reacción de solidaridad y compasión en redes fue casi unánime cuando la cantante irlandesa Sinead O' Connor —en un crudo y sincero video grabado en la privacidad de un hotel en el que ha estado viviendo— compartía el dolor provocado por la aguda depresión que padece y que la ha llevado a considerar seriamente en más de una ocasión el suicidio.

Las enfermedades mentales se han convertido en una silente epidemia que ha ido creciendo de manera alarmante entre la población mundial durante los últimos 20 o 30 años. Al grado que actualmente, y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la segunda causa de discapacidad laboral a nivel mundial, padecimiento que no solo vulnera el estado de ánimo, sino también el estado físico.

O' Connor, con imparable llanto y desencajada expresión, nos muestra una cara que difícilmente aceptamos ver en un contexto social que nos pide, o más bien demanda, que seamos "felices y funcionales". Y que, en la medida de lo posible, sepultemos pensamientos o ideas "negativas" que no son en lo absoluto productivas.

Lo importante es corresponder a la confianza de la persona con el simple acto de escuchar.

Si escuchar la palabra "suicidio" en una conversación casual resulta fuente de incomodidad y tensión para la mayoría de la gente, escuchar a una figura pública, o peor aún, a un ser querido o cercano desahogarse y confesar que la idea de quitarse la vida le ha rondado la cabeza, resulta en una terrorífica angustia.

¿Cómo manejar a una persona que atraviesa una situación así? Nuestra primera reacción suele ser de incomodidad ante la dificultad en pensar en algo adecuado que decir. Sin embargo, lo importante es corresponder a la confianza de la persona con el simple acto de escuchar.

Si la persona ha tenido ideas suicidas y ha pensado en llevarlas a cabo, o ha tenido actos o intentos suicidas, siempre es recomendable seguir las siguientes recomendaciones:

1.- Orienta a la persona para que reciba ayuda profesional

Si no podemos ofrecer contención emocional adecuada a la persona, sugiere el apoyo de un profesional de salud mental, sea un psicólogo o psiquiatra capacitado que pueda atender a la persona. Una valoración por parte de un profesional es el primer paso para dejar el sufrimiento, acudir no es una admisión de "locura" es un acto de autocuidado.

2.-Escucha a la persona atentamente y mantén el contacto visual

La escucha activa puede llegar a ser un proceso muy demandante y agotador, pero en la gran mayoría de las ocasiones resulta un apoyo invaluable y fuente de gran alivio para quien sufre. Trate de escuchar con toda atención y sin distractores a la persona.

3.-Evita dar consejos o ponerte tú o usar a otros como ejemplo para la persona

El dolor que atraviesa alguien con cualquier enfermedad mental es único por varias razones. Y los remedios que a ti te resultan útiles pueden no ser suficientes o, en ocasiones, contraproducentes para una persona que está considerando el suicidio. Ofrece compañía y apoyo, no soluciones fáciles o rápidas.

4.-Evita dejar a la persona sola o en situaciones de riesgo latente

Como menciona O' Connor en su video, las personas que padecen una enfermedad mental como esta no tienen la capacidad de poder cuidarse solos y su conducta tenderá, inevitablemente, a buscar atentar contra su integridad física o psicológica. Si ya sabes que un ser querido se encuentra pasando por esto, no lo dejes solo hasta que esté recibiendo la ayuda necesaria.

5.-Nunca es demasiado temprano para escucharse también

El dolor ajeno es capaz de remover distintas cosas a nivel interno e individual. Si hay situaciones que te generan dolor o conflicto, no las ahogues en el silencio, procura darte la oportunidad de compartirlo con personas que sean de tu confianza.

Ser "feliz" no es una obligación, "no sufrir" no es un deber ni una inflexible regla, pero si para lo único que se vive es para eso, no hay camino más sencillo y directo para llegar a los abismos de la depresión y no escuchar más que nuestro eco.

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.

También te puede interesar:

- Por qué los padres deberían ver '13 Reasons Why' y los adolescentes no

- Las dudas que deja el plan del Metro de CDMX para prevenir suicidios

- #NoEsLoMismo o dime cómo hablas y te diré qué tan acosador eres