EL BLOG

El amor es como el vino

Y lo comprobé con una de las películas del Tour de cine francés.

29/09/2017 1:26 PM CDT | Actualizado 29/09/2017 4:28 PM CDT
http://www.imdb.com/title/tt0119738/mediaviewer/rm2433846784
Imagen de la película 'El viñedo que nos une'.

"El amor es como el vino, necesita tiempo, fermentarse, descomponerse..." afirma Jean a su esposa después de una reconciliación amorosa. Y es algo muy cierto, pero no solemos entenderlo cuando somos jóvenes. Mi "primer amor" no fue más que la inmadurez de todas mis emociones hechas un compromiso absurdo del que solo brotaba el egoísmo, los traumas y una dependencia emocional a las endorfinas. Claro que a este le debo esa experiencia que no quiero repetir, sin sanar y entender quién soy.

El viñedo que nos une (Cédric Klapisch, 2017) es una película que de manera metafórica explica lo difícil que es seguir tu vida si no entiendes las raíces familiares, en donde huir solo trae más problemas y la ilusión falsa de construir fuera de los traumas de la infancia. Jean decide irse a viajar para conocer el mundo y no ser el administrador del viñedo de su padre.

Después de 10 años de ausencia regresa a Borgoña porque su papá enferma. Se reencuentra con sus hermanos Juliette y Jérémie, y con el recuerdo doloroso de su relación paternal. Al morir su padre, justo antes del inicio de las vendimias, Jean se enfrentará al dolor de no estar con su esposa, su hijo y con los recuerdos de un padre duro e insensible. El cambio de las cuatro estaciones en el viñedo sirve para enmarcar la evolución y la introspección espiritual de Jean.

Esa introspección sigue presente en mí, aunque parece un laberinto que, en muchos casos, te aleja de la felicidad que buscas, en consecuencia crecer con tu familia se vuelve doloroso, pues los resentimientos y culpas están ahí. Y aunque deberías tener más confianza con tu familia, la imposibilidad de comunicar los sentimientos se vuelve más compleja con el pasar de los años y los secretos y mal entendidos parece que nunca se aclararán.

http://www.imdb.com/title/tt0119738/mediaviewer/rm2433846784

Con el tiempo he descubierto que el amor fraterno y de padres a hijos es el más complicado, pues, como dicen: "A los amigos los escoges, pero a la familia no". ¿Por qué cargar con este dolor? Por eso entiendo perfecto que Jean solo sabía que tenía que huir del dolor que le causaba estar cerca de su padre y de sus maltratos.

No creo necesario que los seres humanos deban de crecer con un amor incomprendido y tener que estar unidos a algo que no quieren. Él trata de restablecer ese vínculo fraterno con sus hermanos, durante un año, sabe que los ama, pero, ¿por qué no se siente parte de esa tierra que trabaja? ¿Por qué no se siente parte de esa familia? Sencillo, cuando salí de la casa de mi madre no me imaginé que lo más difícil sería volver a esta. Dejarla, dejarlos significa buscar tus sueños y la concreción del ser que uno es y aspira a ser.

Uno debe de entender que el que se va es uno y que el que cambia es uno, y después de este cambio nada vuelve a ser igual, por doloroso que sea.

Y sin más me identifico con Jean y comprendo perfecto que el amor necesita descomponerse para que no solo sepa a uva sino que se disfrute, primero en la fase visual; segundo en la fase olfativa y, por último en la fase gustativa, para poder entender cómo cada una de esas explosiones en nuestro gusto y en nuestro estado alterado de conciencia crean esa atmósfera imperfecta llamada amor.

* Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de HuffPost México.